PLANETA CONSUMIDO POR SU PROPIA ESTRELLA -SOL

¿Un escenario que podría vivir la tierra? Muchos lo sindican como gran tormenta perfecta a llevarse a cabo en el 2012, esta sucediéndole a un planeta que orbita la estrella (o sol) conocida como ‘Corot-2a’, de hecho esta gran estrella está dañando a uno de los planetas que está cercano a su órbita debido a los altos niveles de rayos X que desprende.

Por eso mismo los investigadores de la NASA están estudiando para sacar conclusiones de lo que podía ocurrir en un futuro lejano con la Tierra y la radiación que recibe del Sol, ya que las emisiones solares que recaen sobre el ‘planeta azul’ cada vez son menos benignas.

De hecho este planeta (situado alrededor de unos 880 años luz de la Tierra), con una masa tres veces la de Júpiter, está siendo víctima de un bombardeo colosal con un altísimo nivel de rayos X, 100.000 veces más intenso que el que la Tierra recibe del Sol, una radiación de alta energía que le hace perder 5 millones de toneladas de materia por segundo. Este hecho ha podido verificarse gracias a las imágenes captadas por el observatorio de rayos X ‘Chandra’ de la NASA (Agencia Espacial Norteamericana). La investigación aparece publicada en la revista Astronomy & Astrophysics.

Extinguiéndose

La separación entre la estrella y su planeta, ambos descubiertos en 2008, es solo el 3% de la distancia que existe entre la Tierra y el Sol, lo que significa que tienen que convivir demasiado cerca para poder soportarse sin «roces». Como esa parcela del Universo resulta demasiado «pequeña» para los dos, el planeta tiene las de perder.

La estrella está castigando a su compañero con una andanada de rayos X, los datos de Chandra sugieren que la radiación de alta energía de CoRoT-2a está evaporando cerca de 5 millones de toneladas de materia del planeta por segundo, lo que da una idea de lo difícil que es la supervivencia para algunos planetas.

Esta actividad tan fuerte se encuentra normalmente en las estrellas jóvenes, y puede estar causada por la proximidad del planeta. Como muchas veces ocurre en la vida real, el más débil no solo pierde, sino que, por si fuera poco, su desgracia refuerza al enemigo.

No hay comentarios: