Ya puedes adquirir mi novela de fantasía La dama roja en Amazon. Da clic en la imagen.

Ya puedes adquirir mi novela de fantasía La dama roja en Amazon. Da clic en la imagen.
OFERTA: Formato digital a sólo 0,99 dólares. Formato impreso a sólo 8,99 dólares.

¿CÓMO EL CORONAVIRUS PODRÍA CAMBIAR NUESTRO MUNDO PARA BIEN?



Imagen La danza de la muerte (1493)

Por Percy Taira Matayoshi

Muchos se preguntan si luego de esta etapa del Coronavirus habrá un antes y después en la historia de la humanidad. No hablamos de si la gente se lavará más las manos o si ya no se dará besos en la mejilla, hablamos de verdaderos cambios en materia económica, política y social. Las opiniones están divididas. Algunos dudan que esta crisis tenga el impacto suficiente para generar un cambio de mentalidad en la población a nivel mundial. No lo sé, hablamos de una generación hiperprotegida que no ha vivido ni guerras mundiales, conflictos internos, guerras civiles y por supuesto, ninguna epidemia, así que quizá el impacto para ellos sí sea lo suficientemente fuerte para lograr cambios importantes.

Pensando en esto, pensé también en lo que significó la Peste Negra en Europa y cómo ella cambió para siempre la historia de la humanidad. Claro que no es lo mismo, la Peste mató a un tercio de la población europea pero creo que es bueno recordarla porque sus consecuencias luego del funesto suceso, no fueron lo terrible que muchos creen, por el contrario, su ocurrencia permitió que el hombre ingresará a una de las etapas más magníficas de su existencia.



Primero, recordemos qué fue la Peste negra. La también llamada Peste bubónica o Muerte negra, fue una pandemia que asoló Europa en el siglo XIV y que alcanzó su punto máximo entre 1347 y 1353, matando a más de un tercio de la población europea. Se calcula que unos 25 millones de personas murieron por peste sólo en Europa junto a otros 40 a 60 millones en África y Asia. Esta enfermedad era portada por las ratas y se contagiaba al hombre a través de las picaduras de las pulgas de estos roedores.

En los países más afectados, debido a la muerte de millones de hombres y mujeres incrementó la oferta de empleo y por ende, el trabajo, sobre todo en las áreas productivas de necesidades básicas como la agricultura. En esa época muchos campesinos salieron de la pobreza y cobraron sueldos altísimos, con lo que mejoraron sus condiciones de vida. Además, esta misma falta de mano de obra impulsó el desarrollo de la ingeniería y los primeros pasos para que las máquinas puedan reemplazar a los hombres en los campos o la construcción. Así mismo, en la medicina comienza a experimentarse e investigarse con el cuerpo humano (la respuesta a las enfermedades ya no la tenía Dios), algo que estaba prohibido durante la Edad Media. Surgen los estudios anatómicos y las primeras nociones de la limpieza e higiene personal y urbana.

Otro hecho importante fue que las personas se dieron cuenta de su mortalidad, es decir, que uno podría morir en cualquier momento sin importar si eras buena o mala persona. Esto hizo en primer lugar que el tiempo tomara un papel importante dentro de la sociedad que llegaría a su cúspide luego con la invención del reloj mecánico, lo que a su vez cambiaría para siempre las formas de hacer negocios (no es lo mismo calcular una producción por días que por horas) y en la Economía europea. Y en segundo lugar, los hombres entendieron que la vida había que disfrutarla, que de nada valía una vida de sacrificio y sufrimiento para vivir en un Paraíso tal vez, inexistente, por eso muchos dejaron atrás o incumplían las restricciones puestas por la Iglesia Católica y comenzaron a interesarse por los placeres terrenales tan prohibidos en el Medioevo.

Por otro lado, está el tema de la Muerte en sí. Por primera vez los artistas personificaron a la Muerte como un ser que actúa con voluntad propia (éste dejaba de ser un poder de Dios y por ende, el temor a Dios porque éste pudiera causar la vida y la muerte de las personas, cambió). La muerte era temida por ser considerada imparcial y sin ética: podía morir tanto el bueno como el malo, el hombre de fe y el hereje. La muerte hacía a todos los hombres iguales.

De esta manera, la muerte forma parte del ser humano sin importar si eras un buen cristiano o no o tu condición, raza o rango social. Y gracias a ello surgen las primeras nociones del Hombre como eje central del pensamiento, lo que luego daría forma al Humanismo...

Todo esto, junto con otros elementos como la creación de la Imprenta por ejemplo, serán la base para el inicio de lo que luego sería una explosión en el conocimiento humano dando origen a una de las épocas más doradas de la historia de la humanidad que fue el Renacimiento. Época que cambió el mundo para siempre.

¿Puede el Coronavirus desencadenar todo esto? ¿Parece imposible verdad? Pero imaginen esto, basta con que sólo se tome conciencia de la conveniencia de impulsar los teletrabajos o la educación a distancia. Desde el punto de vista económico y material, las empresas no necesitarían gastar en locales y mantener edificios para funcionar ni la construcción de escuelas o universidades serían tan importantes;  se desarrollaría una mejora tecnología en la conectividad de Internet haciéndola más rápida y efectiva; por otro lado, los trabajadores pasarían más tiempo en su hogar, con su familia. Las personas saldrían menos de casa, se acabarían las horas puntas, el tráfico y se cuidaría así del medioambiente, esto hará que mejore la salud mental de las personas y con ello los niveles de estrés bajarían y así se generaría una cadena de bienestar tanto económico y social. Sólo este cambio, podría  ser revolucionario para la historia de la humanidad.


Ya puedes adquirir mi novela de fantasía La dama roja en Amazon. Da clic en la imagen.

Ya puedes adquirir mi novela de fantasía La dama roja en Amazon. Da clic en la imagen.
OFERTA: Formato digital a sólo 0,99 dólares. Formato impreso a sólo 8,99 dólares.

Comparto la narración del capítulo "Prefacio" de mi novela de fantasía La dama roja

Si deseas adquirir mi novela La dama roja, puedes ver este video paso a paso.