LA LEYENDA DE NACHITO: EL NIÑO FANTASMA DE MÉXICO QUE LE TIENE MIEDO A LA OSCURIDAD

Tumba de Nachito en el Panteón de Belén. Crédito: clauzzen.org


Por Percy Taira

En el Panteón de Belén ubicado en Guadalajara (México) se encuentra una de las tumbas más famosas de este país, la tumba de Ignacio Torres Altamirano, un niño que falleció el 24 de mayo de 1882, y que luego sería recordado con el nombre de Nachito.


La leyenda

Cuentan que desde su nacimiento, Nachito le tenía un gran pánico a la oscuridad. Era un miedo poco usual, que llegaba hasta el llanto y el grito extremo.

Por ello su padre, ordenó a los sirvientes, que en la noche, le colocaran alrededor de su cuna una serie de lámparas para alumbrar la habitación del bebé y pueda dormir tranquila.

Se dice que una noche, cuando Nachito tenía unos dos años, los sirvientes colocaron las lamparillas pero se olvidaron de colocarle el querosene (otra versión habla de velas que luego el aire apagó) con lo que las llamas prontamente se apagaron.

Una vez que las lámparas se apagaron, el niño despertó y al notarse en la oscuridad absoluta, sufrió un gran susto, tanto que murió de infarto.


El miedo después de la muerte

Luego de su muerte, el niño fue enterrado en el Panteón de Belén, sin embargo, a los pocos días comenzó a ocurrir un hecho extraño, aunque parezca increíble, el féretro salió de su entierro.

El velador, quien notó esto por primera vez,  volvió a enterrar el cajón, pero días después, el féretro volvía a aparecerse sobre la tierra. Esto se repetía constantemente. Con el tiempo, el velador decidió contar este hecho a la familia del niño y ésta optó por colocar el cajón fuera de la tierra, pensando que quizá el niño, incluso después de su muerte, tenía miedo a la oscuridad. Además, se ordenó que la tumba del niño esté siempre alumbrada por antorchas.


Fenómenos paranormales en el cementerio

Desde entonces, muchos testigos y visitantes al cementerio, aseguran que han visto la silueta, la figura o la sombra de un niño caminando alrededor de esta tumba. Otros aseguran haber fotografiado esta presencia o captado algunas psicofonías en la que se escucha claramente la voz del niño, en algunos casos, pidiendo caramelos y chocolates.

Leyenda o no, muchos continúan visitando con respeto y algo de temor, la tumba de Nachito. Otros consideran a Nachito un verdadero ángel y por ello cuidan la tumba y la adornan con flores o diversos juguetes y regalos para que el espíritu de este niño, los proteja.

Acá les dejo una de las psicofonías difundidos por el programa Extranormal de México



No hay comentarios: