LOS EXORCISMOS DEL HERMANO HERMES CAUSAN ASOMBRO

A pesar de lo controversial de la práctica del exorcismo, hoy en día, ya no es algo mitológico, ni se practica en el anonimato. Quizás en eso sí, la iglesia católica siga guardando la cordura y las formas, pero que es una constante, irremediablemente lo es en cada rincón del planeta.

De hecho en Colombia, en el Valle del Cauca, se viene realizando esta actividad y esto ha causado asombro en los diversos medios de prensa de distintos países, debido a las bizarras costumbres que se tienen en su realización. Esto se está llevando a cabo por un hombre que se autodenomina a su templo, los curas del exorcismo y donde somete a sus "pacientes" a cubrirse totalmente con barro y lodo y a mantenerse rodeados por llamas de fuego mientras dura el ritual que ya tiene más de 20 años de tradición en este país.

El responsable de estas sesiones es el ‘Hermano Hermes’, nombre con el que se conoce a Hermes Cifuentes, que es un campesino colombiano de 52 años que heredó de su padre el oficio de curar a poseídos por espíritus malignos. En su modesta finca fue aprendiz de exorcista antes de saber leer y escribir. Hermes ha señalado que a él acuden personas que no encontraron remedio para sus males, ni en los más modernos avances tecnológicos de la medicina. "He curado a personas desahuciadas por médicos prestigiosos. Acuden a mí seres cuyas suerte y salud se vinieron a pique sin explicación lógica".

El centro de operaciones de este personaje es un cuarto de su finca atiborrado de imágenes religiosas. Dice que allí está ubicado su centro de poder y que es allí donde Dios le renueva cada día su don para desalojar a espíritus malignos.

¿Cuánto cuesta que lo exorcicen?

Pues bien, la tarifa del “hermano Hermes” según se sabe oscila entre 80.000 y 250.000 pesos (entre unos 40 y 125 dólares). "Yo recibo a todo aquel que acuda a mí. La única condición que les pongo es que tengan mucha fe y que de verdad quieran curarse” dice Hermes. Ya ha hecho más de 15.000 exorcismos hasta la fecha.

El resultado de sus curaciones es lo que asombra, por eso mismo sus rituales han ido adquiriendo fama en los países vecinos y son cada vez más las personas extranjeras que viajan hasta Colombia para participar en dichos rituales.

1 comentario:

PADRE CESAR dijo...

TODOS LOS QUE AYUDAMOS A PERSONAS CON ESTAS SITUACIONES ESPIRITUALES DONDE EN OCASIONES SOLO QUIEREN QUE LOS ESCUCHEN YA QUE OTROS NO LOS ESCUCHAN Y HASTA PASAN POR EL ABISMO DE LA INCOMPRENSIÓN SOCIAL, FAMILIAR, HASTA RELIGIOSA Y HASTA LA LOCURA DEBEMOS DE ESTAR FORTALECIDOS EN EL SEÑOR JESUCRISTO COMO ÚNICO SANADOR DE NUESTRAS ALMAS. DIOS TE SIGA BENDICIENDO.