EL INCENDIO DE LA LIBRERÍA JFK: EL INCIDENTE DE BOSTON DEL QUE NADIE HABLA




Por Percy Taira

Continuando con las informaciones paralelas a las oficiales que están surgiendo en torno al atentado ocurrido en Boston el pasado 15 de abril, hoy hablaremos de un incidente que ha pasado casi desapercibido por los medios de prensa convencionales y que corre el riesgo de desaparecer de la memoria de los hechos que acompañaron este terrible atentado.

Y es que tal como ocurrió con el edificio #7 del World Trade Center que se vino al suelo de manera inexplicable (en caída libre)  durante los atentados del 11 de septiembre del 2001, a pesar de que en él no se estrelló ningún avión (para nuestros amigos que desconozcan esta historia revisen este post anteriorque publicamos en Expediente Oculto), hubo un hecho que ocurrió justo en el momento en que estallaron las dos bombas de la maratón de Boston: el incendio de la Librería y Museo John F. Kennedy.


EL “INCENDIO” DE LA LIBRERÍA JFK

Como muchos sabrán a estas alturas, alrededor de las 3 de la tarde, dos bombas estallaron en la calle Boylston de la ciudad de Boston. Lo curioso del asunto, es que una media hora después, muchos medios de comunicación informaron de otra explosión, esta vez, ocurrida unas cuadras más atrás, en la importante Librería y Museo John F. Kennedy.

Las primeras informaciones hablaban efectivamente de un estallido y poca o ninguna duda había de que este hecho estaba vinculado con el atentado de la maratón. Incluso uno de los funcionarios de la librería señaló que se encontró un artefacto explosivo, sin embargo, pocos minutos después, los medios “aclararon” el panorama, los funcionarios de la librería se retractaron y dijeron que aquello era un hecho aislado, que no estalló ninguna bomba y que sólo se trataba de un simple incendio.

Pero eso fue lo único que se dijo, no se dieron mayores datos como por ejemplo: ¿cómo se inició? Y si es que fue provocado ¿quién lo provocó? Los datos que surgieron hablaron nada más que de un incendio y de que se había afectado una parte del local provocando la quema de algunos archivos, aunque tampoco se precisó qué tipo de archivos. Es decir, silencio absoluto. Al parecer, los medios de comunicación, con la sola palabra de las autoridades y funcionarios, se quedaron conformes y no ahondaron más allá en el asunto.


Si nos vamos a las probabilidades cabe preguntarse: ¿Cuál es la probabilidad de que un incendio ocurra en la misma zona, en el momento exacto, en que se realiza un atentado terrorista, y sea un hecho aislado? Y si es así, ¿por qué se descartó tan rápido, en pocas horas, que ese hecho no tenía ningún tipo de vínculo con el atentado? ¿Qué investigación antiterrorista se hizo para llegar a tal conclusión? Quizá no haya sido una bomba, pero por qué se descartó tan rápido de que el incendio no fue provocado, y provocado además por algún miembro terrorista.

 Recordemos que el edificio #7 que cayó el 11S albergaba oficinas oficiales del gobierno estadounidense, incluidas oficinas de impuestos (en cuyos archivos estaban importantes casos de evasión de impuestos) y de agencias de inteligencia. No sabemos qué documentos se hayan quemado o dañado en este último incendio, quizá no haya ninguno importante para la política actual debido principalmente a que se trata de documentos históricos, sin embargo, vale la sospecha de por qué, si fue un incendio provocado, generaron este incendio.


¿UN MENSAJE?

Quizá la respuesta que podría vincular este hecho a un acto terrorista está en el mensaje que se haya intentado dar. Recordemos que el día de la maratón de Boston, se celebraba también el Día del Patriota, en el que se recuerda el alzamiento de los estadounidenses contra Inglaterra, tomemos en cuenta también, que justamente este 2013, se celebra los 50 años del asesinato del presidente John F. Kennedy.

También agregamos como elementos que justo en el día del atentado de Boston se estaban discutiendo dos temas importantes en los Estados Unidos, el tema del control de armas y la ley de inmigración. Temas que evidentemente molestan a un grupo sobre todo de la extrema derecha de los Estados Unidos.

Si bien hasta el momento se cree que los únicos sospechosos son los hermanos Tamerlan y Dzhojar Tsarnaev (inmigrantes por cierto, vaya casualidad) los vínculos que estos hayan podido tener dentro o fuera de los Estados Unidos, aún se están investigando.

Si fuera el caso de que los autores e ideólogos hayan sido personas internas, quizá este atentado haya tenido como fondo un mensaje que vincularía un hecho importante en la historia de los Estados Unidos, como su independencia, y el asesinato de uno de los presidentes más queridos por este pueblo.

Quién sabe, quizá la teoría de que detrás de estos atentados haya estado un grupo de extrema derecha estadounidense no debería ser descartarse del todo.

No hay comentarios: