Cine y misterio: Crítica sobre el film "EL COLECCIONISTA"

EL COLECCIONISTA
DE PERSONAS

Por Paco Pulido Spelucin

De los creadores de Saw (El juego del miedo), llega a la cartelera limeña “El coleccionista” (2009), una película de Marcus Dunstan, porque sin lugar a dudas, el film exhala por sus cuatro lados, un tufillo a muerte, a matar por placer, (así como en Saw).

Un elenco novato pero interesante. Josh Stewart como Arkin, el personaje sufrido, avezado, intrépido y con corazón que pasa por mil obstáculos para lograr su objetivo: robar una piedra preciosa de una casa para poder pagar una deuda que involucra a su esposa e hija.

A pesar de que al principio, nos pintan a Arkin como un desquiciado, por su mirada desviada y su aspecto delincuencial, nos aliamos a él por varios motivos. Primero, por querer salvar a su familia de una muerte por deudas oscuras. Luego, por querer salvar a una familia atrapada por el asesino. Tercero, porque nos cae bien y nos da lástima y pena lo que sufre. Porque el hecho de estar atrapado en una casa, con alguien más loco que él mismo, es lo peor.

Pero la película es interesante desde que empieza porque funcionan todas sus herramientas macabras. Todas las herramientas que utiliza el asesino, el enmascarado, el cara de araña. Y lo menciono porque las arañas juegan un rol importante en la película. Para empezar, la máscara y la forma de su cabeza asemejan a las arañas. Los ojos son brillosos, distintos, raros. Se notan que sus ojos no son normales porque sobresalen de la máscara negra.

Otro aspecto que caracteriza al asesino es la forma de vida de las mismas arañas, al menos, un aspecto de ello, como el de capturar su alimento, en este caso, capturar a personas. Pero el asesino u hombre araña sin poderes, va mucho más allá.

Este asesino enmascarado es salvaje, sangriento, es malo con todas sus letras. Lo único que quiere es ver sufrir a las personas. Su único objetivo es retenerlas, capturarlas y verlas sufrir. Pero también es lujurioso y voyerista. Le gusta mirar y ser “invisible”.

Algunas de sus trampas sangrientas son: trampa para osos, cuchillos colgantes que con el simple roce de un hilo podía dejarlo caer y cercenar todo a su paso, además de ácido, cuchillos clavados en el piso, entre otras más.

Los mecanismos que utiliza son muy bien elaborados, nunca fallan. Hasta el más simple cuchillo cumple su función aniquiladora. Todo lo encuentro muy bien situado. Todo cumple su función, no hay nada de más. Es cuando vemos que la producción ha sido exitosa. Marca una pauta tenebrosa. El suspenso se vive toda la película. Y observamos claramente la sicosis del asesino, el cual no tiene piedad ni misericordia en nada de lo que hace.

La mente distorsionada puede entrar en estados, muchas veces, incoherentes, perfilando destellos de inteligencia inclinadas a la maldad. Parece un ser de otro planeta, pero cuando lo analizamos, es cuidadoso, meticuloso, ordenado, con mucha paciencia. Características de cualquier ser humano dedicado con pasión a su trabajo. Pero este trabajo sólo causa muerte, dolor, trauma. El efecto que causa en el espectador es interesante porque lo mantiene con mucha intensidad, mucha adrenalina, demasiada quizás, pero efectiva.

Hay un elemento excelente, que me interesó desde que lo vi en la pantalla. Y fue el baúl. Un baúl que contiene algo totalmente extraño, atado de manera muy cruel y el cual sirve para distraer. Manténganse sintonizados con la película y ese elemento los envolverá. Es un elemento pequeño pero que da sentido a muchas cosas. Es un elemento importantísimo, que gracias a ello le da un giro interesante a la película.

Recomiendo ésta película pero no por las toneladas de sangre, ni por los cuchillos, ni los clavos, ni el ácido, ni la claustrofobia, sino por la astucia, la osadía, la valentía, el sentido de humanidad del protagonista, y sobre todo, por hacer que la piel se te ponga de gallina y el corazón se acelere multiplicado por cuatro. El objetivo de sentir miedo por algunos minutos, está asegurado. Tengan cuidado que muchas veces las mentes criminales sobrepasan los límites de la creatividad y el salvajismo. Estén preparados para sorprenderse y déjense llevar por el mar de los misterios ocultos de la mente de un maldito pero astuto asesino.

No hay comentarios: