EL ORIGEN DE LA CAMISETA MORADA DE ALIANZA LIMA


 Alianza Lima es el único equipo en el mundo que cambia el color de su camiseta por un culto religioso.


Por Percy Taira

En un artículo anterior revisamos la historia del culto del Señor de los Milagros, y es que al parecer, cuando ese hombre de raza negra, esclavo, de la Cofradía de negros angolas, pintó en una pared de la zona de Pachacamilla (actual avenida Tacna con Huancavelica) la imagen del Cristo crucificado en el año 1651, nunca imaginó que aquella pintura establecería un culto que tiene más de 350 años de historia en nuestra capital.

Lo mismo pudo suceder con Antonia Lucía del Espíritu Santo, sierva de Dios, quien jamás habrá imaginado que al vestir un hábito morado y un cordón blanco para dar culto a la imagen del Señor de los Milagros, daría pie a una tradición que se mantiene hasta nuestros tiempos. Tradición de fe y devoción que el pueblo limeño supo reflejar hasta en un espacio que parece compartir también el fervor casi religioso de la gente: el fútbol.

Hablamos del club Alianza Lima, un club popular, nacido en 1901 en los barrios más pobres de Lima, y cuyos primeros hinchas, miembros del club y jugadores, eran en su mayoría, descendientes de aquella raza negra como aquel hombre que pintó la imagen venerada.

Quizá sea por esta relación ancestral, de sangre, que los ligaba con el pasado, pero desde su fundación el equipo de Alianza Lima, compartió también este fervor de su gente por el Señor de los Milagros. Y es que hasta la fecha, la conexión con el Cristo Moreno, continúa, por ejemplo, antes de salir a la cancha de su estadio, existe una imagen del Señor de los Milagros, que los jugadores tocan y se persignan, también, cada mes de octubre, es costumbre que todo el equipo así como sus dirigentes asisten a las procesiones para rendir homenaje a la imagen.

Pero esto quizá no sea el detalle más llamativo que demuestra la veneración de este equipo por el Señor de los Milagros, y es que Alianza Lima tiene una particularidad: es el único equipo en el mundo que cambia el color de su vestimenta principal, en un mes determinado del año, para mostrar también sus respetos al también llamado Cristo de Pachacamilla.


EL ORIGEN DE LA CAMISETA MORADA DE ALIANZA LIMA

Sólo en el mes de octubre, el equipo blanquiazul cambia su camiseta a color morado.


Dice la historia popular, que cerca al mes de septiembre de 1955, un miembro del club, el Chino Pepe Carrión, utilero de la escuadra aliancista, se encontraba en aprietos. El club no tenía dinero para pagar el costo de las camisetas del equipo a la empresa que las fabricaba por lo que esta se negaba a fabricarlas. Aquellas camisetas, tal y como es ahora, consistían en rayas verticales azules y blancas y no había cómo comprar las telas para fabricarlas.

Siendo el utilero, el Chino Pepe, debía encontrar la forma de conseguir algún tipo de camisetas pues en los próximos días tenían un encuentro importante con otro club clásico del fútbol peruano, el Deportivo Municipal.

Fue entonces cuando el Chino Pepe, que además de ser utilero del club formaba parte del grupo de fieles del Señor de los Milagros, decidió, ante la necesidad, pedir las telas sobrantes de los hábitos al Monasterio de las Nazarenas. Como hemos dicho, estas telas eran de color morado. Al Chino Pepe este detalle no le importó, al final de cuentas pensó que entre los colores azul y morado no había tanta diferencia, así que decidió usarlas.

Con las telas en mano, fue hasta la empresa para que hiciera estas camisetas de emergencia. La empresa entonces fabricó camisetas moradas, pantalones blancos y medias moradas al equipo.

El día del partido contra el Deportivo Municipal llegó. Era un 25 de septiembre de 1955, y para sorpresa del público asistente, el equipo blanquiazul, se presentaba con camisetas moradas. De inmediato, el dirigente del club de ese entonces, Alfonso  de Souza Ferreyra, se disgustó desde las tribunas pues consideraba que el cambio de color de la camiseta, sin su permiso además, profanaba la historia del club, y cuentan que desde la tribuna, a un solo grito, despidió al práctico utilero, antes de que comience el partido.

Sin embargo, no se si sabe si fue gracias a la camiseta morada o no, Alianza Lima venció a su rival por un gol a cero.

En una entrevista publicada por la revista Don Balón Perú el 26 de octubre de 1998, el Chino Pepe, cuenta lo que sucedió después del partido con el dirigente.

“Entonces Don Alfonso se calmó, comprendió los apuros que había tenido para vestir al equipo y me dijo que para la próxima vez le sacara la raya azul a las camisetas habituales y le pusiera la morada. El trabajo me lo hizo un japonés en la Parada”.

El siguiente partido se realizó el domingo 2 de octubre, mes del Señor de los Milagros, y Alianza Lima se enfrentaba a un nuevo equipo también tradicional, el Ciclista Lima. Esta vez, el equipo dejó a un lado su camiseta de rayas blanquiazules para presentarse con una camiseta rayada blanquimorada. El partido quedó 3 a 3, pero eso fue lo de menos, pues tanto los miembros del club, como los jugadores, así como los hinchas, les agradó la idea de homenajear al Señor de los Milagros, con la camiseta del equipo.

Y desde entonces, cada mes de octubre, para seguir con la tradición el equipo blanquiazul viste de morado para enfrentar a sus rivales. Como hemos dicho, el caso del Alianza Lima, es, hasta donde conocemos, el único caso en el mundo en que un equipo de fútbol cambia los colores de su camiseta oficial por un culto religioso. En este caso, la fe religiosa con la pasión del fútbol, mezclados con el beneplácito del pueblo.

3 comentarios:

4R3SIUS dijo...

Pero en realidad no es por un culto. Fue por no contar con medios para armar las camisetas usuales; luego, se buscó amarrar la necesidad con el tema religioso. Nadie discute la devoción que puedan tener, pero el origen del cambio no es religioso.

Guillermin dijo...

Las mas bellas hinchas del
Alianza Lima, modelos peruanas y Peruanas famosas con la camiseta grone aqui

Ricardo Calderon dijo...

Si es por un culto. Solo que nació de manera anecdotica. En ese entonces no fue por culto sino por salir del percance pero hoy por hoy es por culto y tradición.