Director: Percy Taira / Sub editor: Alex Albornoz / email: correoexpediente@gmail.com / Facebook: Expediente Oculto / Google+: Expediente Oculto / Twitter: @expedienteocult

¿QUIERES SER UN COLABORADOR DE EXPEDIENTE OCULTO?

Si quieres colaborar con un artículo, un comentario o una opinión en Expediente Oculto, y que sea publicada como un post. Ingresa aquí.

¿Dudas, consultas? Busca aquí.

lunes, 19 de enero de 2009

SARITA COLONIA, LA SANTA DEL PUEBLO


De ella se dice que nació en Belén, en Ancash, que su padre fue carpintero, y que, como toda gente de provincias, tuvo que dejar a muy temprana edad su tierra natal para viajar a la capital a mejorar su futuro. Pasó gran parte de su vida en el puerto del Callao y fue allí también en donde encontró la muerte luego de arrojarse al mar chalaco para huir de unos delincuentes que intentaban violarla. Pese a este hecho, irónicamente, fueron los delincuentes más avezados y las peores gentes del barrio porteño los que iniciaron su culto y adoración, hecho que le hizo acreedora del título de santa de los marginados y desposeídos.

Desde aquel entonces dicen que ha hecho cientos de milagros tanto que su fama ha traspasado ya los límites de las clases sociales e incluso territoriales, pues hoy es adorada y reconocida en todo el Perú y en el extranjero. Su nombre completo era Sarita Colonia Zambrano, aunque es conocida cariñosamente con el nombre de “La Sarita”, para muchos, la Santa del Pueblo.

La historia de Sarita

Según los registros históricos Sarita Colonia nació el 1 de marzo de 1914 en el caserío de Belén, en Huaraz, Áncash. Era la mayor de tres hermanos (Hipólito, Esther y Rosa), hija de don Amadeo Colonia, quien tenía el oficio de carpintero y de Rosalía Zambrano. En 1924, y tras una enfermedad bronquial de su madre, Sarita y su familia deciden viajar a Lima, asentándose durante cuatro años en el populoso distrito de Barrios Altos.

Fue aquí cuando Sarita ingresó junto con su hermana Esther, al colegio religioso Santa Teresita de Mavillac, en donde se dice comenzó a recibir la educación que marcaría su vida, a tal punto que, ya a esa edad, comenzaba a acariciar la idea de iniciar un camino religioso.

Sin embargo sus planes se verían truncados pues cuatro años después de su llegada a la capital, la salud de su madre empeoró obligando a la familia a regresar a Huaraz en busca del aire seco de la sierra. Pese a estos cuidados, Rosalía falleció cuatro meses después siendo Sarita quién tomó las riendas de su familia.

Comienza la popularidad

Ya en 1930 y con 16 años de edad, Sarita decide regresar junto con su padre a Lima en donde trabajaría como doméstica de una familia italiana en el puerto del Callao. Trabajó allí hasta 1933 cuando comenzó a laborar con su tía en un puesto de pescados en el Mercado Central.

Muchos aseguran que fue en esa época, cuando Sarita Colonia comenzó a ser conocida por su bondad y generosidad dando vestido y comida a las personas más desposeídas del distrito chalaco. Según cuenta su hermana Esther, ella solía regalar sus ropas y lo que ganaba con su trabajo a los pobres y enseñaba a sus hermanos a ser igual de generosos.

Los inicios del mito de santidad

Si bien su biografía es fácil de ser estudiada y seguida, fue una vez muerta, cuando comenzó a crecer este mito de la santidad de Sarita Colonia. Justamente, uno de los primeros trazos del mito comienza con el momento de su muerte, según cuenta la leyenda, Sarita Colonia murió al arrojarse al mar del Callao para salvarse de unos delincuentes que pretendían violarla.

En cuanto a este primer relato, el especialista de Sarita Colonia, Gustavo Buntinx, señala que si bien nunca hubo un pasaje similar en la biografía de la popular santa, sí existió un caso idéntico en 1922, que tuvo trascendencia en la prensa nacional y que la prensa denominó “El crimen de la Mar Brava” y que narraba el caso de la joven Amanda Loyola, quien luego de ser atacada por unos asaltantes y quizá temiendo una violación decidió arrojarse al mar. Para Buntinx, debido a la trascendencia que el caso cobró en esos años contemporáneos a Sarita, es probable que haya habido una extrapolación entre una y otra historia en el inconciente popular.

Lejos de esta historia trágica de su muerte, los datos históricos señalan que Sarita Colonia falleció oficialmente el 20 de diciembre de 1940 a los 26 años de edad, en el hospital de Bellavista, Callao. Según su partida de defunción, la causa de la muerte fue paludismo, aunque los hermanos hasta el día de hoy niegan esa versión y señalan que su hermana murió por una sobredosis de aceite de ricino.

Sea como fuere los restos de la joven fueron enterrados en una fosa común en el cementerio Baquíjano del Callao en la más absoluta pobreza tanto que no contó con un funeral apropiado.

La devoción

No se sabe bien cuándo o por qué, los ciudadanos del Callao comenzaron a venerar la cripta de la joven. Los estudiosos señalan que fue aproximadamente en la década de los setenta cuando el culto comenzó a extenderse en Lima debido principalmente a la masiva migración que llegó a la capital de la sierra del Perú.

Lo que se sabe es que cuando las autoridades del puerto del Callao intentaron allanar la fosa común donde está enterrada Sarita Colonia para ampliar el cementerio de la ciudad, de repente cientos de fieles se apropiaron de la fosa impidiendo su demolición (fue la única cripta que no fue destruida) y levantaron en ese lugar una pequeña capilla la misma que hoy continúa siendo el espacio de veneración y culto a la popular santa.

Lo que destaca de este pequeño altar no es solo la cantidad de flores, cartas y demás accesorios decorativos que la gente deja sobre él sino también sorprende la variedad de placas con nombres y direcciones de personas que han sido bendecidos por algún milagro de la joven dando testimonio así de la santidad de Sarita y su incuestionable don para realizar milagros.

Los milagros en vida

Pero lejos de los testimonios actuales, cabe preguntarse si realmente existió en la vida de Sarita Colonia algún indicio que diera fe de su santidad, es decir, ¿hizo Sarita Colonia algún milagro en vida?

Según siempre el mito, uno de sus primeros milagros ocurrió cuando ella era apenas una niña. Se dice que en Huaraz, en medio de la plaza de armas, el comisario llamó la atención de la ciudad para mostrar el cadáver de un peligroso bandolero de la zona. En ese momento Sarita se le acercó y le dijo: “Usted ya no está detrás de usted. No hay nadie detrás de sus ojos. Resulta que ya no lo veo, señor comisario”.

Según se cuenta, aquello ocurrió un día 7 de julio, el séptimo mes del año. Siete días más tarde a las 7 de la noche, el comisario cayó muerto en esa misma plaza.

Por otro lado, su hermano Hipólito (quien no reconoce el hecho anteriormente contado) cuenta que el único milagro que su hermana realizó en vida, ocurrió el año en que regresaron a Huaraz por el cuidado de su madre, en ese entonces, cuenta, Sarita cayó a un río y puesto que no sabía nadar, fue arrastrada por la corriente dejando ver de ella solo su cuerpo flotando. Fue en ese momento en que apareció en el caudal un señor grande, con hábito blanco y barba rubia, quien la levantó de las aguas y le dijo: “Hija mía, tu padre está preocupado, te tienes que ir inmediatamente, tú no vas a morir, tú eres una hija predestinada, me vas a ayudar a servir al prójimo”. No obstante, y tal como ocurre con las historias, no todos dan fe de este relato, e incluso su propia hermana Esther, ha negado que este hecho haya sucedido.

La fe a Sarita Colonia

Pese a que no existe registro alguno de su santidad ni de los milagros hechos durante su vida, y sobre todo, pese a que no ha sido aceptada por la Iglesia Católica, es indudable que la adoración a Sarita Colonia continúa creciendo con el paso del tiempo. Hoy es común ver en los parabrisas de microbuses, combis y taxis las estampitas con el rostro de esta santa del pueblo, existe un grupo de rock como La Sarita que ha querido tomarla como símbolo, hay canciones, series de televisión, libros, páginas web y productos de marketing que le hacen referencia e incluso hay un penal en el Callao, que lleva su nombre.

Es evidente pues que hoy Sarita Colonia ya no sólo es la santa de los delincuentes y las clases marginales del país, hoy Sarita es la Santa de todos, una santa provinciana, que fue pobre y que luchó la vida lo mejor que pudo para sacar adelante a su familia, en resumen una Santa que refleja en ella misma gran parte de lo que es hoy en día el Perú.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Estas equivocado ella murio de paludismo no por huir y suicidarse en el mar! seria mejor que investigues mas antes de publicar algo

Anónimo dijo...

muy buena la reseña, mi madre es devota de Sarita y yo tambien. Viva la sarita!!!
y con respecto al comentario anterior: [Anónimo dijo...
Estas equivocado ella murio de paludismo no por huir y suicidarse en el mar! seria mejor que investigues mas antes de publicar algo] Te recomiendo que leas mejor y te tomes un poco de tiempo para leer todo la reseña y alli tE EXPLICA (AITSEB)

Anónimo dijo...

Sarita colonia patrona del pobre siempre ella esta para ayudar a los que queremos mejorar nuestro destino

Anónimo dijo...

yo opino que sarita colonia a pesar de todos los problemas que ha tenido durante su vida , ha sabido sobresalir ante ellos..
creo que sarita colonia sa sido y sigue siendo una buena y gem¡nerosa persona , que ha encantado a todas la personas que ahora son devotas de ella... aunque este personaje no es reconocida por todos , pienso que no solo ella pudo tener la voluntad de ayudar a muxas personas , sino que tambn lo podemos hacer nosotros mismos ya que tenemos virtudes y valores para hacer estas actitudes que se han dado en la vida de esta santa...
que viva sarita colonia

Eduardo Álvarez dijo...

Una santa para los delincuentes es algo realmente moral o la inclusión de algún respaldo religioso al mundo del hampa?. Si fuera "los santos son para todos", habrá alguna vez alguna patroncita para los marcas?

Anónimo dijo...

Opino al igual que Eduardo la en la Iglesia Catolica no mencionan a Sarita Colonia........Solo es conocida en el mundo del hampa entonces pensemos antes de llamarla santa

Anónimo dijo...

Sarita Colonia
Fueron los estibadores del puerto del Callao el primer grupo social que comienza a rendir culto a Sarita Colonia. Poco después las prostitutas, los homosexuales y los delincuentes encontraron en la figura de Sarita a una santa cercana a ellos y comenzaron a venerarla.
Una muchacha humilde que solía regalar sus ropas y lo que ganaba con su trabajo a los pobres y enseñaba a sus hermanos a ser igual de generosos, una santa de los pobres que ya no tiene ojos azules, ni de cabello rubio ,unos dicen que iba ser violada y se cerró su vagina, otros dicen que su patrón la trataba mal y las empleadas le hacen su santa y algunos dicen que le acusaron de robo y la torturaron la quemaron su deditos los ladrones lo hacen su santa, algunos dicen que se tiro al mar chalaco para huir de unos delincuentes que intentaban violarla. Pese a este hecho, irónicamente, fueron los delincuentes más avezados y las peores gentes del barrio porteño los que iniciaron su culto y adoración, hecho que le hizo acreedora del título de santa de los marginados y desposeídos. Ella ya no sólo es la santa de los delincuentes y las clases marginales del país, hoy Sarita es la Santa de todos, una santa provinciana, que fue pobre y que luchó la vida lo mejor que pudo para sacar adelante a su familia, en resumen una Santa que refleja en ella misma gran parte de lo que es hoy en día el Perú.

Copie muchas frases de ustedes pero encontré otras informaciones igual gracias por el post.

Anónimo dijo...

Soy de Tarapoto, mi madre es creyente de Sarita Colonia actualmente yo siento que lo que dicen que fue una santa es verdad viva Sarita Colonia ayuda a todo los de buena fe

Anónimo dijo...

gente idolatra que adora imágenes de gente pecadora como cualquiera de nosotros. Prefieren orar a un pedazo de papel en vez de orar a un Dios vivo.

julia nancy dijo...

Grande sarita bella y bendecida por dios santos de los pobres y los marginados

julia nancy dijo...

La santa de los pobres

Anónimo dijo...

deberias leer toda la nota antes de opinar

Anónimo dijo...

yo soy del peru y radico en argentina a pesar que me encuentro lejos de mi pais yo llevo a sarita colonia dentro de mi corazon donde yo vaya donde donde yo me encuentro por que yo vivo su milagro a lo diario por que ella si es santa .sarita colonia sigue y seguira protegiendo a lo mas lindo que tengo en la vida que es mi madre a mi esposa y mis hermanos viva sarita colonia patrona de los pobres y los reclusos ....amen

Anónimo dijo...

La biblia dice que los idolatras no entraran al reino de los cielos y tambien dice que el unico que puede mediar entre dios y los hombres es jesucristo hombre. Ni san pedro, san pablo ni maria ni los angeles pueden interceder por nosotros...jesus es el unico que fue enviado a la tierra hace 2,000 años para salvarnos del pecado. Jesus nos ama tanto que dio su vida por ti y por mi; aceptalo de corazon y veras grandes cosas te lo aseguro...que dios les bendiga.

Anónimo dijo...

Dios y Cristo su adorado hijo no están en las lujosas y perniciosas iglesias y templos de mercaderes de la fe; ellos están en el corazón de los pobres y humildes. Es algo bueno y muy significativo que los curas, acostumbrados a manipular la religiopsidad noquieran reconocer a una santa que emana del mismo pueblo.Prefieren convertir en santos a sujetos deleznables como Escribá y otros innombrables por el dinero y poder que poseen.

farah dijo...

Esos evangelicos que se meten en post q critican, metanse en los pillos y buscones evangelicos q juzgan a su projimo. La biblia la adaptan e interpretan a su forma. Respeten las creencias y religiones de los demás.

farah dijo...

Evangelicos respeten las creencias de los demas, dandose golpes de pecho. Criticones. La lengua es un organo pequeño que hace una fogata grande.

Anónimo dijo...

BUENAA, SARITA LA DEL BARRIO, SI SR.!!!

...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD

Estamos en Google+