CONSPIRACIONES PARTE VI: OSAMA BIN LADEN Y EL MONTAJE DE SU MUERTE

Por Alex Albornoz

Osama Bin Laden el personaje, por no decirlo menos, más famoso que cualquier dueño de una trasnacional y el más buscado por los servicios de inteligencia mundial (pues EEUU tiene como aliados a los servicios de inteligencia de las potencias amigas en su cruzada antiterrorista). El pasado mes de mayo del 2011, EEUU comunicaba al mundo veía la caída de este líder radical a través de un operativo élite, al mismo estilo de una película hollywoodense.

¿Pero era realmente Osama Bina Laden quien pereció en esa incursión militar? Según EEUU y la prensa oficial efectivamente Osama fue acribillado en su guarida. No obstante existen pruebas y testimonios que dicen todo lo contrario, que ya estaba muerto mucho tiempo atrás, o mejor aun que todo el expediente Osaba Bin Laden es una conspiración del más grueso calibre. Por eso mismo hay quienes ya han afirmado que Osama ya estaba muerto y que el anuncio de la administración de Obama fue una estratagema política dentro de la espectral guerra contra el terrorismo. 

De hecho paradójicamente desde 2001, funcionarios del gobierno de los EE.UU, así como de Pakistán, ya habían asegurado, a otrora de la versión oficial, que bin Laden estaba muerto. Porque sufría de una afección renal que lo obligaba a estar conectado a una máquina de diálisis y lo más probable es que hubiera muerto de esa afección y de ahí que los videos que aparecieran después de su muerte, avalados como "auténticos" por la CIA, mostraran a un bin Laden completamente diferente. 

EL BRAZO ISLAMICO DE LA CIA
¿Osama fue entrenado por la misma CIA? (ósea por EEUU), bueno pues como antecedente hay que decir que Osama fue entrenado a principios de los ochenta por la CIA en la operación contra código Ciclón, como resistencia a la invasión rusa de Afganistán. Una operación que también es responsable de la creación del grupo terrorista Al-Qaeda (la misma Hilary Clinton aceptó que ellos crearon a Al-Qaeda). Un grupo terrorista que ha sido llamado “el brazo islámico de la CIA”.

Es más, La familia bin Laden y la familia Bush tuvieron una estrecha y duradera relación. El hermano de Osama bin Laden, Salem, fue inversionista de la compañía de petróleo de George Bush padre, Arbusto Oil. El representante financiero de George W. Bush y compañero en el ejercito, James Bath, también fue representante de Salem bin Laden, en Houston. La familia bin Laden invirtió en el grupo Carlyle en 1994. En octubre del 2001 la familia bin Laden retiró su inversión del Grupo Carlyle, por conflictos de intereses. George H. W. Bush fue miembro de la junta directiva del Grupo Carlyle, fondo de inversión militar privado que se benefició enormemente de la Guerra con Irak. Los bin Laden fueron sacados de Estados Unidos después del atentado del 2001, en momentos en los que estaba prohibido usar el espacio aeronáutico.

MUERTE ENGAÑOSA
Pero eso no es todo, en su momento la opinión de un ex alto funcionario gobierno de EE.UU, por citar, causó revuelo. De hecho Steve R. Pieczenik, un hombre que ocupó numerosos cargos de influencia bajo tres diferentes presidentes y que todavía trabaja para el Departamento de Defensa, declaró que Osama Bin Laden murió en 2001 y que él estaba preparado para testificar frente a un gran jurado cómo un general superior le dijo directamente que el 11 de septiembre era una bandera falsa de trabajo interno.

Pero, quién es este personaje de voz autorizada, pues nada menos quien sirviera como Subsecretario de Estado bajo tres administraciones diferentes, Nixon, Ford y Carter, mientras también trabajó para Reagan y Bush (padre). Además de ser planificador de políticas de alto nivel bajo los Secretarios Henry Kissinger, Cyrus Vance, George Schultz y James Baker, trabajó también en la campaña electoral de George W. Bush en contra de Al Gore.

Por eso mismo, en abril 2002, hace 9 años, Pieczenik dijo abiertamente que Bin Laden ya estaba “muerto desde hace meses”, y que el gobierno estaba esperando el momento políticamente más oportuno para lanzar su cadáver. De hecho aseguro que su muerte, conocida por EEUU, se debió a la enfermedad llamada síndrome de Marfan, enfermedad genética degenerativa que no tiene cura permanente. La enfermedad corta severamente la vida del paciente.

Estas afirmaciones del funcionario resumen concretamente que Bin Laden fue utilizado en la misma forma que el 11 de septiembre fue utilizado para movilizar las emociones y sentimientos del pueblo estadounidense para ir a la guerra que tuvo que ser justificada a través de un relato que Bush hijo y Cheney crearon en torno al mundo del terrorismo.

Pieczenik no es el único que asegura esto, organismos como la Asociación por la Verdad sobre el 11 de septiembre, que no se comen el cuento oficial del gobierno estadounidense, apoyan la tesis de que la muerte de Bin Laden es un montaje. A través de su portavoz, Diana Castillo, sostiene que es probable es que Bin Laden esté muerto desde diciembre de 2001. ¿Por qué dice eso? Según la información que tiene de primera mano, Bin Laden en junio de ese año tuvo una operación de riñón en un hospital de Dubai, según artículo publicado por el diario “The Guardian”. Y tenía que estar conectado a una máquina de diálisis, para lo que necesita electricidad y no pudo haber sobrevivido diez años en las montañas.

No son los únicos, pero podemos resumir que desde que paso lo del 11 de septiembre y las torres gemelas, muchos arquitectos e ingenieros, líderes políticos, religiosos, pilotos, médicos, bomberos, abogados, militares o científicos, coinciden y denuncian que la muerte de Bin Laden no es más que una farsa promovida por el propio la Casa Blanca.

VIDEOCASETTES Y CASETTES FALSIFICADOS
En esta parte de la historia, sumamente enmarañada, se ha dicho también que la serie de videocasettes y casettes que aparecieron posteriormente por la televisión fueron, en realidad, intencionadamente falsificados por los gobierno estadounidense y británico, con el fin de hacer creer a todo el mundo que Bin Laden sigue vivo, elaborando así una razón franca y justa para la guerra antiterrorista.

Esto porque las contradicciones surgieron a la luz, de hecho luego del atentado del 11 de septiembre, Bin Laden emitió cuatro declaraciones por escrito y mediante videocasette a través de medios de comunicación árabes diciendo que él no tenía nada que ver con el incidente. Pero extrañamente en diciembre de ese mismo año del 2001, Bin Laden, contrariamente a sus anteriores rechazos, reconoció de repente que él fue el principal conspirador del ataque terrorista del 11 de septiembre. ¿Extraño no?
 
No es todo, en ese videocasette en que “reconoció el crimen”, la fisonomía de Bin Laden, muestra muchas diferencias con el Bin Laden de antes: Por ejemplo, el Bin Laden que aparecía en los anteriores videocasettes tenía barba gris, piel blanca, dedos delgados y largos, rostro flaco y pálido, pero en el videocasette en que “reconoció su crimen”, Bin Laden tenía barba negra, piel más morena, dedos cortos y gruesos como los de un boxeador, se veía muy sano y no mostraba ningún indicio de enfermo. Indicios que hacen más extraño aun el asunto. 

Lo cierto en esta historia es que como en toda teoría conspirativa se abre un abanico de especulaciones, posibilidades, sucesos y hechos que marcan las diferencia con la versión oficial. ¿Tú qué crees con todo esto, montaje casi perfecto o suceso real como contaron los medios, tanto en su muerte como en los atentados del 11-S?

No hay comentarios: