LIBROS DEL MISTERIO: LOS FANTASMAS DE MI CASA

Por Sergio Tenguán

Annie Wilder.
Annie Wilder, una mujer con las habilidades intuitivas, capaz de percibir a seres espirituales tales como espíritus, fantasmas, ángeles y asimismo todo lo referente a actividades paranormales.

De ascendencia irlandesa y alemana, es madre y escritora, lleva en su haber, dos libros: Espíritus fuera del tiempo y el libro que vamos a comentar hoy, Ecos y Susurros de una Casa Embrujada. Asimismo, esta próxima a publicar un tercer libro con el título original de Trucker Ghost Stories, que imagino debe tratar sobre conductores de camión y las cosas que experimentan en las carreteras.

Annie Wlder ha publicado artículos en periódicos, revistas y también digitalmente en AOL.com y FIRST for Women.

El libro es de tipo autobiográfico, todo es narrado en primera persona como testigo presencial de los acontecimiento descritos en el libro. Annie Wilder nos asegura estar escribiendo hechos reales e historias reales de lo que le ha pasado tanto a ella, como a diferentes miembros de su familia y amigos.

Para comenzar, diremos que en el libro, la misma autora nos explica el porqué ella tiene este don de percibir los fenómenos paranormales; se debe a dos cosas, sus raíces en primer lugar, ella nos cuenta que por parte materna, su madre, su abuela y su bisabuela eran psíquicas y por parte del padre, el abuelo y la bisabuela, también podían percibir cosas extrañas y tenían premoniciones de lo que iba a ocurrir o en caso contrario, sabían cuando algo había ocurrido.

La otra razón es porque la autora se ganó la vida, durante muchas épocas de su vida, limpiando casas y al pasar mucho tiempo sola en ellas aprendió a sintonizarse con la casa de tal manera, que sentía, oía y veía cosas en ella que nadie mas podía.

De eso trata este libro y todo comienza con una mudanza a una casa antigua victoriana de un pueblo en Minnesota, Estados Unidos.

Annie Wilder nos cuenta cómo desde el primer momento en que pisó esta casa, ya empezó a sentir el ambiente cargado y pesado en varias partes de la vivienda, sin embargo, al estar acostumbrada a esto y al no tener un muy buen presupuesto para hacer una mejor compra se decide en tomarla puesto que a pesar de estar un poco vieja, se notaba que antaño había sido una casa muy imponente y hermosa, tal y como a ella le gustaba.

En esta casa había vivido una pareja de ancianos antes que ella y había tenido muchos más propietarios antes que estos y al parecer las almas de todos ellos siempre andaban rondando por la casa. Añadido a esto, nos cuenta también que su casa era algo así como un hotel de fantasmas, puesto que de vez en cuando siempre venían fantasmas a quedarse por un tiempo y luego se iban. Para mala suerte (en el caso de ella buena suerte, porque le gustan estos temas, no se intimida tan fácilmente como muchos de nosotros y además le dio la oportunidad de escribir libros para compartir sus experiencias) al frente de su casa había una funeraria y según una psíquica que la visitó una vez, le dijo que los fantasmas siempre que estaban de paso, daban una mirada a su casa.

El fantasma principal del relato se llama León y es el esposo de la pareja de ancianos, un espíritu fuerte, según la autora y la psíquica que les mencioné, sin embargo no era malévolo ni mucho menos. Al parecer en un comienzo no se iba de la casa porque tenía escondido en ella unos tarros de café que contenían documentación importante y más de cuatro mil dólares en efectivo, pero luego de ser encontrado por accidente la autora devolvió el dinero a la hija de León, con la que mantenía una relación cordial desde que adquirió la vivienda. Pese a esto, el alma de León no se quería ir y al parecer se debía a que al no ser él, el único espíritu que merodeaba en la casa, había decidido quedarse a protegerla.

Todos los espíritus que vivían en la casa eran buenos y no tenían intención de hacer daño, pero en una ocasión llegó un espíritu, al parecer malévolo, que sujetó a la autora a la cama sin que ella pudiera moverse, Annie no supo nunca quien fue ni porque hizo lo que hizo.

Veía también figuras geométricas luminosas, energía móvil le dice ella. Supongo yo que eso debe ser algo así como los orbes.

El desdoblamiento (técnica con la cual uno puede desprender el alma del cuerpo y viajar por el espacio y tiempo) también lo practicó mientras estuvo en esta casa y tuvo encuentros cercanos con los fantasmas a los que no solo escuchaba o sentía, sino que también los veía.

Pasó muchos sustos pero también momentos de tranquilidad en especial cuando se trataba del fantasma de León o de otro que se llamaba Petros, que según la psíquica que la visitó, era su alma amiga de una vida pasada en Perú. Annie Wilder, la primera vez que lo vio, sintió que era su guía espiritual o su ángel guardián, puesto que no se atemorizó para nada.

Dio muchas fiestas en las cuales en el tema de conversación era siempre repasar las experiencias que había tenido en los últimos meses. A estas fiestas iban familiares, amigos y vecinos, todos ellos por lo menos alguna vez sintieron algo raro en la casa de la autora.

En este libro también encontrarás títulos de otros libros que tratan de diversos temas de misterios relacionados con fantasma y espiritismo. Aprenderás también algunos ritos de protección para tu casa y para que puedas convertir la energía positivamente.

Leer este libro es sencillo puesto que está escrito de una manera muy coloquial y es más que nada un viaje por lo desconocido, aprendiendo de los sentimientos de la autora cuando se enfrenta a un sinnúmero de situaciones a mi parecer terroríficas y como los maneja y convive con ello.

A los más escépticos, leer el libro quizás les resulte inverosímil y hasta cómico, puesto que está narrado de una forma tan natural que parece todo una mentira.

A los que temen de este tipo de experiencias quizá les cueste un poco conciliar el sueño después de leer el libro, puesto que los fenómenos más fuertes se dan siempre cuando Annie se encuentra en su cuarto presta a dormir.

Y para terminar, a los creyentes, les encantará el libro, en especial si son mujeres, porque se identificaran automáticamente con la autora, con sus temores, con sus fuerzas y con sus ganas de sacar adelante esta situación en la que se encuentra y a la cual siempre le ve el lado más positivo posible.

No hay comentarios: