EL GRAN FRAUDE DEL "MONO EXTRATERRESTRE" (HOAX)


A la izquierda de la fotografía se encuentra Ed Watters.

Por Percy Taira
Fuente: Hoaxes.org

¿Criaturas con aspecto de mono que son presentados como seres extraterrestres por la prensa? Puede parecer una historia reciente dentro de nuestro tan maltratado mundo ufológico, pero este gusto de presentar monos o cadáveres de estos animales como seres extraterrestres, data de antiguo.

Uno de los hechos más curiosos ocurrió una noche del 8 de julio de 1953 en Georgia, Estados Unidos. Aquella noche, el oficial de policía Sherley Brown y su compañero realizaban un patrullaje de rutina por la carretara rural Bankhead, cerca de la ciudad de Austell. 

Fue entonces cuando vieron una camioneta pickup detenida en medio de la carretera. El oficial Brown detuvo su vehículo y se encontró a tres jóvenes completamente aterrorizados sentados a un lado de la vía y delante del vehículo detenido, vieron la rara figura de una criatura que tenía el aspecto de un ser extraterrestre.



Los jóvenes, identificados como Ed Watters (barbero de 28 años), Tom Wilson (barbero de 20), y Arnold 'Buddy' Payne (carnicero de 19) señalaron que vieron en la carretera un extraño objeto volador con luces rojas y brillantes. Fuera de este objeto volador se encontraban tres de estos seres pequeños y extraños. Los jóvenes intentaron detener su vehículo pero no pudieron evitar golpear a uno de estos seres. Los otros dos seres extraterrestres lograron correr hasta su nave, que despegó, dejando marcas circulares en el camino que aún eran visibles.

"Todos ellos saltaron. Dos de ellos lo lograron pero el otro me golpeó. El objeto rojo se volvió azul y zarpó a una velocidad muy rápida", dijo Watter a la prensa.

Para respaldar su increíble historia, los jóvenes tenían consigo el cuerpo del alien atropellado. Criatura que medía unos 50 centímetros, sin pelo, y con grandes y redondos ojos negros. Si bien en ese entonces las noticias sobre seres extraterrrestres eran muchísimas, la mayoría de ellas se limitaban a los avistamientos de luces en los cielos. Era la primera vez que alguien daba cuenta de haber capturado el cuerpo de un ser extraterrestre. También era cierto que en el lugar del accidente, se presentaban quemaduras extrañas.


LA INTERVENCIÓN DE LA PRENSA



La policía no hizo o no quiso hacer nada más al respecto sobre este caso y envió a los jóvenes a su casa con la criatura "extraterrestre". Ellos decidieron entonces llamar a la prensa para contar su historia y fue así cuando el diario Atlanta Constitution se interesó en el tema. 

El diario quiso examinar el cuerpo de este animal y lo llevó a un veterinario de la zona quien aseguró que la criatura era "algo fuera de este mundo". Con la opinión del profesional el medio no tuvo mayor dudas y lanzó la noticia sobre la captura de un ser extraterrestre.

Fue entonces cuando la ciudad de Georgia enloqueció con esta noticia. Se dice que incluso representantes de la Fuerza Aérea estadounidense llegó a la zona para ver la situación.

Fue entonces cuando las autoridades policiales llamaron al Dr. Herman Jones, jefe del laboratorio de criminalística de Georgia para que se hiciera a cargo del caso. Ellos confiscaron a la criatura y la llevaron a la Universidad de Emory para examinarla. El examen estuvo a cargo de los anatomistas, los doctores Marlon Hines y W.A. Mickle. 

Los médicos determinaron de inmediato que la criatura no tenía un origen extraterrestre sino terrestre y que se trataba simplemente de un mono capuchino que se le hizo algunos cambios como por ejemplo, quitarle el pelo para que pareciera un ser extraterrestre.

"Si esta criatura vino de Marte, entonces existen monos en Marte", declaró el Dr. Hines.


TODO POR 10 DÓLARES

Ed Watters, a la izquierda de la fotografía

Luego de los resultados de estos exámenes, los tres jóvenes no tuvieron más remedio que confesar que toda esta historia no era más que una broma y una apuesta. Ed Watters había apostado 10 dólares a sus amigos que podía conseguir aparecer en el periódico local por toda una semana. Para ganar la apuesta, compró un mono en una tienda de mascotas local, lo mató con una dosis alta de cloroformo, le quitó todo el pelo y le cortó la cola. Luego la pusieron frente a su vehículo en la noche del supuesto accidente. 

El "mono extraterrestre" se encuentra en el museo del GBI

Los tres bromistas fueron arrestados y acusados de crueldad animal, al final por una cuestión de tecnicismos legales, fueron liberados de este cargo y acusados sólo por el cargo de obstrucción de la carretera. Watters fue multado con 40 dólares. Eso sumado a los 50 dólares que le costó el mono, Watters al final perdió mucho dinero.


Pero no sólo eso, sino que poco tiempo después tuvo que abandonar su pueblo porque se cansó que la gente le reconociera por la calle y le llamara el "Hombre mono".

En cuanto al mono, fue recuperado por la policía y actualmente se encuentra en un frasco de formol en el museo del Georgia Bureau of Investigation en DeKalb County. 


No hay comentarios: