ENTREVISTA A LADISLAO THIERRY-TIRY: EL DUEÑO DE LA CASA MATUSITA

Sr. Ladislao Thierry-Tiry, propietario de la Casa Matusita


El pasado miércoles 28 de mayo, la periodista Rosa María Palacios, entrevistó a Ladislao Thierry-Tiry, el dueño de la Casa Matusita. En el programa de Radio Exitosa llamado Rosa María Palacios en Exitosa, el señor Thierry-Tiry, desmintió muchas de las historias que giran en torno de esta reconocida vivienda, y se animó a sugerir el origen de esta leyenda urbana de nuestra ciudad.

En este post  transcribimos las más partes más importantes de esta conversación, también colocamos algunos links de post publicados en nuestro blog para los que quieran más información sobre este tema y debajo colgamos la entrevista completa.


SOBRE LA CASA MATUSITA


¿Cuál es el origen de esta casa, cuándo se construye y quiénes son sus propietarios?

Esta casa se construye a finales del año 1800 y mi abuelo Armando Andrade la compra a principios de los 1900, un día pasaba por la casa con mi abuela un día domingo y a mi abuela le gustó la casa, entonces pasaron unos meses, hasta un año si no me equivoco y de repente se aparece un día mi abuelo en mi casa con un sobre, con el título de la casa, le había comprado la casa a mi abuela. 

¿La casa entonces se construye probablemente en 1860 y su abuelo la compra en 1900?

Sí, aproximadamente.


¿Cuánto tiempo vivieron allí?

Mi abuelo muere en el año 47, mi abuela se queda viviendo un año y medio allí con mis tías y mis tíos, luego se casó mi madre, al poco tiempo se casaron mis dos tíos, y mi abuela se queda con mis dos tías, estos significó para mi abuela una época de vacío tremenda. Extrañaba mucho a mi abuelo y decidieron mudarse de casa, estoy hablando más o menos del año 1949, por allí. 

Entonces la casa se ocupó como casa de familia, en los dos pisos…

Así es, yo nunca llegue a vivir en la casa, pero iba a visitar a esa casa.

En el año 47, se decide partir la casa y alquilar los bajos ¿Antes de la Casa Matusita, hubo otra tienda?

Sí, autos Hirchs, vendían autos.

¿Qué pasó con el segundo piso?

El segundo piso quedó como depósito de la familia, donde se guardaban muebles, incluso cuando Matusita toma el primer piso como inquilino, también tenía una parte en la cual guardaba sus cosas.


La Casa Matusita se quedó varios años como inquilinos…

Sí, cincuenta años y tuvimos una relación muy buena con ellos.

¿Qué pasó con los Matusita?

Comenzaron a bajar sus ventas por la competencia que había por los tubos de PVC y eso les puso en una situación difícil, ellos conversaron conmigo y me dijeron que estaban  dispuestos a dejarnos la casa porque pensaban mudarse a un local más chico. 

[TESTIMONIO DEL SR. JAVIER AÍDA, EX GERENTE COMERCIAL DE LA CASA MATUSITA]

LAS LEYENDAS DE LA CASA MATUSITA


Ahora, ustedes tenían un guardián...

Sí, un guardián que se llamaba Santos San Miguel, que era guardián de la casa y era jardinero de la casa de mi abuela, él dormía en la Casa Matusita. Era un hombre que le gustaba la bebida, entonces, cuando llegaba de noche o de madrugada a la casa, como no había luz en la casa, se tropezaba. A mitad de la escalera había una puerta de rejas con una cadena y este señor sacaba la cadena arrastraba la cadena y esos eran los ruidos que se sentían...  El guardián falleció en el año 85 por allí.

Eso puede pasar en toda casa vieja, una casa cruje, pero pasó algo muy significativo: se acercaron de la embajada norteamericana que quedaba al frente a la casa de tu abuela, en el año 70. ¿Cuál era el pedido de la embajada norteamericana?

El pedido de la embajada norteamericana (que yo no creo que haya sido directamente de la embajada norteamericana sino un empleado peruano que quería ganarse adeptos con la embajada norteamericana), nos propuso tapear las ventanas del segundo piso. Entonces mi tía le dijo: muy bien, pero eso significaría que ya no podríamos hacer nada en el segundo piso, cuánto nos pagaría mensual por este alquiler. Le pagaríamos solo lo que costaría el tapiado. Entonces mi tía le respondió: muy bien, entonces se lo vamos a ofrecer a la embajada rusa y allí quedó todo, porque era la época de la guerra fría.

¿Y allí comienza la leyenda no? Fines de los sesentas, setentas…

Sí, aproximadamente.

Hay una teoría que dice que la embajada norteamericana inventó esta historia ¿usted cree esto?

Yo no creo.

¿Vilchez Vera durmió allí alguna vez?

Nunca, jamás, y esto te lo digo con certeza porque las llaves estaban en la casa de mi abuela, entonces jamás entró a la casa.


¿Entraron sacerdotes a exorcizar el lugar?

Tampoco, tampoco, ningún sacerdote ha entrado nunca en la casa.

¿Ha entrado alguien salvo su familia a esa casa?

En el año 2002,  hubo un candidato a la alcaldía de la Victoria, que se llamaba Álvarez, este señor se metió a la  casa, con una grúa y con él entraron varios periodistas. Una noche también, hace seis años, en el 2008, parece que abrieron un forado en una de las paredes del segundo piso y no solamente se llevaron algunos muebles sino también el mármol de la escalera.

¿Quién inventó la historia?

Creo que fue alguien que quiso molestar en un momento y Vílchez Vera también porque el rating de él estaba bajo en esa época, aunque nunca entró en la casa, pero con la publicidad que hizo fue suficiente.

¿Alguna vez pasó algo raro en esa casa?

Nunca, salvo algunos gallinazos que asustaban alguna vez.

¿Por qué nunca han hablado sobre este tema?

Porque nunca le dimos importancia. 

¿Han pensado en alquilar el segundo piso?

Sí, hemos tenido propuestas, pero las propuestas han sido mayormente para venta, hay dos empresas grandes que nos han querido comprar todo el inmueble pero yo les he querido alquilar solo el segundo piso, y por la inversión que tenía que hacer para recuperar el segundo piso.

¿Cómo se sienten con estas historias sobre la Casa Matusita?

Indignados, porque es una casa que fue adquirida con mucho cariño, con mucho amor, y por muchos años ha estado en poder de nosotros y por ese cariño no la hemos vendido y nos mortifica que se hable de esta manera de la Casa Matusita. Esta es  una casa donde jamás ha habido ningún problema de pena ni de fantasmas ni de estas cosas, lo que pasa es que ha habido una serie de versiones que se han tejido a lo largo del tiempo y que lamentablemente nunca se tomaron cartas en el asunto.




No hay comentarios: