HOMBRE IRRUMPE EN SU PROPIO VELORIO

¿Parecidos? a la izquierda, Genivaldo Santos, a la derecha, Gilberto Araujo.


Un hecho muy curioso y confuso a la vez ocurrió en Brasil. Una familia de la ciudad brasileña de Alagoinhas en el estado de Bahía, estaba velando el cuerpo de su hijo, sin embargo, éste, estaba vivo, y al parecer, el cuerpo velado, era de otra persona.

Gilberto Araujo, un lavador de carros, pensó que todo era una broma cuando vio a sus parientes y amigos llorando su supuesta muerte, y a un cuerpo que no era de él.

Todo comenzó cuando se dio la noticia de que un lavador de carros había muerto en un tiroteo. Entonces José Marcos Araujo, se acercó a la morgue e identificó el cadáver como el de su hermano, Gilberto.

Luego el cuerpo fue llevado a la casa de la familia. Tras escuchar los rumores de que lo estaban velando, Gilberto llamó a sus parientes para decirles que estaba vivo, pero nadie le contestó el teléfono. Luego se comunicó con un amigo que estaba en el funeral y este pensó que se trataba de un chiste macabro.

“Un colega me dijo que había un ataúd en el yo que estaba muerto. Así que dije: chicos, pero yo estoy vivo, que me pellizquen”, dijo Araujo.

Fue entonces que Gilberto decidió presentarse en la casa provocando no sólo el pánico de los familiares y amigos, sino también en todo el vecindario. 

“Fue un shock. Una chica se desmayó, había gente corriendo. La calle se llenó de bicicletas y autos de personas huyendo”, contó María Menezes, una vendedora que estaba presente en el funeral.

La policía confirmó que la identidad del hombre fallecido y confundido con Gilberto se llamaba Genivaldo Santos Gama.

Así informó la televisión brasileña.



No hay comentarios: