LOS SECRETOS DE LA MEDITACIÓN TRASCENDENTAL




En esta sociedad cada vez más estresante en la que vivimos, muchos tratan de buscar algunos "escapes" que nos permitan relajarnos y liberarnos de la pesada carga de nuestra rutina y problemas diarios. Es por ello que en los últimos años, se ha vuelto muy populares los centros y métodos de meditación como una forma sana, en la que podemos abstraernos de la realidad que nos agobian. Una forma de poner un alto, en nuestra vehemente forma de vida. 

Uno de los métodos más populares de la actualidad, es la llamada Meditación trascendental (MT), una técnica creada a mediados de los cincuenta por el yogui Majarishi Majesh (1917-2008) y que según los practicantes lleva al practicante a un estado de trascendencia, es decir, más allá del pensamiento.


¿Qué es la meditación?

Para entender qué es la Meditación Trascendental, primero debemos saber qué es meditar. Popularmente, sobre todo en occidente, se cree que "meditar" es sinónimo de "pensar más". Cuando una persona tiene un problema y tiene que dar una solución, por lo general suele decir: "voy a meditarlo". Sin embargo, meditar no es pensar, sino todo lo contrario, es decir, dejar de pensar. 

Es lograr que la mente llegue a una quietud en la que no nos enfocamos en ningún pensamiento que tengamos y simplemente dejamos que estos fluyan y pasen por nuestra mente. Por supuesto que esto no es sencillo, cualquiera que inicia en esta técnica, sabe que al cerrar los ojos, los pensamientos, las imágenes, las tareas pendientes, las escenas del pasado y las visiones del futuro, comenzarán a aparecer en nuestra mente. La meditación nos pide que no nos aferremos a ellas, que no las "elaboremos", que no nos perdamos en esos pensamientos, sino que los veamos, y los dejemos pasar. Como vemos las nubes pasar bajo el cielo. 

Después de unos minutos, el practicante podrá "ver" cómo esos pensamientos dejan de aparecer, o son cada vez más difusos, débiles, y así el cuerpo puede entrar por fin a un estado de relajación y de conciencia plena. Es como si al hacer dormir nuestros pensamientos, tenemos la oportunidad de oír y sentir, nuestro verdadero ser. Despertamos. Es como correr el velo que oculta nuestro verdadero ser.


¿Cómo meditar?

Son muchas las técnicas que se enseñan para realizar una buena meditación. Desde qué postura debe tener uno, hasta cómo debe respirar. Sin embargo, para no hacer más extenso el post, podemos dar acá algunos consejos básicos para quien comienza a interesarse en estas actividades.

En primer lugar hay que buscar un ambiente bueno para meditar. Se aconseja los lugares tranquilos y en los que no haya mucha bulla ni distracciones. Mientras más vacío el lugar, mejor. También es recomendable que la persona vista de manera confortable, en la que se sienta cómoda y que no sienta ni frío ni calor. 

En cuanto a la postura, es preferible que la persona esté sentada, puede hacerlo en el suelo, sobre un cojín, o en una silla con espaldar recto, lo importante es que la persona se sienta cómoda. Hay que recordar que uno debe permanencer en la misma postura durante toda la meditación. También es aconsejable para las personas iniciantes, cerrar los ojos para evitar cualquier tipo de distracción y mejorar la concentración.

Y por el lado de la respiración, se recomienda que la respiración sea lenta y sobre todo consciente, es decir, poner nuestro foco de atención en nuestra respiración, cómo entra el aire por nuestra nariz, cómo recorre nuestro cuerpo y cómo sale. Algunos aconsejan, sobre todo para los principiantes, contar cada respiración hasta lograr diez respiraciones, si un pensamiento nos distrae y nos aparta de la meditación, cuando nos demos cuenta de ello, debemos volver la cuenta nuevamente a cero.

En cuanto al tiempo, se dice que la Meditación Trascendental debe practicarse durante 15 a 20 minutos dos veces al día. Sin embargo, para las personas que recién realizan estas prácticas, esto puede ser un poco difícil, así qeu podríamos recomendar acá que uno comience poco a poco (unos 5 minutos por ejemplo) hasta que se acostumbre al proceso y pueda llegar a los 20 minutos.


Los mantras

Una de las características de la Meditación Trascendental es la repetición de un mantra durante la meditación, es decir, una frase, oración o invocación, que uno debe repetir constantemente mientras medita. Esto ha generado cierta polémica porque algunos sostienen que esta frase debe ser personal (dependiendo de cada individuo), una oración especial, y por esta razón, muchas organizaciones dedicadas a la MT cobran una buena cantidad de dólares para "revelar" cuál es el mantra para cada persona. 

Es más, hay organizaciones que cobran miles de dólares para enseñar estas técnicas, quitándole todo el sentido original de las enseñanzas tradicionales de la meditación, que es el desarrollo espiritual y mental de las personas, y no su economía. Limitar el aprendizaje de estas técnicas a un determinado costo, apartaría a muchas personas, por ejemplo, a los pobres, de este tipo de experiencia y conocimiento.

En varias páginas web circulan estos ejemplos gratuitos de mantras que uno puede repetir mentalmente según la edad que uno tiene: De 0 a 11 eng; 12 a 13 em; 14 a 15 enga; 16 a 17 ema; 18 a 19 ieng; 20 a 21 iem; 22 a 23 ienga; 24 a 25 iema; 26 a 29 shirim; 30 a 34 shiring; 35 a 39 kirim; 40 a 44 kiring; 45 a 49 hirim; 50 a 54 hiring; 55 a 54 hiring; 55 a 59 sham; 60 hacia adelante, shama.

Sin embargo, hay que aclarar que no es necesario tener un mantra personal para realizar este tipo de meditación o cualquier otra meditación, basta con que uno repita las oraciones que les gustaría interiorizar, frases positivas para desarrollar nuestra autoestima, para dar amor a los demás, para perdonar, etcétera. O en todo caso, como hemos dicho anteriormente, basta con el silencio y concentrarnos solo en el sonido de nuestra respiración, en el latido de nuestro corazón y como dicen, escuchar las palabras de nuestro interior.


Los beneficios de la meditación

Los beneficios de la Meditación Trascendental así como de otras meditación, son varias. No solo sirve para la relajación y la eliminación del estrés, la ansiedad, etcétera, sino también, produce un cambio interior y personal muy profundo que hace que nuestra percepción y relación con el mundo, también cambien. Además, la meditación, al "limpiar" nuestra mente, la abre a nuevas ideas y posibilidades motivando la creatividad e incrementando nuestra concentración e inteligencia. 

Además, al cambiar nuestra forma de vernos y de ver el mundo, nuestras propias rutinas o forma de vida, cambia, comenzaremos a tener una vida mucho más sana, quizá nuestra forma de alimentarnos también cambie, se dejarán vicios dañinos como el cigarrillo o el alcohol, se busque ejercitarnos, y demás.


Posible efectos negativos 

Pero lo bueno no puede ser bueno para todos. Y es que hay un número de personas a las que la meditación puede provocar efectos negativos, tanto físicos como psicológicos, los principales problemas son la introversión, el aislamiento, ensimismamiento, e incluso aumentar la tristeza o la depresión. Otro problema considerado grave es la disociación, que es cuando la persona no se reconoce a sí misma. Muchos señalan que estos efectos se dan porque al meditar uno libera muchas cosas del interior (el despertar) que ha mantenido ocultos y el encontrarse con ellas, puede producir un shock emocional muy fuerte.

De darse el caso, se aconseja detener la práctica de esta técnica.

Lee GRATIS la nueva novela de fantasía: La Dama Roja de Percy Taira

LEE Y/O DESCARGA GRATIS MI NUEVA NOVELA

LA DAMA ROJA, RELATOS DEL IMPERIO DE QUDOR