LA CIA FINANCIÓ Y PROMOVIÓ EL ARTE MODERNO DURANTE LA GUERRA FRÍA

Obra de Jackson Pollock

Por Percy Taira

Parece el argumento de una película conspirativa pero es cierto, la Agencia de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) ha confirmado que financió y promovió diversas obras del llamado Arte Moderno para usarlas como una especie de “arma” contra la Unión Soviética durante la Guerra Fría.

Al parecer, la CIA, habría sido "mecenas" de grandes artistas como Jackson Pollock, Robert Motherwell, Willem de Kooning, Mark Rothko, entre otros, por varias décadas, con la intención de mostrar al mundo la libertad intelectual y artística, además del poder cultural de los Estados Unidos, en comparación del arte soviético atado a la ideología comunista.


LA "CORREA LARGA"

Esta "promoción" de artistas por parte de la CIA formó parte de una política secreta conocida como la "correa larga", y que buscaba contrarrestar parte de la propaganda soviética que calificaba a los Estados Unidos como un desierto cultural.

Para ello la CIA financió en secreto a artistas que por lo general tenían poco respeto tanto al gobierno de los Estados Unidos como cualquier otra institución gubernamental. Es más, mientras más alejados, rebeldes o contestarios (incluso algunos más cercanos a Moscú que a Washington) mejor.

Pero la estrategia no sólo involucró a los pintores, según ha revelado la CIA, durante los años cincuenta y sesentas patrocinó, homenajeó y promovió a diversos intelectuales como historiadores, poetas, músicos, entre otros. Gran parte de estas promociones se daban a través de diversos medios de comunicación que usaba la agencia como la revista Encounter.


LOS ROCKEFELLER Y LOS ARTISTAS MODERNOS

Sin embargo, esta agencia no fue la única que se encargó de promover la fama de estos artistas, sino también la poderosa y multimillonaria familia de los Rockefeller, en especial de Nelson Rockefeller, quien en coordinación y alianza con la CIA puso parte de su fortuna para esta estrategia, más que artística, política.

El apoyo principal fue el uso del Museo de Arte Moderno de Nueva York (co fundado por esta familia) para exponer y guardar las obras de estos artistas, una especie de Capilla Sixtina del mundo moderno.

Tom Braden, primer jefe de la División de Organizaciones Internacionales de la CIA y que además fue secretario ejecutivo del citado museo en 1949, dice lo siguiente:

"Queríamos unir a todas las personas que se encontraban escritores, que eran músicos, que eran artistas, para demostrar que Occidente y los Estados Unidos se dedicó a la libertad de expresión y de los logros intelectuales, sin ningún tipo de barreras rígidas en cuanto a lo que debe escribir, y lo que tienes que decir, y lo que debe hacer y lo que hay que pintar, que era lo que estaba pasando en la Unión Soviética. Creo que fue la división más importante que la agencia había hecho, y creo que tuvo un enorme papel en la Guerra fría".

Ante esto por supuesto, cabe la pregunta: ¿Pudo el arte moderno o contemporáneo, ser la corriente pictórica que fue, sin el apoyo y el financiamiento de la CIA y sus aliados empresarios?


Sea como fuere, lo que queda claro es que los tentáculos de la CIA no tienen límites, si ya sabíamos su intervención en industrias del entretenimiento importantes como son los cómics, la televisión o el cine, ahora habría que sumarle también, todas las artes.

No hay comentarios: