PERÚ MISTERIO: EXTRAÑOS SERES Y ENTES DEL PERÚ [PARTE I]

Por: Alex Albornoz

Hay lugares del mundo que guardan ciertos misterios, lugares donde la naturaleza parece tener rostro o tener guardianes recelosos, lugares donde las personas viven más de una experiencia incomprensible o por lo menos de latidos acelerados y sudores encabronados. Y el Perú es pues uno de esos lugares del planeta donde las leyendas o mejor dicho las historias de seres extraños parecen cobrar vida y dejar a más de uno estupefacto, ya sea espontáneamente o por trances psicológicos abruptos cuando se están en medio de la nada, la luna y la naturaleza, son cientos los testimonios que afirman haber visto a uno de esos seres extraños, casi endemoniados que se cuentan en cada recodo del vasto territorio peruano.    

Pues bien veamos y conozcamos a un par de esos seres que afirma la gente haberlos visto y a los cuales les tienen miedo y porque no respeto temeroso.

En la amazonia peruana existen quienes afirman haber sido testigos de espíritus malignos que rondan por nuestra inmensa selva. Uno de esos seres u entes extraños, es pues el conocido CHULLA CHAQUI, pero ¿Quién es este ser maligno y porque su fama? El chulla chaqui es conocido como el  diablo burlón de los bosques de la selva, que suele aparecerse a la gente en forma de animal o de mismo hombre, para engañarla y arrastrarla a los rincones menos visitados de la selva. Cuenta los que han podido verlo que puede convertirse en una suerte de hombre y cuando lo hace es fácil reconocerlo, afirman. ¿Por qué? Bueno porque tiene el pie izquierdo como una suerte de pie de un niño o como raíz de árbol o como pata de jaguar. Los que lo han visto señalan que se le reconoce por el fuerte olor a chivo que despide. Pero son a los niños, generalmente, a los que rapta.

Pero si este diablo esconde su apariencia, pues LA RUNA MULA es ese ser personificado de los malos actos que algunos osan cometer sin reparo alguno. Pero ¿Quién este maldito ser? Según parece ser, es el alma de una mujer pecadora, convertida en briosa mula por acción diabólica, mientras el cuerpo descansa durante la noche. Se la ve siempre en desenfrenada carrera, lanzando llamaradas por la trompa, bajo el flagelo de su cruel jinete que no es otro que el diablo en persona. Este castigo recibe la mujer que fornica con el cura de la capilla del pueblo, el compadre o el propio hermano (por cierto actos que no están fuera de la realidad, en cierta forma muchos son los casos de gente que comete malos actos cuando todos duermen). Es vista después de la media noche, los martes y viernes, en que el diablo se apodera de su alma y la convierte en mula para castigarla brutalmente. A la mañana siguiente, la infeliz no recuerda lo sucedido, pero siente los efectos de la paliza porque le queda el cuerpo adolorido y las nalgas, sin poder explicarse el motivo del malestar.

Por otro lado también existe historias relacionadas con el viaje dimensional de los muertos hacia nuestro mundo, creencias populares o no, lo cierto es que el mundo de los muertos puede edificar sectas religiosas de lo mas bizarro. Pero veamos, si se tuviera que personificar ese mundo pues EL TUNCHE, parece calzar perfecto, porque se señala que es el espíritu mismo de los muertos, que regresan del otro mundo a recoger los pasos de los infortunados que van abandonar la vida terrenal. Estas almas en pena, son entes etéreos que se anuncian a los vivos con un silbido lúgubre muy característico, con la resonancia de sus pisadas o con ruidos de las cosas o muebles que tocan causando temor y espanto a los que escuchan. Algunas veces los tunchis se materializan bajo la forma de espectros o fantasmas de blancas vestiduras, que se desplazan a baja altura sin tocar el suelo.

Así mismo los andes del Perú guarda en sus cerros, quebradas y abismos también extraños entes que muchos ha tenido la desagradable experiencia de salir vivos al encuentro. Uno de esos entes malditos, malditos porque maldicen, es pues EL MUKI, famoso en los Andes centrales, el Muqui o Muki, es un duende minero y como tal, su existencia está circunscrita en el interior de la mina. Es un ser que pertenece al extenso dominio de lo mágico, pues se mete con el destino de los trabajadores del socavón, gratificándolos o condenándolos. Su descripción ha ido variando con el paso de las épocas. Antiguamente, por la década de los años 1930 se decía que recorría los socavones sosteniendo en la mano, una pequeña lámpara de carburo abrigado con un poncho hecho de lana de vicuña. Tenía en la cabeza dos pequeños cuernos relucientes y hablaba con voz suave. En la actualidad no es muy diferente, aunque ahora vista ropa de minero, botas de agua y use una linterna eléctrica a batería. Muki en quechua significa "el que asfixia" (Muki que en quechua), asociándosele al gas mortal que suele encontrarse en algunos lugares de la mina. A pesar de la distancia y el aislamiento de los campamentos mineros, la creencia y la descripción del Muki es prácticamente la misma en la sierra peruana.

De igual manera otro extraño ser parece aterrorizar a cuanta persona cometa un acto grave en su comportamiento normal, hablamos de LA JARJACHA O EL DEMONIO DEL INCESTO, monstruo representado ya sea de manera zoológica, como una llama de dos o hasta tres cabezas, e incluso antropomorfa, mitad hombre y mitad llama, que aterra a los pobladores de la serranía con un grito estruendoso expresado como un qar-qar-qar, de donde dicen, proviene su nombre. La  Jarjacha, sería en realidad personas, seres humanos condenados por Dios ha convertirse eternamente en este monstruo por haber cometido uno de los pecados sexuales más trasgresores para el cristianismo, éste es, el pecado del incesto. Es decir, toda persona que comete una relación carnal entre padres e hijos, correrá el riesgo de convertirse en esta criatura, que según las historias tiene el poder de hipnotizar a sus víctimas mirándolas fijamente a los ojos para luego asesinarlas. Si bien la imagen del Jarjacha puede sonar sumamente ridícula lo sorprendente del caso, es la cantidad de testimonios y comentarios de los pobladores de la Sierra que aseguran haber visto u oído a esta criatura. Por nada, el mito de este animal-demonio, es uno de los más conocidos y transmitidos por los hombres del ande.

Pero también la costa peruana historias no solo de entes o lugares mágicos, sino también de gente convertida en extraños y mundanos seres (concebidos o no en su imaginario, sobrios o idos).  Ese el caso de LAS BRUJAS DE CACHICHE en Ica, departamento del Perú. Cachiche es el nombre de un pueblo, que desde épocas pasadas fue sinónimo de hechicería para muchos peruanos, Cachiche parecía un pueblo de brujas, pues albergó incontables mujeres que de acuerdo con los iqueños, poseían poderes sobrenaturales, utilizados –según decían– para extirpar los males del cuerpo y preparar brebajes que garantizaban el amor de la pareja, entre otras santerías. La bruja más famosa de Cachiche es sin lugar a dudas Julia Hernández Pecho Viuda de Díaz, una bruja que según cuentan murió a los 106 años de edad, luego de una azarosa vida llena de sortilegios y hechizos, pero sólo de los buenos, de los que curan, de los que reconcilian corazones. Ella no hacía daño. Ella no era "malera" siempre han dicho los que la conocían. O  es lo que afirman sus defensoras, sus historiadoras oficiosas, aquellas que vaticinan un retorno seguro a Cachiche si se contemplan fijamente los ojos de la estatua, aquellas que cuentan -con espanto y horror- la apocalíptica y certera profecía de la palmera de las siete cabezas. Una demostración evidente -dicen ellas- del poder sobrenatural de doña Julia.

No es todo, como mencione existen lugares que causan cierto temor, fundado o infundado, uno de ellos es la montaña “EL CHAPARRÍ” se ubica en la parte noreste del Departamento de Lambayeque, en la costa norte de Perú. Desde Junio de 1982; varios son los enigmáticos relatos que refieren el poder místico y de encanto” que posee el gran cerro, que en el concepto muchik era el “Alec Pong” o montaña sagrada, el temor que infunden los relatos sobre sus poderes mágicos ha hecho que los comunes pobladores nativos no osen escalarlo, sin embargo, esto alimenta otro tipo de intereses, pues es utilizado como centro de meditación y estudios de grupos esotéricos y ufológicos, tanto extranjeros como peruanos.

Pues bien estos son algunos de esos seres que el Perú parece atemorizar a mucha gente que afirmar de su existencia, lógicamente visto desde otro ángulo hay pues explicaciones sencillas del porqué se originan estos mitos personificados de seres extraños y endemoniados. Pues hay quienes afirman que la existencia de estos entes estaría vinculada directamente al papel que juegan las religiones y la predisposición de esta en la creación de historias o mitos, aprovechando la cosmogonía cultural de la gente del campo para difundir un mensaje directo de satanizar algún acto prohibido por sus credos. Pero dejemos que la imaginación cultural vuele por este blog del misterio, pues estas historias si lo llevamos al plano menos diabólico del asunto, terminan siendo anécdotas entretenidas que la gente trasmite oralmente de generación en generación y que sirve pues para que abuelos y nietos, familias enteras se sienten bajo una fogata o a la hora de la cena a intercambiar historias, entre risas, temores y mucha fraternidad. Continuará….  

2 comentarios:

Astrologia dijo...

Sin duda todo es un misterio...

Andy La Rosa dijo...

Señor choy tengo una foto donde aparece un fantasma