LIBROS DEL MISTERIO: LA MAGDALENA, LA DIOSA. (PARTE-II)

Por Sergio Tenguan

François Bérenger Sauniére. (1852-1917) El misterio que rodea a este personaje, se debe al hecho de que, habiendo sido un cura sencillo de un pueblo
pequeño con apenas cien habitantes, se hizo inmensamente rico de la noche a la
mañana.

Se ha especulado mucho sobre el caso Sauniére, lo cierto es de que, poco antes de que su estilo de vida cambiase radicalmente, el estaba intentando reformar su ruinosa iglesia parroquial del siglo X. Algunos dicen que probablemente encontró algún tipo de tesoro escondido mientras escarbaba en la vieja iglesia. Por otra parte, los mas fantasiosos, opinan que encontró algo tan genial como el Arca de la Alianza, el tesoro del Templo de Jerusalén, el Santo Grial o incluso, la tumba de Cristo.

Los autores del libro tienen otra versión de acuerdo a sus investigaciones y su propia especulación. Ellos nos dicen que el comportamiento excéntrico de Sauniére y sus proyectos ambiciosos no se manifestaron hasta 1891 y que debió ser por entonces que el acólito Antoine Captier encontró algo importante, un cilindro de madera o, una redoma de vidrio, el asunto es que contenía unos pergaminos u otros documentos que le entrego a Sauniére. Éste a su vez, le presento los pergaminos al obispo y esto al parecer genera un viaje a Paris para que sean examinados por un experto.

Según los autores, este viaje a Paris es el punto clave del misterio de Rennes-le-Château, ya que al parecer en este viaje, Sauniére conoce a mucha gente relacionada al ocultismo y al mundillo de las sociedades secretas. El viaje a Paris no ha sido confirmado, sin embargo la tradición de los vecinos cuenta que el viaje a Paris si tuvo lugar.

Lo que haya encontrado el cura no se sabe aun, pero lo convirtió en un hombre muy rico. Cuando asumió sus funciones cobraba unos 75 francos al mes. Pero entre 1896 y su muerte en 1917 gasto una suma descomunal, quizás no los 23 millones de francos que se comenta, pero ciertamente que en algunos meses, sus gastos ascendían a los 160.000 francos.

El libro nos dice que la idea de que hubiese encontrado un tesoro no es muy plausible, ya que esto significaría fortuna inmediata y Sauniére, más bien parecía que cobrara fuertes sumas de dinero de mes en mes, cuentan que habían meses en los que vivía austeramente, pero al siguiente mes o a los dos meses, otra vez empezaba con los despilfarros. Si esto fuera cierto, la pregunta sería ¿y quién le pagaba?, como ya dijimos antes, Sauniére conoció a mucha gente relacionada con las sociedades secretas y el ocultismo, es más, en las ostentosas fiestas que solía dar en su villa, siempre se hacían presentes estas personalidades, personas de mucho dinero, iban hasta este pueblecito para asistir a las reuniones que el cura realizaba.

Se le acuso de vender misas y por esta razón se le suspendió y lo quisieron trasladar a otra parroquia, pero él se quedo en su villa en abierto desafío contra la autoridad eclesial y cuando el sacerdote sustituto llego, Sauniére seguía dando misas extraoficiales en su villa, a las que asistían los vecinos de la aldea que le siguieron fieles. En enero de 1917 cayó enfermo y cinco días después murió. Su ultima confesión la recibió un párroco vecino y cuentan que lo que hablaron causo en éste tan profunda impresión, que el anciano sacerdote, nunca volvió a ser el mismo, sufrió una fuerte conmoción.

Sauniére tenía a una ama y su nombre era Marie Dénarnaud, cuentan que los dos se dedicaban a escarbar de noche en el cementerio buscando sabe Dios qué. Como Sauniére era sacerdote, no podía ser propietario de nada y todo lo puso a nombre de su fiel ama y ésta luego de rechazarmuchas ofertas de compra, la vendió a un empresario, el día de la Magdalena de 1946, bajo la condición de seguir habitando en la propiedad hasta el fin de sus días. Y así fue, Marie siguió viviendo con la familia del empresario en la villa del padre Sauniére y precisamente uno de estos familiares cuenta que una vez Marie dijo, que con lo que había dejado el sacerdote, se podría dar de comer a Rennes-le-Château durante cien años y aun así sobraría. También en 1949, al enterarse de que los negocios del empresario estaban pasando por un momento difícil, Marie le dijo que no se preocupara, que algún día le contaría un secreto que lo haría inmensamente rico. Por desgracia esto nunca ocurrió ya que Marie se volvió senil y el secreto se fue a la tumba con ella.

Sauniére y la Magdalena. El misterioso sacerdote, mostraba cierta fascinación por María Magdalena, prueba de ello es que la iglesia donde profesaba, a pesar de ser pequeña, tenía en total cuatro imágenes de la Magdalena, todas estas muy lujosas y maravillosas. Asimismo las edificaciones que hizo, su biblioteca, la Torre Magdala (imagen al comienzo del artículo) y su casa, la Villa Bethania, que recuerda la población donde vivía, según los evangelios, la familia conformada por Lázaro, Marta y María.

Como ya hemos estado viendo, María Magdalena, no es reverenciada solo como una santa, sino que se percibe algo mas, flotando por la superficie, al menos en toda esta región de Francia, dicho sea de paso, Cuna de la Herejía en Europa.






La Revelación de los Templarios
Lynn Picknett y Clive Prince
Ediciones Martínez Roca, S.A.
Impreso en España-Printed in Spain

No hay comentarios: