PARTE 2: TORMENTA SOLAR PERFECTA ¿CUENTA REGRESIVA?


Por: Alex Albornoz

El sol, nuestro “Astro rey”, el generador de vida y también de muerte, una dualidad que parece a veces incomprensible y hasta absurdo para muchos. Lo cierto es que estamos viviendo una época de gran actividad solar, de tormentas solares que vienen azotando nuestro planeta con mayor frecuencia desde el 2010 y que la comunidad científica ha dicho que se incrementaran durante el 2012 y probablemente se extienda hasta el 2014. Si este año lo hemos vivido fuerte, lo que se nos viene, parece ser nada menos que una “cuenta regresiva” hacia un escenario de la denominada “tormenta solar perfecta”, la apocalíptica, la misma que los mayas también pronosticaron.
¿Qué le está ocurriendo al sol?, nada nuevo, pasa que nosotros los humanos somos muy jóvenes en el universo, es decir que no hemos vivido y pasado por esto con frecuencia durante nuestra existencia en la tierra. Estos fenómenos ocurren, cada cierto tiempo, cuando hay una eyección de masa de la corona del sol.
La previa inactividad solar, antes de lo que estamos viendo ahorita, hizo especular a muchos que lo que vendría seria el “despertar de una bestia”. Por eso mismo, no fue de extrañar que uno de los estudios realizados por la NASA y publicado no hace mucho en el semanario británico “New Scientist” señalara una advertencia sobre una posible tormenta solar potentísima capaz de destruir las redes eléctricas de la Tierra, lo que provocaría el retorno de nuestras sociedades a la Edad Media. Así como lo lee, una tormenta solar de grandes magnitudes nos devolvería a esas épocas. Puesto que desestabilizaría, de forma catastrófica, una buena parte de la tecnología global.
De hecho hay que precisar que el mundo moderno, dependiente cada vez más de la tecnología, depende en exceso de la red satelital, de telecomunicaciones, aparatos electrónicos de todo tipo, tecnologías todas muy vulnerables a variaciones espaciales, manifestaron investigadores durante la reunión de la Sociedad Americana para el Avance de las Ciencias (AAAS), de satélites. Quiere decir que si una tormenta solar perfecta sucediese hoy, cuando gran parte de las telecomunicaciones se basan en satélites expuestos a la radiación solar y medio mundo está atravesado por tendido eléctrico, las pérdidas serían de entre uno y dos billones de dólares (en torno a 1,5 billones de euros), esto según un estudio de la Academia de Ciencias Estadounidense citado por Reuters.
Creciente actividad
El 2011 ha sido un año intenso. El pasado mes de Junio una lluvia partículas geomagnéticas golpeó el campo magnético de la Tierra, lo que causó perturbaciones en las redes eléctricas, especialmente en los satélites GPS, y obligó a los aviones de línea a modificar su itinerario por encima de las regiones polares. Aquella erupción solar fue 75 veces el tamaño de la Tierra, así lo reporto la Sociedad de Astronomía del Caribe (SAC). Luego en el mes de setiembre el Sol lanzó unas gigantescas llamaradas solares de clase X, las más poderosas, hacia el espacio, de las cuales algunas golpearon nuestro campo magnético con gran intensidad.
Y este mes de noviembre los astrónomos del Observatorio de Dinámica Solar (SDO) de la NASA, divisaron una nueva mancha solar, a la que bautizaron como Bad Boy, por sus dimensiones impresionantes, nada menos de 80.000 kilómetros de largo por 40.000 de ancho, que provocó grandes descargas geomagnéticas que impactaron contra el campo magnético terrestre desestabilizando los sistemas de comunicaciones y navegación en buena parte de la Tierra.
Grandes impactos registrados
Hasta el momento la tormenta solar más severa registrada en la historia ocurrió en 1859, y se lo conoce como la fulguración de Carrington, o el evento Carrington. La misma causó fallas electromagnéticas a lo largo de todo el mundo, y aparecieron auroras en latitudes tan extrañas como el Ecuador. En ese momento solo existían telégrafos. Hay reportes que indican que en las estaciones de telégrafos alrededor del mundo se cayeron las comunicaciones totalmente. Es decir que a los sistemas de telégrafo les dio calambres, sus rollos de papel se incendiaron y las transmisiones siguieron funcionando aún cuando se apagó el sistema.
Más tarde en 1989, una tormenta solar tumbó la red eléctrica de Hydro en Quebec (Canadá) en el aún y a pesar gélido marzo en que se vivía. Así mismo en 1994, una tormenta solar provocó un mal funcionamiento de dos satélites de comunicación y dejó sin televisión y sin radio a algunas regiones de Canadá. Luego para el 2003, otra tormenta tumbó 15 transformadores en Suráfrica, un país en el que se pensaba que no había riesgo elevado de sufrir daños por este tipo de eventos. Estos por citar son algunos ejemplos de lo que ya se ha vivido.
Nasa y científicos: dichos y contradichos
Cabe resaltar ante este panorama sombrío, las versiones de la Nasa con el paso de los meses ha ido cambiando, de hecho hace poco, La Agencia Espacial Norteamericana salió a decir que no pasaría nada el 2012 y que no ninguna llamarada solar destruiría la tierra como algunos apocalípticos especulan. Efectivamente ninguna llamarada evaporizara la tierra, es lo más seguro. No obstante y lo que no quita los dichos y contradichos sobre el tema. De hecho hay que precisar que una versión oficial anterior de la Nasa, a cargo del profesor Daniel Baker de la universidad de Colorado y presidente de la comisión de la agencia americana, sostiene todo lo contrario, es decir que “nos estamos acercando cada vez más a un posible desastre”. Es más, el físico Paul Kintner, de la Cornell University de Ithaca de Nueva York, sostuvo que una “tormenta solar de las características pensadas podría provocar daños de al menos 10 veces por encima de tragedias climatológicas como la del huracán Katrina”. Para muchos no cabe duda que entre las versiones de la Nasa y científicos expertos, existe un desencuentro notorio, algunos van más allá especulando que el escenario es parte de una conspiración para no decir a la población mundial lo que realmente está por venir.
Fuese como fuese, lo cierto es que la comunidad científica parece no ponerse de acuerdo. Pero lo que si causa mucha curiosidad y que hasta cierto punto levanta un abanico de suspicacia justificada, es el reaccionar y manejo de información que algunas instituciones o países parecen poseer. Es decir, el solo hecho que la ONU pida mejorar los sistemas de vigilancia y alerta de estos fenómenos, que afirma crecerá en los próximos años y califica de destructivos, se contrapone a las últimas posiciones de la Nasa, respecto a que no debemos preocuparnos de nada pues no sucederá tales eventos mega destructivos. ¿A quién creemos o tomamos en serio? Parece ser la pregunta que muchos nos hacemos.
No olvidemos también que hace poco la Asociación Española de Protección Civil para los Eventos Climáticos Severos empezó a difundir de forma resumida, “diez recomendaciones” ante la hipótesis de una tormenta solar extrema que, finalmente, pudiese producir, un "Black Swan" o multi-escenario "imposible”. Donde se detalla entre otras cosas: se habiliten centros regionales con reservas de comida y agua para la población, garantizar el funcionamiento de los servicios públicos más esenciales (como algunos vehículos de combate del ejército), a cada hogar para que prepare una reserva de agua embotellada y comida no perecedera para un mes, etc.
Y aquí viene lo “irónico del caso” que esas 10 recomendaciones se basan en las recomendaciones de FEMA (Agencia Federal para la Gestión de Emergencias) y NASA y otras instituciones más, sino va pasar nada teóricamente ¿Por qué elaborar recomendaciones? Es más ¿por qué elaborar spot preventivos? Si, así es, campañas preventivas ante un posible escenario de “tormenta solar perfecta” que podría estar a la vuelta de esquina.
Anteriormente publicamos la primera parte sobre este tema que parece volverse polémico con el paso de los meses, el link del articulo anterior a continuación. Por cierto, no se olviden que también tratamos este tema en Expediente Oculto Radio, si se lo perdieron, esta en la página oficial de la radio.

No hay comentarios: