EL OTRO BENEDICTO QUE RENUNCIÓ AL PAPADO: BENEDICTO IX, EL “PAPA NIÑO”




Por Percy Taira

En Expediente Oculto hemos tratado ya sobre la relación y similitudes que habría entre el Papa Benedicto XVI y el Papa Celestino V. Pues bien, ahora queremos hablarles de otro Papa renunciante y que curiosamente, llevó el mismo nombre papal que el actual Pontífice, aunque como leerán líneas abajo, tanto sus comportamientos como sus razones para la renuncia, son completamente diferentes.

Se trata de Benedicto IX, su nombre de pila era Teofilatto, y resulta ser un Papa sumamente interesante para su estudio.

En principio diremos que este Pontífice fue elegido Papa cuando solo tenía 12 años de edad (algunos historiadores señalan que tenía 11 otros, 14), siendo considerado como el Papa más precoz de la historia. Además de esto, Benedicto IX fue elegido Sumo Pontífice nada menos que tres veces, siendo así el Papa número 145, 147 y 150 de la historia de la Iglesia Católica.

Su primer período fue entre 1032 y 1044; su segundo de abril a mayo de 1045; y su último pontificado lo desarrolló entre noviembre del 1047 a julio de 1048.


SU SINGULAR RENUNCIA

Pero vayamos al tema de su renuncia que es lo que nos interesa en este momento. Lo curioso de este Papa es que a diferencia de Benedicto XVI; Benedicto IX no renunció porque no le quedaban fuerzas, o porque consideraba que el gobierno de la Santa Sede era demasiado para él. Benedicto IX renunció por razones mucho más terrenales y humanas que estas.

Su renuncia ocurrió en su segundo período como Papa, había destronado a la fuerza al Papa Silvestre III y fue reelecto como Papa el 10 de abril de 1045, pero sólo un mes después, en mayo de ese mismo año, abdicó al Papado y no conforme de eso, decidió vender su “puesto” por la suma de 1,500 libras de oro. El hombre que “compró” literalmente la silla de San Pedro fue el Arcipreste Juan de Graciano, que luego sería llamado Gregorio VI.

¿Pero cuál fue el motivo que generó su renuncia? Pues un motivo completamente humano: se enamoró y decidió casarse. Abandonó el Papado por una mujer. Y es que además de los títulos de ser el Papa con menor edad de la historia, Benedicto IX tuvo además una gran fama de mujeriego. Se dice que cuando alcanzó la juventud no había mujer que el Pontífice descartara. 

El escritor Eric Frattini, en su libro Los Papas y el sexo, se refiere a Benedicto IX con los términos siguientes: “Entre los ‘delitos’ que se le achacaban a este ‘niño papa’ estaban, el ser bisexual, sodomizar animales, ordenar asesinatos, satanismo, violación y mantener una relación sexual con su hermana de quince años”.

Toda una joyita en la historia de la Iglesia Católica, que por supuesto y por suerte (o gracias a Dios) se encuentra en las antípodas del actual Papa Benedicto XVI.


No hay comentarios: