NUEVA TEORÍA: JACK EL DESTRIPADOR FUE MUJER




Un nueva teoría sobre el misterio de la identidad del ya mítico asesino de Whitechapel, Jack El Destripador, ha aparecido con la publicación del libro "Jack The Ripper: The Hand of a Woman" (Jack el Destripador: La mano de una mujer), escrito por el inglés John Morris.

Según el investigador, el posible asesino de cinco prostitutas en 1888, sería nada menos que una mujer, en particular, Lizzie Williams, esposa del médico Sir John Williams, personaje quien también fue uno de los sospechosos de ser el verdadero Jack.

"No hay duda de que Jack el Destripador era una mujer. Lo que sucede es que la mayoría de las personas pensaron siempre que se trataba de un hombre, entonces ignoraron las pistas que probaban la verdadera identidad del asesino", explicó Morris al diario Birmingham Mail.

Para el escritor, esta nueva teoría se basa en la imposibilidad de Lizzie de tener un hijo, algo que provocó una "furia homicida", según el autor, que le llevó a asesinar a las prostitutas. Para John Morris, esto explicaría el por qué el homicida le quitó el vientre a tres de las prostitutas asesinadas.

Pero ese no es el único punto que sostiene su teoría, Morris señala el curioso dato de que ninguna de las mujeres asesinadas fue violada, que según los informes periodísticas de la época, a los pies de una de las víctimas se encontraron artículos personales ordenados de "manera femenina", que tres botones de mujer fueron encontrados cerca de uno de los cadáveres, al parecer, fueron arrancados durante el forcejeo, y por último, se encontraron restos de ropa de mujer, una capa, una falda y un sombrero, en la chimenea de una de las víctimas.

NO ES LA PRIMERA VEZ

Pero esta no es la primera vez que se sostiene que Jack el Destripador, pudo ser en realidad una mujer. En 1939, el escritor William Stewart escribió una obra que sostenía que Jack el Destripador era en realidad, Jill la Destripadora. Según Stewart, Jill era una mujer de mediana edad, especialista en provocar abortos, que había sido denunciada a la policía por otra mujer a la que ayudó a abortar.

Aquella traición femenina que la llevó a prisión generó  en ellas unas ansias de vengarse y de asesinar a mujeres, en especial  de las prostitutas, que eran sus clientas más recurrentes. Según Stewart, la identidad de la llamada "Jill" era Mary Pearcy, quien fuera ahorcada en 1890 por haber acuchillado y degollado a la mujer de su amante y a su hijo.

Pero Stewart no fue el único, se dice que Arthur Conan Doyle, el creador del también mítico Sherlock Holmes, advirtió a la policía sobre la posibilidad de que Jack el Destripador fuera una mujer, bajo la hipótesis de que quizá el asesino debía estar vestido de mujer hecho que esto le facilitaría acercarse a las prostitutas sin levantar sospechas. Es más, deslizó la idea de que podría tratarse de una comadrona, lo que le salvaría de sospechas de que por ejemplo, alguien la viera con las ropas manchadas de sangre o que deambulara con estas ropas en altas horas de la noche.


No hay comentarios: