FÓRMULA DEL REJUVENECIMIENTO ¿UNA IDEA DE LOS NAZIS?


A propósito del último Premio Nobel de Medicina otorgado a los científicos estadounidenses, Elizabeth Blackburn, Carol Greider y Jack Szostak, por sus estudios relacionados con la juventud eterna. El investigador argentino, Carlos De Nápoli, señala que está fórmula ya habría sido descubierta, nada menos que por científicos del nazismo alemán.

Según De Nápoli fueron los científicos nazis quienes desarrollaron con éxito, durante la Segunda Guerra Mundial, un método de rejuvenecimiento pensado para prolongar el período fértil de las mujeres alemanas así como para hacer “eterno” al líder del nazismo, Adolfo Hitler.

Esta investigación, publicada en su último libro “La fórmula de la eterna juventud", se basa en documentos que halló en la casa donde vivió el médico nazi Joseph Mengele, también llamado “Ángel de la muerte”, mientras estuvo refugiado en Buenos Aires, Argentina.

De Nápoli revela que entre varios documentos, halló un memorándum dirigido a Hilda Ana Peters de Umbreit, socia y testaferro en uno de sus laboratorios argentinos en la que le indica los pasos necesarios para obtener la "fórmula de la eterna juventud", un proceso en que podía rejuvenecer a una persona entre 20 y 30 años.

El mismo documento afirma que la fórmula fue probada con éxito en Solahuette, un lugar cercano al campo de concentración nazi de Auschwitz.

La prueba de Frieda

Para probar los hechos de su investigación, De Nápoli recopila el testimonio de una mujer danesa llamada Frieda Sorennsen, que la describe como "una bella septuagenaria con aspecto de una mujer de 40 años".

Según el investigador argentino, esta mujer le confesó haber participado en unos experimentos con hormonas en Auschwitz. En su testimonio revela que le fueron proporcionadas hormonas que provenían de los propios asesinados en aquel campo de concentración, complementadas con vitaminas, ejercicios físicos y una dieta compuesta por frutas, verduras, poca carne y jalea real.

Estos experimentos habrían sido realizados por Karl Brandt, el médico personal de Hitler quien se habría llevado a la tumba su fórmula secreta al ser ejecutado en junio de 1948.

El Sida ¿creación nazi?

De Nápoli también asegura haber hallado en los documentos de Mengele, experimentos relacionados con enfermedades como el Sida.

El uno de los documentos el “Ángel de la muerte” reconoce la aplicación de injertos en humanos de testículos de mono, los mismos que producían un “rápido rejuvenecimiento” en los pacientes aunque seguido por una enfermedad desconocida que lleva a la muerte de los intervenidos en pocos meses.

Los síntomas de esta enfermedad desconocida por los médicos nazis, tendrían, según De Nápoli, un “extraordinario parecido” a los del Sida.

Carlos de Napoli es asesor histórico de la productora Ánima Films para documentales de History Channel y otros canales de televisión. Ha publicado diversos libros de investigación relacionados principalmente con el nazismo.

No hay comentarios: