CUENTO DE NAVIDAD: LA TREGUA DE NAVIDAD

El hecho ocurrió en la víspera de la noche buena de 1914, esa noche, en la primera noche buena de la Primera Guerra Mundial, un grupo de soldados alemanes e ingleses, decidió dejar sus trincheras enemigas, alzar sus manos en son de paz, para cantar villancicos, compartir sus alimentos y jugar un partido de fútbol.

Hace unas pocas horas, unos pocos días, ambos bandos, estaban desangrándose, uno frente al otro, pero de pronto, los ingleses escucharon, en esa noche buena, a los alemanes cantar, cantaban un villancico, y como un acto espontáneo, pero igual de misterioso, los ingleses aplauden esos cantos al finalizar.


Los alemanes continúan cantando y los ingleses continúan aplaudiendo. Luego, un soldado alemán, sale de su refugio cargando un árbol de navidad, salta las medidas de seguridad, se dirige al lado enemigo como una señal de paz. Ese fue el momento clave. Luego de ese acto, los soldados enemigos se abrazan, se desean una feliz navidad, y deciden darse tiempo para enterrar a sus muertos consecuencia de los fuegos previos. A sabiendas claro está, que en los días siguientes, quizá, horas más tarde, tendrían que matar a la persona que estaban abrazando en ese momento. Es más, hubo periodistas que estuvieron en esos destacamentos, que fotografiaron ese momento de paz entre bandos enemigos, luego, gran parte de esos solados fotografiados fueron sentenciados a la pena de muerte.

En esa Guerra murieron 9 millones de personas, pero esa noche, esa madrugada, esa víspera de navidad y el día siguiente, no murió nadie. Fue lo que pasaría a la historia como la "Tregua de Navidad".

No hay comentarios: