GIAN GIACOMO CAPROTTI "SALAI" ¿EL AMANTE DE LEONARDO DA VINCI?


Retrato anónimo de Gian GiacomoCaprotti da Oreno, llamado "Salai"

Por Percy Taira

Mucho se ha dicho sobre el genio italiano Leonardo da Vinci, mucho se ha hablado sobre los supuestos secretos y misterios que encierran sus obras pictóricas, máquinas y sus diversos inventos y estudios sobre el hombre y la naturaleza, sin embargo, uno de los mayores misterios se encuentra en el propio Leonardo da Vinci y en sus relaciones amorosas, sobre todo, con un joven, su aprendiz, llamado Gian Giacomo Caprotti da Oreno, apodado "Salai" y de quien se dice, fue el amante del genio.

De él se sabe muy poco. Nació en Milán en 1480 y falleció el 19 de enero de 1524. Si bien tiene unas cuantas obras a su nombre como pintor, es recordado mundialmente como el joven discípulo, aprendiz y ayudante del genio Leonardo da Vinci. Se sabe que fue hijo de una familia de campesinos, su padre se llamaba Giovanni y su madre Caterina (al igual que la madre de Leonardo). También tenía dos hermanas. 

La relación de ellos comienza en 1490, cuando Salai con diez años de edad, es tomado como ayudante y aprendiz de Leonardo, que en ese entonces tenía 38 años. El entonces niño vivió con el genio y en un principio la relación entre ambos es muy difícil sobre todo por el comportamiento de Salai pues Leonardo lo califica como un "ladrón, embustero, obstinado, glotón". 

Es por ello que Leonardo le pone el apelativo de "Salai" que es el nombre de un diablo, personaje de la obra Morgante de Luigi Pulci. Aunque también se considera que este apodo viene de "salassare" que significa sangrar, que a su vez se entiende como "sangrar a alguien" o sacarle dinero a alguien.

Sin embargo, según sus biógrafos, a pesar de estas dificultades, la relación entre Leonardo y Salai fue la relación más duradera que tuvo con cualquier otra persona, nada menos que 25 años de convivencia.

Devoción a su aprendiz

Rostro de "Salai" en el cuadro San Juan Bautista

Más allá de la relación de maestro y alumno, Da Vinci parecía mostrar una gran fijación por la belleza de su aprendiz. Salai fue modelo para varias grandes obras del artista y su rostro se encuentra en varios de sus anotaciones y borradores. Una de las más conocidas es la obra San Juan Bautista, en la que Leonardo hace un retrato de su alumno. Otro dibujo conocido es un borrador titulado Angelo Incarnato, en la que Leonardo retrata a Salai desnudo y con el pene erecto.

Angelo Incarnato, donde se muestra Salai desnudo.


¿"Salai" es la Mona Lisa?



Entre las obras más importantes de Da Vinci está sin lugar a dudas la Mona Lisa, obra que ha hecho discurrir ríos de tinta tratando de descubrir diversas claves o secretos que se ocultan en esta enigmática imagen. Pues bien, una de las principales preguntas que aún no ha sido respondida es saber cuál es la identidad de la modelo, es decir, quién fue la Mona Lisa. 



Hasta la fecha, la teoría más aceptada es que la modelo es Lisa Gherardini, la bella esposa de un hombre de negocios florentino llamado Franceso del Giocondo (de allí el otro nombre del cuadro La Gioconda). El nombre de "Mona" es el diminutivo de Madonna que significa "Señora" y "Lisa" pues el nombre de la mujer mencionada.

Pero esto no sería del todo cierto para algunos investigadores que consideran que quizá la identidad del modelo del cuadro más famoso de Da Vinci no sería ella, ni siquiera sería una mujer, sino, su amante, Salai.



Todo comenzó cuando el Comité Nacional Italiano para la Valoración de Bienes Históricos decidió analizar el cuadro del pintor milímetro a milímetro. Es en ese estudio cuando descubrieron que en los ojos de la Mona Lisa, se hallaban dos letras. Las letras "L" en el ojo derecho y la "S" en el izquierdo. 

Para el presidente del comité, Vinceti Silvano, la lera "L" podría relacionarse con el nombre de Leonardo, como una especie de firma del autor, pero también cono el nombre de Lisa, la mujer que pudo ser retratada. Sin embargo, quedaba descubrir el por qué de la "S". Según Silvano, la inicial podría relacionarse con el nombre de Salai. 

Para el investigador Silvano, quizá Da Vinci retrató a Lisa Gherardini pero a la vez, quiso, de manera oculta, darle al retrato algunos rasgos de Salai, como si el cuadro expresara la ambigüedad del hombre y la mujer. 

Es curioso por ejemplo, que cuando uno compara el rostro de la Mona Lisa con el cuadro que Da Vinci realizó de su alumno y protegido, uno puede encontrar varias similitudes.

Pero eso no es todo, en el fondo de la pintura se encuentra un puente y en este puente está escrito el número 72. Para Silvano, el número 72 tiene una connotación mística en la que el 2 se relaciona con la armonía entre el género masculino y el femenino. Es más, el puente de dicha pintura es conocido oficialmente como el Puente Viejo o Puente Jorobado, sin embargo, popularmente es llamado con el nombre de Puente del Diablo, que recuerda al apodo de Salai. 

¿Es que acaso Leonardo da Vinci quiso reflejar en la pintura de la Mona Lisa la unión entre hombre y mujer en una sola imagen,en un solo cuerpo? ¿Es la Mona Lisa un símbolo de la homosexualidad?

Por cierto, recientemente se encontró una réplica de la Mona Lisa en el Museo del Prado en España y se cree que esta obra pudo ser dibujada por Salai.

Los rumores sobre su homosexualidad

Aunque pareciera ser cosa de esta época, lo cierto es que los rumores sobre la homosexualidad de Leonardo da Vinci nacen incluso desde su época. Una época controlada por la Iglesia Católica en que la homosexualidad era considerada como un gran pecado en contra de Dios. Se sabe que cuando Leonardo Da Vinci tuvo 24 años, fue detenido por la policía secreta de Florencia, según se sabe, un anónimo (algo que se estilaba en esa época) lo había acusado ante las autoridades por sodomía con un hombre de diecisiete años. Leonardo fue llevado a juicio pero no se presentaron pruebas ni hubo testigos, los cargos luego fueron retirados y Leonardo fue liberado. 

Sin embargo, hay especialistas que, basados en sus escritos, señalan que Leonardo Da Vinci tenía en realidad poco interés en el sexo. En uno de sus escritos dice lo siguiente:

"El acto de la cópula y los miembros que en él participan son tan grotescos que si no fuera por los rostros, y los adornos de los actores y los impulsos sostenidos, la raza humana se extinguiría".

Sin embargo, no hay datos o documentos que puedan confirmar el tipo de relación que tenía Leonardo con su aprendiz y ayudante. Lo cierto es que éste estuvo con su maestro hasta el final de sus días. 

No hay comentarios: