LAS MASCOTAS DEL ANTIGUO EGIPTO: PERROS, GATOS Y MONOS




Por Percy Taira

La costumbre de tener animales como compañía en el hogar es tan antigua como la civilización misma, y esto se puede ver con claridad en la cultura egipcia, civilización que solía respetar, cuidar e incluso adorar a muchos de los animales que tenían como mascotas.

Ya el historiador griego Heródoto que visitó Egipto a mediados del siglo V a.C., dijo que en este país “los animales domésticos eran abundantes”, y dio además cuenta de los grandes cuidados que los dueños le daban a estas criaturas y del profundo pesar que sentían cuando una de ellas moría.

Pero ¿cuáles eran las mascotas más populares en el antiguo Egipto? pues eran tres: los perros, los gatos y los monos.


LOS PERROS

Los perros, eran ya desde ese tiempo, los mejores amigos del hombre. Los perros o iu o tyesem en el antiguo Egipto, cumplían desde ese entonces las labores que actualmente se mantienen como por ejemplo, el ser cuidadores de las casas o el mejor acompañante para la caza. Según las pinturas encontradas en Egipto, los hubo de todas las especies y razas, desde pequeños y grandes, de orejas grandes y caídas o puntiagudas y rectas, entre otras características.

Se dice que el perro domesticado solía, como ahora, vivir en la casa y caminaba libremente en ella, incluso solía acompañar a los dueños tanto en el comedor como en el dormitorio. Tal era la cercanía de los dueños con estos animales que se han encontrado perros momificados acompañando el sarcófago de su dueño, e incluso, algunos los incluían dentro del sarcófago acurrucándolos a sus pies. Cuenta Heródoto que cuando un perro moría los dueños, en señal de duelo, solían afeitarse todo el cuerpo, incluida la cabeza.


LOS GATOS

Los gatos o miu en antiguo egipcio, fue domesticado a partir del Imperio Medio (desde 20140 a.C.). Este animal se ganó el respeto y cariño de los antiguos egipcios debido a su habilidad de cazar ratones, serpientes y otros animales que solían perjudicar las labores agrarias o caseras.  Se sabe, por los registros pictóricos, que los gatos solían llevar un collar o una cinta en el cuello, tal como sucede también en estos tiempos.

Así mismo se sabe que fue un gato la mejor mascota del príncipe Tutmosis, primogénito de Amenhotep III. El nombre de su mascota era Tamit, y se cuenta que luego de su muerte, el príncipe egipcio le construyó un magnífico sarcófago hecho de piedra con bellos relieves e inscripciones.

El amor por los gatos en el antiguo Egipto era tal que según Heródoto los dueños del animal solían depilarse las cejas en señal de duelo por la muerte de este animal.


LOS MONOS

El tener a un mono o ky como mascota puede parecer más extraño en nuestros tiempos, sin embargo, en el antiguo Egipto estos animales eran muy populares. Se dice que solían ser utilizados para la recolección de frutos que estaban en las partes más altas de palmeras o higueras, también eran usados para mantener el orden público, tal como los policías actuales usan a los perros. Se dice por ejemplo que en los mercados los monos solían acompañar a los llamados medyais, un cuerpo especial de la policía egipcia.

Además, debido a la costumbre de los babuinos de emitir chillidos al amanecer, los antiguos egipcios consideraban que eran tan inteligentes que incluso le rendían culto al sol, por lo que se ganaban un aprecio especial en esta civilización.


LOS PRIMEROS VETERINARIOS

El estudio de las momias de estas mascotas ha logrado comprobar el buen cuidado que le daban los dueños a sus mascotas. Se cree que durante su vida terrenal los dueños no solo se preocupaban por su aspecto físico exterior (vistiéndolos con alhajas o correas especiales) sino que además, eran bien alimentados  y gozaban por lo general de buena salud.

Es más, se cree que fue en Egipto donde se ejerció por primera vez la veterinaria. En un papiro llamado Papiro Kahun (1800 a.C.), hay una lista de fórmulas y consejos para el tratamiento de diversos animales del antiguo Egipto. En estos textos se dice por ejemplo cómo tratar a una vaca enferma o un toro resfriado, cómo curar a un perro con úlcera de gusanos, además de fracturas, castraciones, tratamientos con baños fríos y calientes, cauterizaciones, entre otros.


No hay comentarios: