COLABORACIÓN: EL MISTERIO DE LOS DOGONES


Los dogones.




Por Jesús Gómez Valero* (España)

Este es uno de los misterios más importantes de la antigüedad y curiosamente desconocido para muchas personas de nuestro planeta, hablamos del pueblo Dogón y de sus habitantes, los Dogones, una tribu africana de la República de Mali que aseguran haber tenido contacto en el pasado con una civilización extraterrestre altamente desarrollada.

Mali es un país africano situado en la frontera del Sáhara con las sabanas de África Occidental y a unos 1.500 kilómetros del Atlántico, concretamente en la meseta de Bandiagara y los Montes Homburí.

Según la tribu de los Dogones, hace 1.000 años, una estrella a la que llamaron “ie-pelu-tolo”; que significa “la estrella de la décima luna”, descendió hasta la zona de la meseta de “Youga Dogurou”, a plena luz del día. Aseguran que este objeto estaba cubierto por una luz muy rojiza que ellos relacionaron con la sangre, después de esta estrella, apareció una segunda que giraba sobre sí misma y era de un gran tamaño y emitía un sonido ensordecedor.

La estrella Sirio se encuentra a 8,6 años luz de La Tierra en la constelación de Can Mayor.

Hablamos de un pueblo perdido en mitad del desierto africano, un pueblo que no conocía la tecnología, para ellos un canto rodado era lo más tecnológico que podían tener.

A finales del siglo XIX el sistema estelar Sirio era considerado como un sistema binario compuesto por dos soles.

Pues bien, en 1995 una revista llamada ‘Astronomy & Astrology’, escrita por dos astrónomos franceses, publicaron un artículo con el descubrimiento de un tercer cuerpo estelar en el sistema de Sirio.

En 1950 un antropólogo francés llamado Marcel Griol alejado de toda sabiduría relacionada con la astronomía, publicó un libro en este mismo año, en el que aseguraba conocer la estrella Sirio C.

Sistema estelar sirio según los dogones.


Los datos que poseía este antropólogo francés procedían de todas las costumbres y tradiciones africanas de determinadas tribus, especialmente la de los Dogones, tradiciones que se transmitían de padres a hijos y de generación en generación.

Cuando Marcel Griol acudió a Mali por primera vez, los Dogones le cuentan que ellos conocían perfectamente la estrella Sirio C, la conocen y saben donde se encuentra, ellos adoran a esta estrella porque de ella procedían sus Dioses.

Hay que insistir que los Dogones ni son astrónomos ni astrofísicos ni en su vida han visto un telescopio ni unos prismáticos ni nada por el estilo.

Sistema estelar sirio en la constelación del can mayor.

En el libro publicado por Marcel Griol, se detalló absolutamente todo lo que le contaron los Dogones, empezando porque hace 5.500 años unos seres mitad hombres mitad pez, descendieron a la Tierra y les relataron toda la sabiduría astronómica que poseen hoy en día, estrellas, planetas, etc.

Así representan los dogones a sus dioses, mitad hombre mitad pez.


Dentro de los Dogones existe una familia adinerada y rica que permitieron a Marcel Griol vivir con ellos durante un tiempo y poder entrevistarse con un iniciador que le contó a este antropólogo toda la historia del pueblo Dogón.

Desde 1950 hasta 1995, pasando por toda la exploración espacial, no se había descubierto ni por asomo la existencia de una tercera estrella en el sistema Sirio, y los científicos se dan cuenta que esta tribu, que vive en la prehistoria, conocía hace miles de años la existencia de esta tercera estrella llamada Sirio C.

Según la creencia los Nommos, que así era como llaman a sus Dioses, habían bajado a la Tierra para evangelizar al pueblo, ayudándolos y enseñándoles técnicas para cultivar la Sabana, para pescar, además de preparar cerveza y hacer más simple el brote de frutos de los árboles. Sin embargo hay informaciones que presentan a los Nommos como asesinos y no como maestros de buena voluntad, incluso se cree que fueron cientos los Dogones que perecieron por la maldad de esta raza que supuestamente venía del espacio.

No obstante es importante tener presente que la narración oral siempre se va tergiversando mediante el paso del tiempo.

Los Dogones llamaban a sus estrellas de diferentes formas, Sirio era conocida como “Sigi Tolo”, a Sirio B la llaman “Po Tolo” y a Sirio C la conocen como “Emme Ya”.

Aseguran que la estrella Sirio C o “Emme Ya” tiene una órbita de 50 años que además coincide con la fiesta del “Sigui”, que se celebra para recordar la llegada de los Dioses procedentes de Sirio. Según la ciencia oficial, la órbita la calculan en 50’04 años, como se puede comprobar los Dogones sin conocer ningún tipo de astronomía ni ciencia alguna, acertaron de pleno incluso con el giro de la órbita de la estrella Sirio C.

¿Existieron los antiguos Dioses?

¿Existió otra humanidad y nosotros sólo somos una más en una playa llena de humanidades que desaparecieron o extinguieron en el tiempo?

Hay muchas hipótesis y teorías pero los cálculos y los datos no fallan, los Dogones conocían perfectamente el sistema Sirio sin conocimiento alguno de astronomía ni ciencia, mucho antes de que la ciencia oficial descubriera estas estos datos, ellos ya los conocían hace más de 5.000 años.

Los Dogones guardan relación con el Antiguo Egipto, en Egipto también se adoraban a los Dioses que bajaron de las estrellas, Osiris, Horus, Isis…y los conocidos como Shensu-Hor, ¿Existe relación entre Egipto y el pueblo Dogón? Hay cientos de civilizaciones que cuentan como sus Dioses bajaron del espacio para marcarles el camino de su destino.

¿Casualidad? ¿Ficción? ¿Se pusieron todas las civilizaciones de acuerdo para contar la misma historia? ¿O de verdad estamos cada día que pasa con más pruebas de que de verdad en la remota antigüedad existieron los Dioses o semidioses que dejaron su huella en nuestro planeta Tierra y marcaron el devenir de las antiguas civilizaciones?

Ahora sólo les queda a ustedes opinar y reflexionar sobre todo esto con los datos aquí vertidos.


*Si deseas leer más de Jesús Gómez Valero, no dijes de visitar los siguientes enlaces:

No hay comentarios: