JORGE LUIS BORGES Y SU ENCUENTRO CON UNA MUJER QUE LE ADIVINÓ EL FUTURO



El genio argentino Jorge Luis Borges, tuvo desde siempre, una relación con lo diferente, con lo distinto, e incluso, con ese otro lado o esas otras posibilidades. Si bien se consideró un ateo en sus últimos años, y tiene más la imagen de un escéptico que de un crédulo, Borges siempre estuvo interesado en esas otras cosas "mágicas" que ocurren en el mundo. Su obra, siempre en el límite de la filosofía, la fantasía y lo oculto. Su gusto por el tema de los espejos, con el tema de la vida (esta y la otra) y el hombre, siempre han sido temas recurrentes en su obra.

Uno de los hechos más extraños que ha contado Borges es un encuentro que tuvo con una adivina en tiempos de su adultez. El testimonio lo encontré en una entrevista que el escritor argentino le dio al periodista peruano César Hildebrandt el 19 de diciembre de 1978. En ella, el escritor hablaba sobre su controvertida posición política y su papel como bibliotecario. El periodista le pregunta entonces lo siguiente:

¿Y es cierto que los peronistas lo nombraron inspector de precios?

A lo que el escritor responde:

No, no. Me nombraron inspector para la venta de aves y huevos, para que yo renunciara. Yo comprendí e inmediatamente renuncié. ¿Qué sabía yo de venta de aves y huevos en los mercados? No poseía la erudición necesaria. Y la verdad es que les agradezco a los peronistas. Porque si esto no sucede yo hubiera seguido en esa pequeña biblioteca de barrio, ganando 240 pesos mensuales. Dos o tres meses antes de que ocurriera aquello yo fui a una reunión con unas señoras inglesas. Y había una de ellas que leía el porvenir en las hojas de té. Me dijo que iba a hablar mucho, que iba a viajar, que iba a ganar dinero hablando. Yo nunca había hablado antes en público. Pero así sucedió. Me echaron de ese cargo y tuve que resignarme a dar conferencias, cosa que me aterraba.

Lamentablemente, debido a la línea de la entrevista, no se profundizó más en este asunto y en las creencias de Borges sobre la adivinación o la predicción del futuro. Tampoco he encontrado más referencias sobre este hecho en la vida de Borges, su posición sobre este tipo de personas o de este tipo de talentos, y por supuesto, la identidad de esta advina de las "hojas de té".

No hay comentarios: