LA CREACIÓN DE MIGUEL ANGEL Y EL CEREBRO HUMANO



Por Percy Taira

Me acabo de enterar de un dato curioso que quería compartir con ustedes. Lo trato en el blog como eso, un dato curioso, aunque quizá pueda ser tomado también como una de las tantas teorías e hipótesis que tratan de buscarle un mayor significado a las obras de arte de los artistas famosos como es el caso del que voy a hablar: el de Miguel Angel y su obra "La creación", que se encuentra en la Capilla Sixtina.

Antes de comenzar, basta recordar que Miguel Ángel, nademás de pintor y escultor, era un gran anatomista, pues bien, el dato es que en 1990, el doctor Frank Lynn Meshberger, publicó un artículo en el Diario de la Asociación Médica Norteamericana explicando que las figuras y sombras situadas detrás de la de Dios son una imagen anatómicamente precisa del cerebro humano, incluyendo el lóbulo frontal, el guiasma óptico, el tronco del encéfalo, la hipófisis (o glándula pituitaria) y el cerebelo.

Según el doctor Lynn, lo curioso es que Dios está superpuesto sobre este cerebro, pero no sólo eso, sino que está sobre la parte que pertenece al sistema límbico, que es el centro emocional del cerebro. Asimismo, su brazo derecho se extiende desde la corteza prefrontal, que es la región más creativa del cerebro.

Por otro lado, bajo este brazo extendido aparece un ángel con un gesto triste, que es justamente el lado del cerebro que se activa cuando alguien experimenta un pensamiento triste.

En otra parte de esta obra, Adán está al lado de Dios y éste le infunde la chispa de la vida sin tocarle, como si estuviera conectado como una sinapsis neuronal.

Siguiendo la hipótesis del doctor Frank Lynn, vale preguntarse: ¿qué fue lo que nos quiso decir Miguel Ángel con este cuadro? ¿Que Dios está solo en nuestro cerebro y que es una "creación" de nuestro lado emocional? ¿Que nosotros somos Dios? ¿O todo no es más que una simple coincidencia? ¿Ustedes qué opinan?

1 comentario:

Anónimo dijo...

UUUOOOOO!! re locooo!!