El Calvario de Iruña-Veleia ¿Fraude o importante hallazgo arqueológico?

El Calvario de Iruña-Veleia ¿Fraude o importante hallazgo arqueológico?


Recientemente el Catedrático de Prehistoria de la Universidad Complutense de Madrid, España, Martín Almagro Gorbea, hizo un anuncio que ha llegado incluso a instancias judiciales en los círculos arqueológicos de España. El profesor consideró que los llamados hallazgos de Iruña-Veleia, también conocidos como los grafitos más antiguos sobre la crucifixión de Cristo que se conozcan, serían nada menos que un bien elaborado fraude.

En una entrevista dada al portal El Correo Digital, Almagro Gorbea calificó estos hallazgos como una “broma o una estafa” pues afirma que le bastó ver una fotografía de los hallazgos poco tiempo después de que se hicieran públicos para entender que aquello no era mas que una simple “chapucería”.

“Es que todo lo que veo es falso. Además, todas las noticias que tengo 'off the record', es decir, de los comentarios entre los colegas, se sitúan entre la estupefacción y la broma. ¿Cómo algo así se ha tomado en serio y, encima, durante tanto tiempo?”, señaló el especialista español.

Hasta el momento estas declaraciones han provocado que Almagro Gorbea sea acusado por injuria y calumnia por los colegas que desde hace dos años se encuentran realizando excavaciones en Iruña-Veleia, en Álava.

Según la empresa Lurmen, que gestiona el referido proyecto bajo la dirección de los arqueólogos Eliseo Gil e Idoia Filloy, las aseveraciones del profesor “han traspasado todos los límites de lo razonable” y, “más allá de posicionamientos científicos, políticos y personales, se vierten una serie de gravísimas acusaciones cuyo efecto se ve multiplicado por su difusión pública”, esto último en referencia a las acusaciones de fraude intencionado.

La crucifixión de Cristo de Iruña-Veleia

¿Pero cuál es la fuente que ha provocado estos enfrentamientos? Pues el objeto en cuestión es el dibujo en una piedra que fue calificado en el año de su hallazgo, en el 2006, nada menos como el registro más antiguo de la crucifixión de Jesús.

En apariencia, la representación epigráfica, llamada Calvario de Iruña-Veleia, sería del siglo III después de Cristo, es decir, en plena persecución de los fieles al cristianismo por el Imperio Romano.

Sin embargo, existían en este objeto ciertas características que hacían dudar de su autenticidad, una de ellas y quizá la más resaltante es que en lo alto de la cruz figura en vez de la clásica inscripción INRI (Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum – Jesús de Nazaret Rey de los Judíos, tal y como lo mandó a escribir Pilatos), en la imagen se muestra la palabra RIP, que quiere decir “Requiescat In Pace” o “Requievit in Pace”, Descansa en Paz.

Según Almagro Gorbea, esto es lo más cómico del caso, no sólo por el error de confundir INRI por RIP, sino que el sólo hecho de decir que “descanse en paz”, significaría que Cristo habría muerto, y eso en sí mismo, sería una herejía para la Iglesia Católica y el cristianismo en general.

Asimismo existirían palabras mal escritas y otros errores históricos como es el caso de la inscripción “Nefertiti” en referencia a la reina Egipcia, pese a que históricamente, la soberana sólo fue conocida por ese nombre por una convención de los egiptólogos a partir del siglo XIX.

Continúan investigaciones

Pese a esto, aún continúan las investigaciones para decretar la autenticidad del grafito, ya sea por los propios arqueólogos del proyecto así como por la propia comisión de científicos creada por la Diputación española, quienes también se pronunciarán sobre la validez o no del hallazgo.

Así también se sabe que el propio Vaticano ha enviado a sus investigadores para comprobar en el lugar de los hechos la figura del Calvario así como otras grafías halladas en la zona y que posiblemente serían también del siglo III después del Cristo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo del RIP por INRI ya es muy viejo: Véase http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=2042&pagina=3#r39436

Anónimo dijo...

Las excavaciones en que salió a la luz después de 3 milenios Nefertiti se iniciaron muy a fines del sXIX y fueron publicadas el XX, su nombre inglés Nefertiti a fines del XX.

Anónimo dijo...

Abusando de su paciencia y con su venia quiero aprovechar la relevancia de su BLOG para a modo de altavoz comunicarles a los chulos de Neguri otro gran acontecimiento que pasa a engrosar su ANNUS HORRÍBILIS.

Tras el fracaso del referendum soberanista la certificación por parte de la Comisión Científica de la falseadad de los hallazgos de Iruña Veleia ha supuesto un mazazo demoledor.

Voy a ponerles en antecedentes a los no entendidos en Historia.

Vascongadas significa Vasconizadas; porque en los actuales territorios de Vizcaya, Álava y Guipúzcoa habitaban tres pueblos indoeuropeos -los Caristios, Várdulos y Autrigones- que en el siglo V D.C. fueron sometidos y conquistados por los Vascones originarios de Aquitania y del Pirineo Navarro.

Dichos pueblos indoeuropeos Caristios, Várdulos y Autrigones se entregaron a los Romanos sin resistencia recibiéndoles como liberadores pues soportaban constantemente las depredaciones de los Cántabros.

En modo alguno participaron pues en las famosas Guerras Cántabras protagonizadas por los Cántabros y Astures y una vez desaparecido el dominio de Roma fueron esclavizados por los Vascones no indoeuropeos.

Jamás se habló pues eusquera en lo que hoy se conoce como País Vasco antes del siglo V D.C.

Como el nacionalismo Vasco no podía soportar en modo alguno el peso de su historia urdieron una trama falsificadora de grandes dimensiones.

No contentos con ello algunos paracaidistas de la UAM y otros especialistas como la Dra Alicia Canto de Gregorio que defendían el arte de la trilería elevada a la arqueología, se propusieron dinamitar otro hallazgo, en esta ocasión AUTÉNTICO ; el yacimiento arqueológico de La Carisa.

El general Ramos Oliver militar de gran prestigio, que entre otros destinos estuvo en los conflictivos y peligrosos Balcanes, fue enviado por Madrid dada la magnitud del escenario bélico de La Carisa visitado también por especialistas extranjeros por ser el segundo campamento militar romano de mayor altura encontrado hasta la fecha en Europa.

Dicho militar dictaminó que solo una acción concertada podía haber hecho frente a la maquinaria militar romana; cercada en Curriechos y avituallada por mas de 17 km en línea recta desde la llanura leonesa con mulos y carruajes.

Unido el escenario de La Carisa a los extraordinarios descubrimientos de Peralta Labrador en Cantabria sufragados por la fundación Botín; provocaron en el movimiento nacionalista vasco y en los chulos de Neguri un sarpullido de rabia, envidia y desasosiego.

La señora Alicia Canto se despachó a gusto contra el general Ramos Oliver calificándole poco menos que de cretino y haciéndole todo tipo de críticas en tanto en cuanto tan distinguida señora seguía defendiendo la autenticidad de las inscripciones en eusquera de los grafitos de Iruña, que significaban remover hasta los cimientos la historia del País Vasco ya que vendrían a certificar la presencia del eusquera en Álava mucho antes del siglo V después de Cristo.

El tiempo pone a cada uno en su sitio y el General Ramos Oliver distinguido por el Centro Asturiano con el premio Urogallo y actual jefe del Estado Mayor de la región Noroeste -si es que no ha ascendido mas en su brillante carrera- tiene hoy la cabeza muy alta en tanto en cuanto otros la tienen como el avestruz.

Para probar lo que digo nada mejor que la propia prensa Vasca que no se cansa de llorar.

PARA LOS CHULOS DE NEGURI

http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/20081124/mas-actualidad/cultura/escandalo-iruna-veleia-200811241630.html

http://es.reuters.com/article/entertainmentNews/idESMAE4AJ02O20081120

http://www.diariovasco.com/20081120/cultura/estalla-escandalo-iruna-veleia-20081120.html

Anónimo dijo...

Tiene Vd una cara como el plomo señora Canto queriendo cambiarse de bando en el último momento.
Vd defendía los graffittis en euskera llegando a vetar las intervenciones de quienes le llevaban la contraria.

Anónimo dijo...

Ex arqueólogos de Veleia denuncian irregularidades en la excavación

EFE Actualizado 16-01-2009 14:13 CET
Vitoria.- Tres ex arqueólogos contratados por la empresa que dirigía Eliseo Gil en la excavación del yacimiento romano de Iruña-Veleia han denunciado hoy “anomalías e irregularidades graves” en el método empleado y han negado haber visto ningún grafito excepcional en el momento de su extracción.

Miguel Ángel Berjón, Jose Ángel Apellániz y Carlos Crespo, que trabajaron en el yacimiento entre el 2002 y el 2008, han comparecido hoy en una rueda de prensa, acompañados por la diputada foral de Cultura de Álava, Lorena López de Lacalle.

Los tres arqueólogos han hecho pública una declaración conjunta en la que denuncian el método de trabajo empleado por la empresa Lurmen, dirigida por Eliseo Gil, en las excavaciones de Iruña-Veleia, en relación a la aparición de los grafitos de temática cristiana y de las palabras en euskera, considerados falsos por una comisión de expertos.

Han asegurado que tomaron la decisión de abandonar su trabajo el mismo día que Lurmen hizo pública la aparición de los grafitos excepcionales, “sin el conveniente respaldo y contraste científico”.
Han argumentado que el método de excavación adoptado por la dirección en el lugar donde se encontraron los citados materiales “presentó anomalías e irregularidades graves de praxis arqueológica”, que provocaron que las conclusiones de la dirección eran “en muchos casos apriorísticas”.

Entre éstas irregularidades han señalado que participaron jóvenes pertenecientes a campos de trabajo y no personal cualificado para ello, así como que ninguno de los grafitos excepcionales fue detectado por ellos en el momento de su extracción, sino en el del lavado, en el que trabajaba personal de Lurmen.

En este sentido, han evitado hablar de manipulación, aunque, según ha señalado Berjón, “a uno se le puede escapar uno, dos, cinco o diez grafitos, pero hay trescientos materiales con grafitos en uno de los sectores y trescientos no se te escapan, porque tendrías que ser el arqueólogo más burro del mundo”.

Asimismo, los tres profesionales han defendido que el hipotético hallazgo debería haberse protegido con medidas que garantizasen la fiabilidad del método utilizado, como la ralentización del ritmo de trabajo, un protocolo de lavado inmediato, un registro fotográfico y videográfico, o la dotación de personal con experiencia y titulación acreditada.

Han asegurado que, a pesar de haber trasladado estas propuestas a la dirección del proyecto, ésta “no las tuvo en consideración”.

Además, han insistido en que el hecho de que estos materiales no fueran documentados ni registrados convenientemente en el proceso de excavación “complicaba mucho su fiabilidad y credibilidad científica”, por lo que han dicho que tenían claro que “jamás podrían tener el refrendo de la comunidad científica y académica”.
Por ello, en cuanto a las conclusiones de la comisión de expertos que cree falsos los grafitos, han dicho que la cualificación de sus miembros “es garantía para entender que sus dictámenes son resolutivos y definitivos”.

FÍJENSE VDS AHORA EN LO SIGUIENTE

Dictamen científico.
La citada intervención arqueológica se ha realizado con absoluta competencia científica, tanto en los planteamientos metodológicos como en la exhaustiva recopilación de datos cronoestratigráficos, que responden a los sistemas aplicados actualmente en la disciplina arqueológica. El registro se ha llevado a cabo con el rigor que exige la utilización de la Matrix Harris, que permite contemplar el “hecho arqueológico” desde una perspectiva objetiva y lo más aséptica posible. El material gráfico y fotográfico relativo a la documentación correspondiente a estratigrafías, secciones y planimetrías resulta ilustrativo y pertinente. El muestreo de materiales que han sido objeto de análisis físico-químicos también ha sido correcto y oportuno, habiendo proporcionado fechas de cronología absoluta incuestionables con respecto al depósito analizado.
Por otra parte no entramos en la valoración de la interpretación histórica que los investigadores deducen a partir del registro cronoestratigráfico que, por experiencia, sabemos que se fundamenta sobre hipótesis de trabajo que pueden contener, lógicamente, elementos subjetivos. Asimismo, y buscando una mayor objetividad, hemos prescindido del análisis del material epigráfico recuperado, para que nuestra valoración se centrara exclusivamente en la solvencia científica y metodológica de la propia excavación, a nuestro juicio cumplidamente probada.
Fdo.: Dra. Carmen Fernández Ochoa, Fdo.: Dr. Angel Morillo Cerdán