Ya puedes adquirir mi novela de fantasía La dama roja en Amazon. Da clic en la imagen.

Ya puedes adquirir mi novela de fantasía La dama roja en Amazon. Da clic en la imagen.
OFERTA: Formato digital a sólo 0,99 dólares. Formato impreso a sólo 8,99 dólares.

EE.UU. ADMITE QUE LOS OVNIS SON REALES ¿POR QUÉ ESTO ES TRASCENDENTAL PARA EL FENÓMENO OVNI?


Por Expediente Oculto

En esta oportunidad comparto siete puntos del por qué considero que la reciente aceptación por parte del gobierno de los Estados Unidos, específicamente, de sus Fuerzas Armadas, de la existencia de objetos voladores no identificados es de una importancia trascendental para el presente y futuro del fenómeno ovni y su implicancia en nuestra sociedad y los gobiernos del mundo.

Ojo. Cuando se usa el término Objetos voladores no identificados nadie dice que sean naves extraterrestres o tripuladas por ellos. Simplemente, son objetos que no han podido ser identificados, tal cual. 

Estos son los siete puntos que considero podemos resaltar de esta nueva posición del gobierno de los Estados Unidos.



1) Primero, una de la más grandes potencias militares del mundo, sino la mayor, acaba de admitir que a su espacio aéreo ingresan «Objetos voladores» que son incapaces de identificar. Qué son, de dónde vienen, cómo se mueven, etcétera, ¡No lo saben! ¡El país de los aviones ultrasónicos y antiradares y demás, no sabe qué ingresa a su espacio aéreo! Eso de por sí ya debe preocupar a millones de estadounidenses. Pero vayamos por partes porque la sola aceptación tiene mucho qué dar.

2) Lo principal: son «Objetos». El solo hecho de que admitan de que los Ovnis son reales ya es algo histórico porque siempre han buscado una excusa para «explicar» esos videos que nadie explicaba. Siempre era Venus, rayos en bola, un meteorito ingresando en la Tierra, globos sonda, pozos petroleros en el océano o lo más increíble, reflejos en el espejo del avión. Es decir, sus pilotos profesionales de guerra eran tan incapaces que no podían distinguir Venus o un reflejo de una nave.

3) O sea, los Objetos son reales, es decir, son físicos y vuelan. Lo otro: son No identificados. Por años se creía que los Ovnis eran tecnología terrestre ya sea de EE.UU. o de Rusia o de otro país, y entre ellos se echaban la culpa y se investigaban. Al aceptar lo que EE.UU. ha aceptado quiere decir que ellos son conscientes de que lo que lo que han captado sus cámaras y lo que han visto sus pilotos no corresponde a ninguna nave propia o extranjera que conozcan, es decir, no saben qué son. Y hablamos del país que tiene una tecnología militar de avanzada. La más poderosa del mundo. Ellos aceptan: no conocemos tecnología (porque admiten que son objetos) que pueda volar y maniobrar como esos objetos. Algo que los investigadores Ovni han dicho desde siempre: el fenómeno rompe toda lógica de la física.

4) Los tres vídeos que hemos visto han sido filtrados. Es decir, no fue la intención del Ejército estadounidense sacarlos a la luz. Fue un investigador que lo hizo. Si no fuera por él, el gobierno seguiría negando eso. Una vez lanzados los videos, no tuvieron más remedio que aceptarlo.

5) En los vídeos se aprecia la conversación de los pilotos de guerra. Jamás hablaron de los casos y sin embargo, se puede apreciar, cómo fueron testigos de algo que a ellos mismos les sorprendía y hasta asustaba (de allí sus risas nerviosas). Presenciaron algo que jamás habían visto y aún así, no hablaron con nadie del tema. No lo hicieron público. Esto es para aquellos que dicen: «¿Cómo se puede ocultar algo así? Si yo veo un Ovni lo digo». Pues no, los secretos y el ocultamiento existen.

6) Ahora, para aquellos que dicen que OVNI no significa nave extraterrestre. Ok. Les doy la razón y en esta página siempre hemos sido cuidadoso con ese término como con en el de «vida extraterrestre» o «vida inteligente extraterrestre», pero vayamos al detalle: Si el Ejército con la mayor tecnología aérea en el mundo y la mayor inteligencia aérea en el mundo considera que aquello no es natural y que es imposible que sea una máquina «identificable», es decir, que sea una tecnología que ellos conocen ¿Qué es? ¿Por qué la Naval de EE.UU. lanza la alerta y crea un nuevo protocolo ordenando a sus pilotos que no tengan miedo ni vergüenza de decir y declarar si ven estas naves en el cielo? ¿Miedo? ¿Quién está a ese nivel o tan por encima de los estadounidenses que tienen tanto miedo y están tan desesperados por saber que es aquello el que entra en su espacio aéreo y no saben qué es?

7) Lo último (aunque quizá hayan más reflexiones después) es que esto no es nuevo. Desde que el FBI admitió hace cinco o más años que investigaba el fenómeno Ovni y que además tenía un verdadero The X Files investigando el fenómeno; hasta las noticias de este año de que la CIA también los investigó, lo que significa millones de dólares en el presupuesto de los estadounidense en la investigación de algo que por muchos años dijeron que no existía y que todo no era más que confusiones de testigos locos, fanáticos y demás. O la aceptación por parte del gobierno de Obama, después de años de negación de que en verdad existe el Área 51 y que además tenía ese nombre, en fin, después de tantos años de negación de todo lo relacionado con el fenómeno Ovni, estamos presenciando en los últimos diez años pequeñas dosis de aceptación del fenómeno que no sé si es un derivado lógico de algo que no se puede negar más por la fuerza de la prueba o porque ya es algo sabido por muchos años y que ya es hora de que salga a la luz. Ustedes me entienden. ¿Lo dicen ahora porque se están convenciendo o lo dicen ahora porque nos están preparando para lo que saben que ya viene?

No hay comentarios:

Ya puedes adquirir mi novela de fantasía La dama roja en Amazon. Da clic en la imagen.

Ya puedes adquirir mi novela de fantasía La dama roja en Amazon. Da clic en la imagen.
OFERTA: Formato digital a sólo 0,99 dólares. Formato impreso a sólo 8,99 dólares.

Comparto la narración del capítulo "Prefacio" de mi novela de fantasía La dama roja

Si deseas adquirir mi novela La dama roja, puedes ver este video paso a paso.