LOS YOKAI Y CRIPTOZOOLOGÍA EN JAPÓN


Por Percy Taira

Así como pueden ser los fantasmas (yurei) o los fenómenos ufológicos, el tema de la criptozoología o de animales mitológicos en Japón también es sumamente popular. Criaturas o animales que incluso, como sucede en este tipo de temas, aseguran continúan dejándose ver en algunos territorios del país del Sol naciente.

Aquí vamos a dar un breve repaso a las más importantes de estas criaturas: el Kappa; el Tsuchinoko; el Hibagon; y el Kusshi e Isshi.

EL KAPPA



Los kappa (en español “niños del río”) son seres con apariencia y tamaño de un niño pero con forma de tortugas, su piel suele ser de color verde, amarillo e incluso, azul. Una particularidad es que en la cima de sus cabezas, tiene una especie de calva que está llena de agua y rodeada de pelo. Se dice que esto se debe a que el kappa recibe toda su energía del agua.

Es por ello que su medio ambiente o el lugar en donde pueden ser encontrados, son justamente los ríos y lagos, y el agua que llevan en la cabeza, lo usan como energía para salir a la superficie. Justamente, se dice que la única forma de atrapar a un kappa es lograr que estos derramen el agua que tienen sobre su cabeza, pues con esto se debilitarán e incluso, pueden llegar a morir.

La imagen del kappa no solo es terrorífica por su apariencia sino también por sus acciones, se dice que suelen raptar a niños y mujeres para devorarlos. La única forma de librarse de un kappa es a través del fuego, aunque hay otros trucos que también pueden funcionar, sobre todo, trucos para hacer que derrame el agua de su cabeza, por ejemplo, al tener a un kappa en frente, hay que hacerles el típico saludo de reverencia japonés, el kappa devolverá el saludo y con ello, el agua que lleva en su cabeza se derramará y así perderá sus fuerzas.

Otra forma tradicional es con los pepinos, pues se dice que además de los humanos, los pepinos son la comida favorita de los kappa, y si uno les ofrece un pepino estos podrían perdonar la vida de una persona. Es más, antiguamente, los antiguos pobladores de Japón solían tirar pepinos a los lagos cercanos a sus casas para que los kappa no ingresen a los hogares y se devoren a sus hijos.

También hay leyendas urbanas en las que un kappa ha ayudado a diversas aldeas o pueblos del antiguo Japón, sobre todo enseñándoles a los hombres algunos métodos medicinales y en la agricultura.

Como hemos dicho la imagen del kappa está muy enraizado en la cultura japonesa, por ejemplo, en su gastronomía hay un sushi llamado Kappa maki, o rollos de kappa, que consiste en arroz con trozos de pepino, así mismo, el kappa ha aparecido en videojuegos como Mario Bros (llamados koopas), y animes como Pokemon, entre otros.

En cuanto al origen de esta creencia, se piensa que podría deberse a la costumbre antigua del Japón de que los fetos abortados o los bebés muertos durante el parto, solían ser arrojados en los lagos y ríos, de allí la forma de niños de estas criaturas y quizá el hallazgo de algunas deformidades en el cuerpo en estas criaturas.


EL TSUCHINOKO


Otra de las criaturas criptozoológicas más conocidas del Japón es el Tsuchinoko. Sus orígenes se remontan al siglo VII. Las descripciones de esta criatura nos recuerdan a las características de una serpiente. Dicen que miden entre 30 y 80 centímetros de largo, y como una de sus particularidades es que la parte central es aplanada y ancha.

Asimismo posee colmillos, son venenosos y son capaces de realizar saltos de hasta un metro de distancia.

Por otro lado, se dice que emiten un sonido sumamente desagradable, otros indican que es capaz de hablar y que cuando lo hace, por lo general, dice mentiras. También se comenta que les gusta mucho el alcohol.

En cuanto a su forma de comportarse se dice que son pacíficos y solitarios.

Lo curioso de este animal, es que no solo hay muchos testimonios que aseguran haberlo visto, sino que incluso, en muchas ciudades de Japón se organizan cacerías para atrapar a uno de estos seres con premios económicos o recompensas que puede llegar hasta los 100 millones de yenes (1 millón de dólares aproximadamente), por eso el tsuchinoko es considerado como el ser criptozoológico más buscado en Japón.



EL HIBAGON O EL PIE GRANDE JAPONÉS

Fotografía de 1974, en la que supuestamente se ve al Hibagon.


Y en este recuento de seres criptozoológico japoneses no podía falta el Big foot, Pie Grande o Yeti. Pues bien, Japón tiene su propio homínido. Los primeros testimonios sobre este ser, se remontan a principios de la década de los setentas, se dice que vive en el Monte Hiba, en la prefectura de Hiroshima, que mide entre 1.5 y 1.70 metros de alto y pesaría entre 80 y 90 kilogramos.

Tal como sus pares en otras partes del mundo, el Hibagon está cubierto de pelos que puede ser de color negro o marrón, y tiene una cabeza grande con forma de un triángulo invertido.

Una de las fotografías más famosas de este ser esta fechada el 15 de agosto de 1974, en la que se ve la figura de un homínido detrás de un árbol.  Lamentablemente la fotografía no es lo suficientemente clara como para volverse una prueba irrefutable de la existencia de esta criatura. En ese lugar también fueron halladas pisadas de hasta 20 centímetros de longitud.

Si bien el último avistamiento de este ser data de 1982, muchos pobladores de Hiroshima, aún cuentan historias sobre este ser. El pueblo de Saijo, lo ha adoptado como su mascota y han desarrollado toda una estructura de marketing y souvenirs alrededor de esta criatura.

¿Qué puede ser el Hibagon? Pues tal como sucede con criaturas similares, pues las hipótesis sobre lo que puede ser el Hibagon son muchas, desde otro tipo de simios o monos, orangutanes y hasta osos negros de Asia.


EL KUSSHI Y EL ISSHI – LOS NESSIE JAPONÉS

Fotografía que demostraría la supuesta existencia del Isshi, el Nessie japonés.


Y si Japón tiene su propio Pie Grande pues también tiene su propio monstruo del Lago Ness, para ser más preciso, tiene dos, se trata del Kusshi y el Isshi.

En cuanto al primero, se dice que es un monstruo gigante que habita en el lago de agua dulce llamado Kussharo ubicado en Hokkaido. El Kusshi mide entre 10 y 20 metros de longitud, tiene una espalda jorobada, un cuello largo y para de cuernos en la cabeza. Entre los avistamientos más importantes de esta criatura se encuentra el testimonio de 40 miembros de un equipo de biólogos de la Universidad de Hokkaido, en 1973.

Por otro lado, el Isshi, vive en el lago Ikeda de la prefectura de Kagoshima. En cuanto a sus características, son muy similares al Kusshi aunque más grande (se dice que puede llegar a medir hasta 30 metros). El primer testimonio o avistamiento de esta criatura ocurrió en septiembre de 1978, cuando más de 20 personas aseguraron ver a una gran criatura moviéndose a gran velocidad debajo del agua. En diciembre de ese mismo año, otro grupo de personas tomaron una fotografía en la que puede verse una especie de silueta debajo del agua.

Las explicaciones sobre ambas criaturas son las mismas que se usan en casos como el monstruo del Lago Ness, es decir, que no son más que confusiones de los testigos que creen ver el cuerpo de alguna criatura en los lagos cuando en realidad se trata simplemente de olas errantes.


No hay comentarios: