EL ORIGEN DEL NOMBRE DE POLVOS AZULES



Antigua calle Polvos Azules que fuera abarrotada por muchos años por comerciantes.


Por Percy Taira


No hay limeño y podría decir que hay pocos peruanos, que no haya oído hablar de Polvos Azules. Un campo ferial que comenzó en los años ochentas e inicios de los noventas como un lugar de ventas de productos variados a la espalda del Palacio de Gobierno, cercado por el río Rímac, en pleno Centro Histórico de Lima y que ya en tiempos modernos, se trasladó y se formó como un Centro Comercial importante en el distrito de La Victoria. Pues bien, lo que pocos conocen y quizá muy pocos se han preguntado, es sobre el origen de este curioso nombre, que además, parece no tener relación con ningún tipo de producto comerciable.

Lo primero que hay que decir es que el nombre no fue creado como un nombre comercial para designar a un determinado grupo de comerciantes, sino, que fueron los comerciantes quienes adoptaron este nombre de la calle en la que se ubicaron, como hemos dicho, a la espalda del propio Palacio de Gobierno. Es decir, una calle llamada Polvos Azules, antes que se llamara jirón Santa o Alameda Chabuca Granda. Ahora bien, si bien este nombre ya es extraño para un Centro Comercial más aún podría serlo para una calle. ¿Cómo se originó el nombre de esta calle?


La calle Polvos Azules


Actual C. C. Polvos Azules ubicado en el distrito limeño de La Victoria. 

En el libro “Las viejas calles de Lima” escrito por el historiador peruano, Juan Bromley, podemos hallar la respuesta a esta interrogante. En esta obra se señala que el nombre de esta calle se habría originado nada menos que en honor a un surtidor de cueros del siglo XVI que había descubierto la forma de teñir de color azul los cordobanes (cuero de macho cabrío o cabra).

Esto nos cuenta Bromley:

“En la sesión celebrada por el Cabildo de Lima el 12 de febrero de 1573, se dio cuenta de una solicitud presentada por Gaspar de los Reyes, en las que decía que hacía cuatro meses que había venido a la ciudad, que se había casado aquí y que usando su oficio de zurrador o surtidor de cueros había descubierto la forma de teñir de color azul los cordobanes; y que como inventor de ello pedía que durante cuatro años se le otorgase la exclusiva de esa clase de teñido azul. El Cabildo acordó que ‘porque el dicho Gaspar de los Reyes sea gratificado del trabajo e industria con que ha salido, ninguno en esta ciudad ni en su jurisdicción no pueda teñir cueros de azul sino el dicho Gaspar de los Reyes; y que esto sea en los tres años primeros siguientes y no más, y que después puedan todos teñir libremente’. Como el zurrador que nos ocupa tuvo su establecimiento de venta de cordobanes azules en esta calle, ella tomó el nombre de Polvos Azules, con el que ha perdurado”.

Así que como ven, misterio resuelto, el nombre de la calle Polvos Azules, que luego pasó a ser el nombre de este grupo originario de comerciantes se debió a la admirable labor de un surtidor de cueros, en honor a él, la zona continuó siendo por muchas décadas centro de comercio, aunque ya no solo de cueros, sino de otro tipo de vestidos, electrodomésticos, y diversos productos comerciables. Hoy en día, como hemos dicho, Polvos Azules dejó el lugar para dar paso a una más atractiva y turística Alameda Chabuca Granda, aunque ahora, en su nueva ubicación en el distrito de La Victoria, continúa con la labor de vender diversos productos a sus fieles compradores.


2 comentarios:

Sergio L.Pelaez Reyes dijo...

Creo que quizas sin proponerselo este grupo de limeños comerciantes le rinden tributo a este limeño de antaño que pudo descubrir la manera de teñir los cueros de color azul.

Sergio L.Pelaez Reyes dijo...

Creo que quizá sin querer estos comerciantes limeños le rinden homenaje al perdurar el nombre de Polvos Azules a este limeño de antaño que tuvo la originalidad de descubrir el modo de teñir los cueros de color azul.