REFLEXIÓN: SOBRE LAS LECCIONES QUE NOS DA LA VIDA (Y NO VEMOS)



Por Percy Taira

A veces es bueno mandar a la mierda a alguien. A veces es recomendable también mandar a la mierda a muchos. Pero nunca, nunca, mandes a la mierda a todo el mundo. No entres en ese camino de la generalidad a la que nos lleva un momento de rencor o inestabilidad emocional. Si alguien te falló, no quiere decir que todos lo harán; si muchos te traicionaron, no quiere decir que el mundo lo hará. A lo mucho, creo, es indicativo que no ha sido ni la persona, ni el grupo, ni el grupo de personas, que estaban destinados para estar a tu lado por el resto de tu vida. Pero ojo, quizá sí lo estaban para estar presentes de manera momentánea y enseñarte algo.

Muchas veces nos cuesta entender la idea de que incluso en los momentos más terribles uno puede encontrar algo positivo. Nos parece una de esas frases que se comparten en las redes pero nunca la hemos sentido como algo verdadero. Sin embargo, sí es verdad. Y esa única cosa positiva que puedes encontrar es una lección. Una enseñanza.

A veces por estar concentrados en el pesar y la tristeza de un mal momento, de una pelea y demás, no comprendemos esta enseñanza, por ello, no es raro que muchos repitan escenas y episodios y como se dice “tropiecen siempre con la misma piedra”. Esto se debe simplemente a que no hemos visto, captado y entendido el mensaje.

Y créanme, seguiremos cometiendo los mismos errores, y seguiremos conociendo a los mismos tipos de personas, si no entendemos el mensaje. Es como una prueba que el destino nos pone. Es como nos dijera: “te pondré las mismas pruebas y al mismo tipo de personas hasta que aprendas de qué trata y cómo superarlas”.

Ojo: no es nuestra culpa que esa gente sea como es.  Muchas veces, los grandes manipuladores, la gente más negativa, desleal, infiel, y violenta, suele hacer que sintamos que la culpa de su comportamiento es nuestra. Error. Cada uno debe responder y asumir los daños que hace a lo largo de su vida. Sin embargo, sí puede ser culpa nuestra que asumamos esa culpa como nuestra aunque no tenga por qué serlo, y luego, si seguimos alimentando ese círculo vicioso comportándonos de la misma forma para atraer a nuestra vida el mismo tipo de personas y circunstancias.

Para evitar esto es bueno aprender a decir NO. Si sientes que un episodio doloroso se repite y que ya has pasado por esa experiencia antes, por más que te rueguen, que te juren mil cosas, que te bajen la luna y las estrellas, por más que te hagan sentir mal, di NO. Esto no es ser egoísta, esto es decir: NO, PORQUE YA APRENDÍ LA LECCIÓN.


Dice el refrán que “Para un roto siempre  hay un descosido”. No tenemos por qué jugar eternamente del papel del descosido. Ante cada sufrimiento o mal momento curémonos, sanémonos, reunamos nuevamente nuestras partes emocionales y sigamos adelante, que el futuro de alguna forma siempre es un manojo de oportunidades. Es el destino que también nos dice: busca otro tipo de camino, busca otro tipo de personas, busca otro tipo oportunidades, que vayan con tu forma de ser, con tus intereses, y que sobre todo, no te hagan daño, sino que te mejoren y que te hagan una mejor persona.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lindas palabras :)

Lee GRATIS la nueva novela de fantasía: La Dama Roja de Percy Taira

LEE Y/O DESCARGA GRATIS MI NUEVA NOVELA

LA DAMA ROJA, RELATOS DEL IMPERIO DE QUDOR