EL CASO DEL POLLO QUE VIVIÓ SIN CABEZA POR UN AÑO Y MEDIO - LA HISTORIA PUEDE HERIR SUCEPTIBILIDADES

Fotografía publicada en la revista Life

Por Percy Taira

Parece mentira pero fue verdad. El hecho ocurrió el 10 de septiembre de 1945 en una granja en Colorado, Estados Unidos. Allí, Lloyd Olsen, ingresó a la granja de su familia y escogió a uno de sus pollos con la intención de matarlo para la cena. 

Olsen entonces, cogió su hacha y le cortó el cuello al pollo. Todo parecía ocurrir de manera normal, sin embargo, el granjero notó que el pollo (que por cierto se llamaba Mike -queríamos evitar el nombre para evitar suceptibilidades-) seguía caminando. Comportándose como si aún tuviera cabeza. 

Asustado, Olsen decidió dejar que el pollo se dessangrara y esperar hasta el día siguiente a ver qué pasaba con él. Para su sorpresa, el pollo seguía vivo.

Olsen entonces decidió llevar su pollo a la Universidad de Utah en Salt Lake City, quien certificó el hecho y pudo confirmar que todo eso no era una broma o producto de la brujería.

Al final la ciencia reveló el misterio. Mike sobrevivió pues si bien la cabeza ya no estaba unida al resto del cuerpo de la ave, el hachazo no llegó a cortar la yugular, y que una coagulación había evitado la muerte por desangramiento.

Además, a pesar de que la cabeza ya no estaba unida al resto del cuerpo, tanto el tronco del encéfalo como uno de sus oídos permanecían en el cuerpo por lo que podía mantener sus funciones vitales básicas y acciones reflejas (respirar, ritmo cardíaco, etcétera).

¿Es esto posible?

Publicación Life de los Estados Unidos dando cuenta de la noticia del "Pollo sin cabeza"


Según el profesor de veterinaria de la Universidad de Córdova, Indalecio Ruiz Calatrava, esto sería posible.

"Que viva es posible si el corte no daña la masa encefálica, aunque ojos, pico, lengua y oídos queden destruidos, y si sólo afecta a los vasos secundarios...De este modo, la hemorragía podría superarse, y si se le da de comer manualmente, a través de la abertura, el animal podría vivir durante un tiempo", afirmó el veterinario a Elmundo.es. 

Es justamente de esta manera cómo el pollo Mike continuó viviendo. Su dueño le daba con cuentagotas leche y también le daba maíz. Es más, fue ganando peso, del kilo que tenía pasó a 3,5 en menos de un mes. 

No obstante en vez de darle una mejor vida ante tal "milagro" decidió sacarle provecho y lo paseó por todo Estados Unidos como una atracción de feria. Según datos de Wikipedia, se cobraba hasta 25 centavos por persona para ver no solo a Mike sino también a su cabeza arrancada en un frasco de formol. Se dice que en su momento llegó a ganar unos 4,500 dólares al mes, equivalentes a unos 50 mil dólares actuales.

Este pollo además apareció en revistas tan importantes como Life o Time.

Mike murió a los 18 meses (año y medio) después del corte del cuello, debido (irónicamente) a una asfixia al atragantarse con unos granos de maíz. Este pollo ingresó a los Record Guiness como el Pollo que más tiempo sobrevivió sin cabeza.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Es como el caso del perro de dos cabezas.