COLABORACIÓN: LAS MOMIAS DE GUANAJUATO



Por Jesús Gómez* (España)

Cuando hablamos de momias a todos se nos viene a la cabeza Egipto, el país de los faraones… y de las momias.

Egipto fue la civilización pionera en muchos conocimientos de los cuales hoy aún no sabemos darle explicación, particularmente, yo como investigador de todo lo relacionado con el Antiguo Egipto debo decir que aquella civilización fue experta en muchas materias de la ciencia moderna que conocemos hoy y que se terminaron extendiendo por toda la Tierra, como por ejemplo, la momificación.

La momificación es la técnica empleada sobre un cadáver de ser humano o animal que mediante el embalsamamiento o por medio de circunstancias naturales, se han conservado en buen estado mucho tiempo después de la muerte.


Técnica de momificación en el Antiguo Egipto

Las momias es otro de mis temas favoritos que me apasiona y en el mundo hay muchas momias y de diversos tipos, hoy os hablaré de las momias de Guanajuato, en México.

En 1865 se llevó a cabo la primera exhumación debido a que el panteón municipal de la localidad estaba lleno por completo de cadáveres y muchos de ellos no estaban al corriente de los pagos de los nichos.

Fue por aquel entonces cuando se dieron cuenta que muchos cuerpos enterrados allí se encontraban en perfecto estado de conservación debido a la momificación de los mismos.


El primer cuerpo en ser trasladado fue el de un médico francés llamado Remigio Leroy.

No fue hasta 1869 cuando no se dieron por concluidas las exhumaciones, cuatro años después de sacar el primer cuerpo.

En total se reunieron 111 momias de diferentes edades y sexos, las momias fueron alojadas en un almacén que más tarde fue abierto al público dado el interés que despertaron estas momias en la pequeña localidad.


En 2007 se llevó a cabo una restauración de la galería donde encontraban expuestas las momias debido a que la acción de las ratas y las diferentes condiciones de temperatura y humedad no eran las más idóneas para la conservación de los cuerpos.

Fue entonces con la restauración de la galería cuando se decidió que las momias estarían expuestas al público tras un cristal protector que las protegería de todos los agentes externos que pudieran dañar los cadáveres.

La galería estaba dividida por secciones;

-Bebés
-Muertes trágicas
-Madre e hijo
-Vestidos típicos


El Museo de las momias de Guanajuato posee página web http://www.momiasdeguanajuato.gob.mx/ donde se puede consultar más información al respecto como localización, horarios, etc.



Un auténtico museo de los horrores, no apto para personas sensibles y no muy distantes de las galerías inmensas de momias que podemos contemplar en la vieja Europa y de las que os hablaré en próximos artículos.

Para terminar este artículo y relacionado con estos temas y la muerte siempre recurro a una de mis proverbios favoritos recogido en el Génesis;

"Memento homo quia pulvis es et in pulverem reverteris"
"Recuerda hombre, que polvo eres y al polvo regresarás"


* Puedes encontrarme en las distintas redes sociales y en mi correo:


5 comentarios:

GASPAR BÚFALO dijo...

Mucha razón tiene nuestro amigo de Expediente Oculto, Jesús Gómez, al afirmar que las MOMIAS DE GUANAJUATO son un auténtico MUSEO DE LOS HORRORES, no apto para personas sensibles; y les voy a contar porqué estoy tan seguro de que no se equivoca al decirnos éso...

Hace algunos años, visité junto con mi familia, el MUSEO de las MOMIAS de GUANAJUATO...

Y ahí mismo, entre la gente que visita el museo y las personas que cuidan el museo, se cuenta una historia de terror como la verdadera razón por la cual las momias tuvieron que ser resguardadas dentro de una vitrina...

Cuenta la leyenda que en una ocasión, una señora que visitaba el museo, llevaba puesto un rebozo a manera de bufanda...

El rebozo es una prenda de vestir femenina que se lleva en el cuello, y que es muy usada en México; es de forma rectangular y de una sola pieza, y pueden ser hechos de algodón, lana o seda...

Pues bien, se dice que cuando la señora estaba contemplando las momias, de pronto, sin darse cuenta, el rebozo que llevaba se atoró de manera accidental en una de las momias, de tal manera que al seguir caminando la señora, jaló a la momia hacia sí y al voltear a ver que pasaba, miró que la momia se le venía encima...

Entonces la señora lanzó un fuerte grito de terror, creyendo que la momia la seguía y que se la quería llevar con ella...

Y totalmente horrorizada, la señora se murió ahí mismo en el Museo, gritando y suplicando de manera pavorosa que le quitaran a la momia de encima porque se la quería llevar, y entonces la gente del pueblo empezó a rumorear que la momia se había llevado a la señora con ella...

Y es así como a partir de ése momento que las autoridades decidieron ponerle una vitrina a las momias para prevenir cualquier tipo de accidente como el que le pasó a ésa pobre señora..

GASPAR BÚFALO dijo...

Considero que es importante aclarar que la MOMIFICACIÓN de los cuerpos que están en el Museo de la ciudad de Guanajuato en México, es debido a que dichos cuerpos fueron enterrados en una tierra ROJIZA, ALTAMENTE MINERALIZADA.

GASPAR BÚFALO dijo...

Y ya que hablamos de GUANAJUATO, es importante recalcar que dicha ciudad es considerada como uno de los lugares más románticos de México, por sus estrechas y empinadas callejuelas, sus numerosas iglesias y viejas casonas multicolores, y por sus historias de amor, la mayoría de ellas relacionadas con el famosísimo "CALLEJÓN DEL BESO".

Y así, todo aquél que llega a Guanajuato, sobre todo si es en pareja, pregunta por este sitio tan singular, donde se han acuñado diversas leyendas, como la que habla del amor de Doña Carmen y Don Carlos, una de las más sorprendentes por su valor trágico y romántico.

Según los lugareños, Carmen era hija única de un padre intransigente y violento que la tenía casi aislada de la sociedad, a fin de evitar que le llegara el amor y la arrebatara de su lado.
No obstante, en algunas "escapadas", Carmen fue cortejada por Carlos, un humilde minero, con el que se veía en un templo cercano a su hogar.

Al ser descubierta tuvo que soportar el encierro al que la sometió su padre, bajo la amenaza de enviarla a un convento y casarla en España con un viejo y rico noble, con el que, además, acrecentaría el padre su mermada hacienda.

En aquella época, todas las doncellas tenían a su dama de compañía, así que la bella mujer acudió a ella para pedirle que le entregara una carta a Carlos en la que le revela el trágico suceso.

Mil conjeturas se hizo el joven enamorado, pero de ellas hubo una que le pareció la más acertada. Una ventana de la casa de Carmen daba hacia un angosto callejón, tan estrecho, que era posible, asomado a la ventana, tocar con la mano la pared de enfrente. Si lograba entrar a la casa frontera podría hablar con su amada, y entre los dos, encontrar una solución a su problema. Preguntó quién era el dueño de aquella casa y la adquirió a "precio de oro".

Así, los enamorados tuvieron largas noches para consumar su amor hasta que un día el padre escuchó los murmullos y entró a la habitación de Carmen y encontró a la pareja reunida. Enfurecido y en gran acto de violencia, clavó una daga en el pecho de su hija.

Ante la tragedia, Carlos enmudeció de espanto y dejó en sus manos, tersas y sin vida, un tierno beso.
El joven no pudo soportar vivir sin el amor de Carmen y desesperado se suicidó, tirándose desde el brocal del tiro principal de La Mina de la Valenciana.

La leyenda se corona con una advertencia: La pareja que visite este sitio y se de un beso en el tercer escalón de este afluente angosto logrará su felicidad durante siete años, sin embargo, quien no lo haga y pise el lugar, tendrá siete años de mala suerte.

((CONTINUARÁ))

GASPAR BÚFALO dijo...

Para las personas que no llevan pareja, no pesa ninguna maldición, pero sí se les recomienda que busquen pareja rápido y al encontrarla, no duden en visitar juntos este lugar situado en la bella ciudad de GUANAJUATO.

"EL CALLEJÓN DEL BESO" destaca por su estrechez, ya que sólo mide 68 centímetros de ancho.
Su atractivo radica en que los balcones de las dos fincas de este callejón prácticamente se tocan.

Ubicado en las faldas del Cerro del Gallo, en un barrio cuya construcción data del siglo XVIII, la edificación de las casas que conforman el callejón son sencillas y en un estilo peculiar acorde a la topografía de Guanajuato.

Confluye a este Callejón el del Patrocinio, a cuyo término se levanta la puerta principal de la Ex-Hacienda del Patrocinio de NUESTRA SEÑORA DE GUANAJUATO, la cual formó parte de un conjunto de haciendas que se extendieron a lo largo de la cañada del Real de Minas.

Bajando desde el oeste por la Avenida Juárez, uno de los primeros atractivos que salen al paso es el Mercado Hidalgo. Aunque un poco desordenado, alberga un sin fin de recuerdos y artesanías relativas a la ciudad, al igual que dulces y comidas típicas.

Continuando calle abajo, aparece la plaza del Ropero con una fuente en medio y pequeños y estrechos caminos que salen de ella. Una de esas veredas, la que da hacia el cerro, es la que lleva al famoso "CALLEJÓN DEL BESO", estrecho y oculto rincón donde caben justo dos personas.

Sin duda alguna, "EL CALLEJÓN DEL BESO", es el lugar que por curiosidad o romanticismo se ha convertido en uno de los más visitados de esta ciudad.
A la fecha, cientos de estudiantes, turistas y pueblerinos solicitan a los dueños actuales subir a las habitaciones para prometerse amor eterno...

Así es de que... todos mis amig@s de Expediente Oculto quedan cordialmente invitados para visitar en sus próximas vacaciones "EL CALLEJÓN DEL BESO" en Guanajuato, México, obviamente sin olvidar ir acompañados de su pareja, para jurarse ahí, en el famoso CALLEJÓN, un "AMOR ETERNO" muy a la mexicana... ¿Cómo la ven?

GASPAR BÚFALO dijo...

¿SABÍAN QUE LAS MOMIAS DE GUANAJUATO, LITERALMENTE CONTINÚAN EN EL MÁS ALLÁ...?

Sí amig@s de Expediente Oculto, resulta que son 36 los cuerpos momificados que están EXTRAVIADOS en Estados Unidos, lo que propició un litigio para que los cuerpos regresen a las vitrinas del Museo de las Momias.

En junio de 2011, el gobierno municipal de Guanajuato vio por última vez los cadáveres, que fueron entregados a una empresa privada para su exhibición en el extranjero.

“El caso está en tribunales y es cuestión de juzgados y de cuestión jurídica. Por supuesto que para esta administración lo más importante es que las momias estén de regreso.”

Pero el empresario defraudador está desaparecido, incluso había puesto en prenda propiedades en Yucatán, las cuales luego se comprobó que no eran de su propiedad.

La cantidad que se esperaba obtener es de al menos 240 mil dólares por año, de los cuales Guanajuato no ha recibido un centavo, por lo que ya se inició un litigio en contra de quienes resulten responsables...

Fuente de la noticia:
http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&seccion=seccion-nacional&cat=1&id_nota=868182