LA DECLARACIÓN JURADA DE WALTER HAUT, EL OFICIAL QUE DIO LA NOTICIA SOBRE EL CASO ROSWELL


Titular que pasaría la historia: "RAAF captura platillo volador en rancho de Roswell".



Por Percy Taira


A propósito de las declaraciones del ex agente del Servicio de Inteligencia (CIA), de los Estados Unidos, Chase Brandon, confirmando la colisión el 2 de julio de 1947 en Roswell, Nuevo México, Estados Unidos, de un supuesto Objeto Volador no Identificado, entendido como una nave extraterrestre, (leer noticia) valdría recordar un hecho que lamentablemente es poco conocido, incluso por amantes del fenómeno ovni, y es, la declaración jurada de Walter Haut, el oficial de información pública de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, y quien redactó y lanzó, el 8 de julio de ese año,  el comunicado de prensa militar que señalaba que lo que se había estrellado en Roswell fue un "platillo volador", a los medios de comunicación de los Estados Unidos.

Como saben, horas después, la versión oficial de las fuerzas militares estadounidenses cambió y luego se dijo que aquello no era una nave extraterrestre sino, un globo metereológico, dejando de lado (o dejando como una mentira), la primera versión dada por Haunt a los medios de comunicación.

Pues bien, quizá por este resentimiento, Haut, antes de morir quiso dejar constancia de la "verdad" de lo que ocurrió en Roswell. Para ello, dejó una declaración jurada en la que contaba lo que realmente se estrelló en Roswell y todo lo que rodeó ese hecho, esta declaración, realizada en el año 2002, bajo pedido expreso de Haut, debía ser abierta y conocida, solo después de su muerte. Su muerte ocurrió en el 2005, y se hizo pública en el 2007.

En resumen, el texto dice que la historia del globo metereológico fue un ocultamiento, y que fue verdad que lo que se estrelló en Roswell fue una nave extraterrestre y que incluso, se lograron recuperar cuerpos de los extraños seres.

Haut señala que los militares llevaron la nave a un hangar, y además revela que luego, se realizó una reunión de alto nivel a la que asistieron el comandante de la base, coronel William Blanchard, y el comandante de la Octava Fuerza Aérea, Campo del Ejército Aéreo, Gen Ramey. En esa reunión, todos pudieron ver parte de los restos de esa nave, y que entre los presentes se pasaron estos restos para consultar si alguno sabía de qué materiales se trataba, ninguno supo reconocer los materiales que eran presentados.

Esta es la declaración jurada hecha por Walter Haunt sobre el caso Roswell antes de su muerte.

Fecha:  Diciembre 26, 2002
Testigo:  Chris Xxxxxx
Notario:  Beverlee Morgan

(1) Mi nombre es Walter G. Haut

(2), nací el 02 de junio 1922

(3) Mi dirección es 1405 W. 7th Street, Roswell, NM 88203

(4) estoy jubilado.

(5) En julio de 1947, estaba en la Base Aérea Militar de Roswell en Roswell, Nuevo México, sirviendo como Oficial de Información Pública de la base. Me había pasado la semana del 4 de julio (sábado, día 5, y el domingo, el día 6) en mi residencia privada a unos 10 kilómetros al norte de la base, que se encuentra al sur de la ciudad.

(6) Me enteré de que alguien había informado sobre los restos de un vehículo caído al mediodía después de mi regreso al servicio en la base el lunes, 7 de julio. Yo era consciente de que el mayor Jesse A. Marcel, jefe de Inteligencia, fue enviado por el comandante de la base, el Coronel William Blanchard, para investigar.

(7) Al final de la tarde de ese mismo día, me enteré que otros informes de civiles reportaron un segundo sitio, justo al norte de Roswell. Me pasaba la mayor parte del día atendiendo a mis tareas habituales oyendo poco y nada más.

(8) En la mañana del Martes, 08 de julio, asistí a la reunión del personal regular a las 7:30 am Además de Blanchard, Marcel; CIC [Contrainteligencia Corp] el capitán Sheridan Cavitt; el coronel James I. Hopkins, el oficial de operaciones; el teniente coronel Ulysses S. Nero, y de Carswell AAF en Fort Worth, Texas, el jefe de Blanchard, Brig. el general Roger Ramey y su jefe de gabinete, el coronel Thomas J. Dubose también estuvieron presentes. El principal tema de discusión fue el reporte de Marcel y Cavitt con respecto a un amplio campo de escombros en el condado de Lincoln aprox. 75 millas al noroeste de Roswell. Un informe preliminar fue proporcionado por Blanchard sobre el segundo sitio de aprox. 40 millas al norte de la ciudad. Las muestras de los restos se pasaron alrededor de la mesa. No se parecía a cualquier material que tuve o he visto en mi vida. Las piezas se asemejaban a una lámina de metal, papel fino, pero extremadamente fuerte, y piezas con marcas inusuales a lo largo de su longitud, esto se pasó de hombre a hombre, cada uno expresando su opinión. Nadie fue capaz de identificar los restos del accidente.

(9) Una de las preocupaciones principales que se trataron en la reunión era si debíamos hacer o no público  el descubrimiento. El general Ramey propuso un plan, que creo que se originó a partir de sus jefes en el Pentágono. Se debía de desviar la atención del más importante sitio del pueblo del norte mediante el reconocimiento de la otra ubicación. Demasiados civiles ya estaban participando, y la prensa ya habían sido informados. No se me informó por completo cómo se llevaría a cabo.

(10) Aproximadamente a las 9:30 de la mañana el Coronel Blanchard llamó por teléfono a mi oficina y me dictó el comunicado de prensa que decía que teníamos en nuestro poder un platillo volador, obtenido en un rancho al noroeste de Roswell. Yo iba a entregar el comunicado de prensa a las estaciones de radio y KGFL KSWS, y los periódicos Daily Record y el Morning Dispatch.

(11) En el momento en el comunicado de prensa llegó a los servicios de cable, mi oficina estaba inundada de llamadas telefónicas de todo el mundo. Los mensajes se apilaban en mi escritorio, y en lugar de lidiar con la preocupación de los medios de comunicación, el Coronel Blanchard sugirió que me vaya a casa y me “esconda”.

(12) Antes de salir de la base, el coronel Blanchard me llevó personalmente al edificio de 84 [AKA Hangar P-3], un hangar B-29 situado en el lado este de la pista. Cuando el primero se acerca al edificio, observé que estaba bajo una fuerte vigilancia tanto dentro como fuera. Una vez dentro, se me permitió desde una distancia segura observar primero el objeto que se acaba de recuperar al norte de la ciudad. Era de aprox. de 12 a 15 pies de largo, no es tan ancho, alrededor de 6 pies de alto, más de una forma de huevo. La iluminación era pobre, pero su superficie parecía metálica. No eran visibles ventanas, puertas, alas, sección de cola, o tren de aterrizaje.

(13) También a distancia, pude ver un par de cuerpos bajo una lona. Sólo las cabezas se extendía más allá de la cubierta, y yo no era capaz de distinguir cualquier característica. Las cabezas no parecen mayor de lo normal y el contorno de la tela sugirió el tamaño de un niño de 10 años de edad. En una fecha posterior en la oficina de Blanchard, él extendió su brazo alrededor de 4 pies sobre el suelo para indicar la altura.

(14) Se me informó de una morgue temporal creada para dar cabida a los cuerpos recuperados.

(15) Se me informó que los restos no era "caliente" (radiactivo).

(16) A su regreso de Fort Worth, el mayor Marcel estaba recogiendo los restos de la nave a la oficina del general Ramey, y después de regresar de una sala de mapas, se sustituyó por la búsqueda de los restos de un globo meteorológico y de un radar cometa, mientras él estaba fuera de la habitación. Marcel estaba muy molesto por esta situación. Nosotros no hablamos de ello de nuevo.

(17) Yo estaba permitido a hacer al menos una visita a uno de los sitios de recuperación durante la limpieza militar. Me volvería a la base con algunos de los restos que yo mostraría en mi oficina.

(18) Me di cuenta de dos equipos separados volvería a cada sitio meses después para búsquedas periódicas de las pruebas restantes.

(19) Estoy convencido que lo que personalmente observé fue un cierto tipo de nave y con una tripulación proveniente del espacio exterior.

(20) A mí no me han pagado ni ha dado algo de valor para hacer esta declaración, y es la verdad como mejor lo recuerdo.

Firmado:  Walter G. Haut
Diciembre 26, 2002



Esta es pues la declaración jurada de Walter Haut, al leer esto por supuesto, surgen varias preguntas y comentarios, en principio, el testimonio del ex agente de la CIA, Chase Brandon, de alguna forma coincide con lo planteado por Haut, es decir, lo que se estrelló en Roswell no fue un globo meteorológico sino, una especie de nave probablemente extraterrestre y que además, se lograron recuperar los cuerpos de estos seres. Ahora, bien, con respecto al caso de Walter Haut, lo que llama mi atención es por qué un hombre diría algo así y además, a través de una declaración jurada, si lo que dice no es verdad o es simple fantasía, más aún, hacerlo después de su muerte, es decir, por qué un hombre querría quedarse como imagen después de muerto, de ser el hombre que vio un “platillo volador” si es que este mismo hombre no creyera lo que realmente vio.

Segundo, respecto a Roswell siempre me pareció intrigante que la primera versión militar luego de la caída de este extraño objeto en Roswell, fuera la de los platillos voladores, es decir, al darse enterados del hecho, la versión que saca las fuerzas militares es la de la nave extraterrestre y es luego, cuando cambia su versión a la de globo meteorológico. Si me preguntan, diría, que la primera versión corresponde evidentemente a una decisión tomada en “caliente”, a las pocas horas de ocurrido el hecho, y en este caso, creo, tiene más validez que la segunda declaración, que luego de reuniones y conversaciones, pueda lanzarse a la prensa. Es decir, para mí, la primera versión que se estrelló un ovni en Nuevo México, tiene más validez (sea lo que haya sido este objeto) porque al ser lanzada en caliente, puede resultar más honesta, que la segunda versión, ya más meditada y pensada, que es la de un globo meteorológico.

Y por último, y dando cabida a la opinión de los escépticos, resulta curioso que dando por verdad que la primera intención de las fuerzas militares fue la de dar a conocer a la opinión pública la captura de una nave extraterrestre, ¿no es extraño que los Estados Unidos haya lanzado la noticia así tan fácil? Es decir, ¿que los Estados Unidos hayan sido tan despreocupados o ingenuos con relación al fenómeno ovni que cuando cae uno de estos a su territorio, lo hayan querido anunciar de buenas a primeras? Como si de alguna manera, no vieran la trascendencia no solo militar sino para la humanidad en sí, que significaba este anuncio o noticia. Por ello, muchos señalan que lo del Ovni no fue tal sino que quizá, fue algo más bien terrible y vergonzoso para los Estados Unidos, algo que querían mantener oculto, como por ejemplo, que aquello haya sido una prueba militar y que los llamados “extraterrestres” hayan sido en verdad, niños o personas pequeñas con quienes hayan experimentado.

En fin, hay mucho para el debate pero lo que queríamos con este artículo era dar a conocer un archivo, un documento, que muy pocos, repito, incluso amantes del fenómeno ovni, conocían, la declaración jurada, del hombre que dio a conocer y escandalizó al mundo con su nota de prensa, sobre la caída de un platillo volador en Roswell.


No hay comentarios: