LOS MISTERIOS DE LA PASIÓN DE CRISTO (ESPECIAL POR SEMANA SANTA)



Por Percy Taira

En este post no queremos hablar de la Pasión de Cristo en sí, es decir, detallar los momentos vividos por Jesús desde su ingreso a Jerusalén hasta el momento de su resurrección. En este post queremos hablar sobre los misterios y también sobre las verdades históricas que en algunos casos respaldan y en otros rechazan la imagen que muchos tenemos sobre la Pasión, Muerte y Resurrección del mesías. Vamos a conocer temas como si es posible que una persona o en este caso Jesús de Nazaret haya sudado sangre en el Huerto de Getsemaní, qué hay de cierto en todo lo que el cine y el arte religioso nos ha contado sobre la vía crucis o vía dolorosa que sufrió Jesús rumbo al Calvario, por qué murió Jesús y cuáles son los objetos que aún existen en nuestros días y que, según los creyentes católicos, fueron los testigos silenciosos de aquel hecho que cambió el mundo hace más de dos mil años.



EL SUDOR DE SANGRE EN GETSEMANÍ

Uno de los pasajes de mayor sufrimiento en la pasión de Cristo, fue cuando Cristo, en el Huerto de los Olivos o de Getsemaní, comienza a sudar sangre. Según los evangelios Jesús oró en este huerto por la angustia que le producía al sentir que su muerte estaba próxima y le pide y ruega a Dios que le libre de su destino. Pues bien, en el evangelio de San Lucas, se dice: "En medio de su gran sufrimiento, Jesús oraba aún más intensamente, y el sudor le caía a tierra como grandes gotas de sangre" (Lucas 22:43-44). Si bien lo de "sudar sangre" puede verse como un recurso literario del evangelista para provocar cierto momento dramático, según la medicina, esto es posible. La hematohidrosis, que si bien no es un hecho común, teóricamente se dice que un hombre sometido a grandes niveles de estrés y ansiedad severa, puede provocar que su sudor salga con algunas pequeñas cantidades de sangre.


LA FLAGELACIÓN

En el 2004, el actor y director de cine estadounidense, Mel Gibson, estrenó la película La Pasión, que contaba de manera dura (para algunos, exageradamente violenta) la llamada pasión de Cristo. Pues bien, una de las escenas más sangrientas de la película fue la flagelación que sufrió Jesús por parte de los soldados romanos. Algunos señalaron que las escenas eran innecesariamente cruentas, sin embargo, historiadores y estudiosos sostienen que efectivamente, los castigos físicos que los romanos infligían a sus prisioneros eran tan o más cruentos que lo visto en el film. Las flagelaciones romanas consistían generalmente en treinta y nueve latigazos, y por lo general se usaba un látigo con tiras de cuero que tenían pequeñas bolas de metal entretejidas que provocaba moretones o contusiones en la carne del prisionero. Asimismo, tenían látigos que en vez de bolas de metal, llevaban en las puntas pequeños huesos afilados de animales, que provocaban el corte de la carne de castigado.



LAS MANOS DE LA CRUCIFIXIÓN

Diversas pinturas y esculturas del arte tanto antiguo como moderno, nos han mostrado siempre un modelo de lo que pudo ser la crucifixión de Cristo. Uno de los detalles más difundidos y recordados ya en el inconsciente colectivo de muchas personas no solo cristianas, es la manera cómo Jesús fue crucificado. En estas obras de arte, se ve que Cristo fue clavado en las palmas de las manos. Esto, según historiadores y estudiosos, sería incorrecto, pues argumentan que los huesos de las manos no son capaces de sostener el peso del cuerpo de un hombre. Lo más probable, según los hallazgos de restos humanos crucificados en la época de Cristo (algunos de ellos incluso, cercanos al Gólgota, lugar donde Cristo fue ejecutado), es que los condenados a la pena de muerte por esta vía, hayan sido clavados en la muñeca.

Este hallazgo causó gran polémica en el mundo católico, para bien y para mal. En el primer caso, la versión de que Jesús fue clavado en las muñecas y no en la mano, si bien contradecía al arte religioso de varias épocas, estaba de acuerdo con la figura que se retrata en la Sínode o la llamada Sábana Santa de Turín, que se dice es el manto que cubrió a Jesús luego de su muerte. En ella se ve la figura del supuesto Jesús, con heridas en las muñecas y no en las palmas; y en cuanto a lo malo, es que muchos de los estigmatizados (personas que muestran en sus cuerpos las heridas que sufrió Cristo en la cruz) mostraban sus heridas no en las muñecas sino en las palmas de las manos, es decir, tal y como se retrató en el arte. Uno de los casos más impresionantes, fue la del Padre Pío, en la que claramente se podían notar las manchas de sangre en las palmas de sus manos. Un dato más sobre este tema, es que los clavos usados para la crucifixión medían aproximadamente un centímetro de ancho y de 13 a 18 centímetros de largo.


¿EN QUÉ CRUZ FUE CRUCIFICADO CRISTO?

Uno de los datos que aún no ha podido comprobarse es en qué tipo de cruz fue crucificado Cristo. Y es que en tiempos del Imperio romano, existieron por lo menos tres tipos de cruces para castigar a los sentenciados o delincuentes, según el grado del mal hecho o por comodidad o prisa de los soldados. La primera de ellas sería en la que se usaba cualquier árbol que tuviera un tronco en donde pudiera colocarse las piernas y ramas a los lados en los que pudieran colgarse los brazos de los ajusticiados. La otra era llamada “Tau mayúscula”, porque su forma era similar a la forma de la letra “T” en griego, también era llamada cruz Comissa. La otra, era llamada la “Tau minúscula”, igualmente, porque su forma era similar a la forma “t” griega, era conocida como la cruz Incisa. En estos dos últimos casos, el palo vertical, llamado estipes, estaba colocado de manera permanente en el lugar, mientras que el madero horizontal, llamado patíbulo, era llevado por el ajusticiado desde el lugar donde fue condenado. Se dice que Jesús pudo ser crucificado en la cruz del tipo “t”, en la cruz incisa, esto por los registros evangélicos que señalan que en la cruz de Cristo se colocó un cartel que indicaba el motivo de su crucifixión, que en el caso de Jesús fue el de  "Iesus Nazarenvs Rex Ivdaeorvm”, que significa “Jesús de Nazareth, Rey de los Judíos”, o simplemente INRI, como es más conocido. En cuanto a los otros dos personajes que fueron condenados junto con Jesús, que en los evangelios apócrifos llaman Dimas y Gestas, se dice que fueron crucificados en la llamada cruz comissa.


 LA DUDA DE JESÚS EN LA CRUZ

Muchos consideran que la frase que dijo Jesús en la cruz: "¿Dios mío por qué me has abandonado?", fue dicha por Cristo en un momento de flaqueza en su fe. Sin embargo, hay quienes dicen que lo que hacía Jesús en ese momento, en realidad, fue recitar el Salmo 22 (escrita 10 siglos antes de Jesús, según se cree por el rey Salomón o por el rey David) y que comienza justamente así: Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?, y que narraba las peripecias que tenía que pasar el mesías como son las heridas en las manos y los pies, las burlas y el odio de las personas de su tiempo y el sorteo de sus vestidos. Al final, el Salmo reconoce la fuerza y la grandeza de Dios.

Estos son algunos de los pasajes de este Salmo 22.

Dios mío, Dios mío,
¿por qué me has abandonado?  
¿Por qué estás lejos
de mi clamor y mis gemidos?
Te invoco de día, y no respondes,
de noche, y no encuentro descanso;
y sin embargo, tú eres el Santo,
que reinas entre las alabanzas de Israel.
En ti confiaron nuestros padres:
confiaron, y tú los libraste;
clamaron a ti y fueron salvados,
confiaron en ti y no quedaron defraudados.

Pero yo soy un gusano, no un hombre;
la gente me escarnece
y el pueblo me desprecia;
los que me ven, se burlan de mí,
hacen una mueca y mueven la cabeza,       
diciendo: "Confió en el Señor, que él lo libre;
que lo salve, si lo quiere tanto".

(…)Me rodea una jauría de perros,
me asalta una banda de malhechores;
taladran mis manos y mis pies
y me hunden en el polvo de la muerte.
Yo puedo contar todos mis huesos;
ellos me miran con aire de triunfo,
se reparten entre sí mi ropa
y sortean mi túnica…


¿POR QUÉ MURIÓ JESÚS?

La versión más aceptada por médicos y especialistas, señalan que Jesús pudo haber muerto por asfixia, esto debido a que la posición del cuerpo de un crucificado, dificulta la respiración de la persona, porque si bien el ajusticiado tiene en la cruz una posición que le permite inhalar, no le es fácil el poder exhalar, pues para ello, la persona debería posar sus pies en la tierra, elevar el cuerpo de alguna manera, sin embargo, en el caso de los crucificados, los pies estaban clavados en el madero. El crucificado pudo haber intentado exhalar, intentar elevar el cuerpo pero para ello debió desgarrarse y lastimarse seriamente los pies. Los expertos creen que cualquier persona que hubiera intentado respirar así sólo pudo haberlo hecho por un par de horas pero luego de ese tiempo, ya con el cuerpo vencido y sin poder impulsarse hacia arriba, habría muerto por ahogamiento. Es más, se dice que en cierto momento de la crucifixión, los solados romanos golpeaban con un martillo o un mazo las piernas de los crucificados, quebrando por completo sus miembros inferiores, produciendo así una mayor inestabilidad para poder respirar acelerando así su ahogamiento en menos de una hora. Se dice que esto se pudo haber hecho con Dimas y Gestas, los ladrones que acompañaba a Jesús, en el caso del Mesías, los romanos lo habrían ultimado clavándole una lanza entre la quinta y sexta costilla del lado derecho de su cuerpo, lo que le habría producido un daño a sus pulmones.


RESUCITÓ JESÚS AL TERCER DÍA

Este quizá sea el punto más polémico de la Pasión de Cristo, su resurrección, ciertamente hay muy poco qué decir sobre esto, pues acá se confunde mucho lo real, es decir, lo que históricamente pudo haber ocurrido como su propia sepultura en un sepulcro, según dicen, por el temor, tanto de las propias autoridades como de los seguidores de Cristo, de que se roben el cuerpo del mesías, con lo fantástico, lo sobrenatural o lo divino, como es la aparición de los ángeles anunciando la resurrección de Cristo, o la aparición del propio Jesús a sus apóstoles y seguidores, y su seguida subida a los cielos. Como se comprenderá, por lo menos este punto, historiadores, investigadores, arqueólogos y especialistas, no tienen las herramientas necesarias para tener un convencimiento o conclusión sobre este punto.


LAS RELIQUIAS DE LA PASIÓN DE CRISTO

Por último, me gustaría compartir con ustedes de manera rápida, algunas de las reliquias que a través de los años han sido considerados como los verdaderos objetos que acompañaron o fueron testigos silenciosos de lo que vivió el nazareno.

La Sábana Santa

El primero de ellos es la ya mencionada Sábana Santa y que se encuentra en la catedral de Turín y del que se dice es la prueba de la resurrección de Jesucristo. Además de las ya mencionada marcas de heridas en las muñecas de las manos y en los pies, el lienzo muestra otras heridas que supuestamente habría recibido Cristo. Estas son: 120 latigazos en la espalda, una contusión en la mejilla debajo del ojo, un golpe de bastón en la región nasal, un golpe en el labio superior, cinco golpes de flagelo en el bajo vientre, heridas en la cabeza y nuca provocada por la corona de espinas, marca en el hombro derecho provocado supuestamente por el peso del patíbulo durante la vía crucis, marcas causadas por este madero en el omoplato derecho, heridas en las rodillas por las caídas durante su caminata hacia el Gólgota, la incisión provocada por la lanza en el lado derecho entre la quinta y sexta costilla.

Hasta la fecha, lo que envuelve la polémica del Síndone, es su datación, algunos investigadores sostienen que es una falsificación de la época medieval, sin embargo, otros sostienen que verdaderamente se trata de una pieza del siglo I.

La sangre de Jesús

Obtenida según los creyentes en el mismo momento de la muerte de Jesús y que fue recogida por José de Arimatea, el propietario del sepulcro en donde fue sepultado Jesús. Esta reliquia se encuentra guardada en la basílica de la Santa Sangre en Brujas, Bélgica.

Clavo de la cruz

Se encuentra guardada en la catedral de Tréveris, Alemania, que es la iglesia más antigua del país. El clavo está protegido por un relicario que data del 980 aproximadamente. La descubridora de esta reliquia fue Santa Helena, madre del emperador romano Constantino. También en esta catedral se guarda la Túnica Santa, que es, según los creyentes, la ropa que vistió Jesús durante su vía crucis.

La Lanza de Longinos

Si bien hay muchas versiones de la punta de la lanza que fue clavada en el cuerpo de Cristo, la que es aceptada por muchos creyentes como posiblemente verdadera u “original” es la que se encuentra en el palacio de Hofsburgo, en Viena. Sin embargo, esta Santa Lanza fue datada en el 2003 como del siglo VII.

Fragmentos de la Cruz

Tal como ocurre con la Sábana Santa, el clavo de la cruz y la Lanza de Longinos, existen varias versiones de supuestos fragmentos de la cruz en donde Cristo fue crucificado, sin embargo, se cree que una de las más fiables es la que se encuentra en la Basílica de la Santa Cruz en Jerusalén, ubicada en Roma.

Título de la cruz

Por último, tenemos el llamado Titulus Crucis o Título de la Cruz, que supuestamente es la placa que fue colocada en la cruz de Cristo y que señalaba el delito del mesías. Esta reliquia está escrita en tres idiomas (hebreo, latín y griego) con la conocida frase de Jesús de Nazareth, Rey de los Judíos. Este objeto santo se encuentra también en la Basílica de la Santa Cruz en Jerusalén, en Roma.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

wuw veo que no hay ningun comentario esto me sirvio mucho ya que la semana que viene es semana santa y yo estoy planeando una prosecion de pasos de la pasion de cristo para toda la semana santa.
los pasos son figuras de los personajes o sino busqurn en you tube pasos de semana anta en sevilla y asi
veran lo que llo voy a aser pero en lastilina

Firewings 07 dijo...

Sobre la sabana santa ya se han hecho varios estudios cientificos e incluso han vinculado la sabana a Da Vinci por la tecnica usada para realizar el efecto que tiene la sabana.
Sin llegar a concluir que Da Vinci tuvo algo que ver los estudios del origen han comprobado que esta sabana no es la de Jesus por lo que la creencia y resguardo de que sea la de Jesus queda solamente a decision de los creyentes religiosos.
De los clavos y cruces, difilmente se habrian podido mantener intactos hasta nuestros dias con tantos cambios en el mundo, aun a pesar de que realmente una de estas piezas reales de la cruz, estaria perdida pues hay tantas piezas de clavos y madera que se han proclamado como las originales de la santa cruz que dicen que juntandolas todas se harian mas de una sola cruz con todas ellas, por lo que si todas son falsas o existe una real ahi, es un gran misterio.

María Ferraz dijo...

Felicidades por el artículo. La investigación de los pólenes de flores en la Sabana Santa sitúan la pieza de tejido en la Palestina del s I, así como las monedas en los ojos de Jesús que son de Tiberio, por tanto no es medieval sino auténtica