LAS PROFECÍAS APOCALÍPTICAS DE LAS CUATRO LUNAS DE SANGRE


Por Percy Taira


El día de mañana miércoles, ocurrirá el segundo eclipse lunar del año, o como también es llamado popularmente, la segunda Luna de Sangre del año de las cuatro que ocurrián entre este año y el próximo y que muchos creyentes en las profecías temen, pues según ellos, esto será señal del inicio del Fin de los Tiempos.


Cuatro lunes de sangre

Según las profecías, la sucesión de cuatro lunes de sangre, sería la forma en que Dios anuncia el inicio del Fin de los Tiempos. Este año 2014, se producirán dos, la primera se registró el pasado 15 de abril de 2014; y la segunda, que ocurrirá este miércoles 8 de octubre.

Por otro lado, la tercera Luna de sangre, ocurrirá el 4 de abril de 2015 y la última, el 28 de septiembre de ese año. 


Anuncio de malos augurios

Si bien el evento de los eclipses lunares son muy comúnes y es un fenómeno estudiado, sí resultan ser sumamente raro la sucesión de cuatro eclipses lunares de manera tan seguida. Es por ello, que cada Luna de sangre siempre ha sido visto por magos, agoreros y el pueblo, como símbolo de mal augurio. 

"Las próximas cuatro lunas de sangre, apuntan a un evento que sacudirá al mundo. Eso sucederá entre abril del 2014 y octubre del 2015", asegura el pastor John Hagee, en su último libro, "Cuatro Lunas de sangre: Algo va a cambiar".

Para este pastor, uno de los principales protagonistas de esta profecía será Israel, que al parecer, tendrá que definir sus relaciones internacionales y su accionar bélico dentro de estas fechas. 


La Luna de sangre en los textos sagrados

La presencia de las "lunas teñidas de sangre" como símbolo de mal augurio, son muy comunes en los textos religioso judeocristianos. 

En el Talmud por ejemplo, se dice: "Cuando la Luna está en eclipse, es un mal augurio para Isreal. Si su cara es roja como la sangre, significa que la espada viene al mundo". 

En el libro de Joel, Dios dice que habrá "Y haré prodigios en el cielo y en la tierra: sangre, fuego y columnas de humo. El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día del SEÑOR, grande y terrible...."

En Hechos, el apóstol Pedro repite tal cual el versículo de Joel; por último, en el libro de Apocalipsis se dice sobre este hecho: "Cuando el Cordero rompió el sexto sello, miré, y hubo un gran terremoto. El sol se oscureció, y la luna se puso roja como la sangre y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra".


Evidentemente, para nosotros, los eclipses lunares no son más que fenómenos naturales que no tienen por qué influir en las personas ni en el rumbo que puede tomar nuestro planeta. Por otro lado, si bien hay gente que ve a estas cuatro lunas como el inicio de malos augurios, de guerra y sufrimiento, hay quienes también ven en ellas la oportunidad para que el hombre tome conciencia de su accionar y cambie su camino hacia la paz y el cambio de conciencia.


No hay comentarios: