REFLEXIÓN: INVESTIGADORES VS DIVULGADORES DEL FENÓMENO OVNI EN EL PERÚ - EFECTOS POST "OVNI DE MIRAFLORES"




Por Percy Taira


En las últimas semanas, el caso del llamado “Ovni de Miraflores”, ha provocado dentro de nuestro pequeño mundo del misterio en nuestro país, una profusión de investigaciones, teorías, comentarios y opiniones de diversos investigadores, periodistas y gente simpatizante en el tema ovni, que no se veía desde hace muchos años. Lamentablemente, a la par, estas participaciones han ido acompañadas de grandes vanidades, egos inflados, posturas arrogantes y posiciones separatistas, que lejos de estar orientados a descubrir la verdad del caso, se enfocaban en atacar los argumentos o investigaciones del otro, dando su argumento como único verdadero y el del otro, como mera falacia o ingenuidad.

Por un lado, aparecieron los investigadores (entendiendo el término como aquellos que van hacia el lugar de los hechos para investigar el suceso) que menospreciaron a los difusores de este tipo de informaciones que las hacen pública a través de Internet u otros medios de comunicación porque consideraban que sus investigaciones no eran serias (del tipo Google e información del "copiar y pegar"); por el otro, estuvieron los divulgadores que usaron sus medios para criticar a los investigadores de estos fenómenos ya sea por su arrogancia, por tener argumentos con intenciones predefinidas, entre otros; y por supuesto, cuando eso no bastaba, estaban los investigadores que se pelearon con otros investigadores; y los divulgadores que se criticaban entre ellos. 

Todos los que de alguna forma u otra tenemos algún interés, pasión o creencia en el fenómeno ovni (salvo las diferencias de enfoque o percepción sobre el mismo) coincidimos, a mi parecer, en un punto indiscutible: que detrás del fenómeno ovni hay una verdad que se desconoce, se oculta y que debe ser revelada.

Todas las personas involucradas en este mundo tenemos pues como uno de nuestros principios básicos, el descubrimiento de la verdad que se esconde detrás de este fenómeno. Por eso, pensar que esa verdad solo puede encontrarse siguiendo una sola forma de hacer las cosas, resulta ser una posición sumamente ciega, arbitraria y poco reflexiva. 

Los investigadores del fenómeno ovni necesitan a los divulgadores para dar a conocer sus teorías, hipótesis o descubrimientos, y por otro lado, los difusores del fenómeno, necesitan a los otros porque muchas veces, estos son una fuente importante de las noticias que estos divulgan. El descubrir una información y luego encontrar los canales adecuados para compartirla, es un binomio que debe ser usado para sumar en beneficio del fenómeno, no para la resta. 

Por ello, el intento de levantar muros entre unos y otros, el querer ser una isla de verdad dentro de un mundo con pocas verdades o certezas como lo es el tema del fenómeno ovni, resulta no sólo ser absurdo, sino también, perjudicial para el propio ambiente ufológico de nuestro país. No hablamos de caminos bifurcados en donde uno tiene la razón y el otro no, hablamos de un camino conjunto que nos debe llevar a una intención común que es la búsqueda de la verdad.

Todos los que estamos involucrados de alguna u otra manera al fenómeno ovni en nuestro país, sabemos que este tema aún carece del respeto y el nivel que muchos de nosotros quisiéramos que tuviera. Que para muchos, este es aún un tema menor asignado al segmento de curiosidades al final de cada noticiario. Considero que una forma de darle el respeto que merece este fenómeno es realizando un debate alturado y crítico de los puntos de vista, investigaciones, y conclusiones de cada cual, pero a la vez, mostrando respeto a las maneras que emplean unos y otros para llegar a esa verdad que todos buscamos. No con ataques soterrados, maldicientes, argumentos ad hominem, y demás. La idea es que tanto investigadores como divulgadores trabajen juntos y no busquen divisiones que poco o nada aportan a este propósito.

Ciertamente, hay que dividir la paja del trigo, de las personas honestas que realmente ven en el fenómeno ovni una cuestión de ligada al descubrimiento de aquello que se oculta o lo que se sabe, de aquellos que sólo lo usan para elevar o fortalecer sus propios egos y ambiciones meramente personales, aunque para ello deban mentir y aprovecharse de la buena fe de los demás, sin embargo, entre la gente  honesta que se dedica a este fenómeno, no debemos buscar la división, pues como dice una frase del intelectual peruano José Carlos Mariátegui: "Somos todavía pocos para dividirnos. No hagamos cuestión de etiquetas ni de títulos". Definitivamente, todos los que estamos involucrados en el fenómeno avanzaremos más y mejor, juntos que separados.


No hay comentarios: