El Proyecto Conciencia Global: ¿Coincidencia o datos para tomar en cuenta?

EL PROYECTO CONCIENCIA GLOBAL: ¿COINCIDENCIA O DATOS PARA TOMAR EN CUENTA?




¿Pueden acaso unas cincuenta computadoras predecir los eventos más importantes del futuro? ¿Pueden estos ordenadores advertirnos, incluso con días de anticipación, los hechos claves que pueden cambiar el mundo? Al parecer sí, esto ocurriría con el polémico proyecto científico denominado “Conciencia Global” o GPC por sus siglas en inglés, que dirigido por científicos y expertos en la materia (avalados además por la prestigiosa Universidad Princeton de los Estados Unidos) buscaría gracias a una red de computadoras desperdigadas en todo el mundo, predecir o advertir las catástrofes más resaltantes de nuestro futuro inmediato.

Proyecto Conciencia Global - GPC

¿Pero en qué consiste este extraño proyecto? La Conciencia Global en términos simples trata de una red de alrededor de cincuenta computadoras ubicadas en varios países del mundo que tienen como único fin el envío de datos aleatorios que supuestamente, lograrían una extraña coincidencia momentos antes en que el mundo pasa por algún tipo de crisis o hecho extraordinario.

Es decir, si uno lanza 200 veces una moneda, según la teoría de la probabilidad obtendremos la misma cantidad de sellos como de caras, es decir, 100 por lado, sin embargo, el hecho curioso ocurre cuando este porcentaje se rompe de manera inexplicable y termina por dar, por ejemplo, 180 veces cruz o 180 veces cara.

Así pues, cuando estas máquinas dan a cada segundo variaciones o series del tipo 1 y 0, que no se repiten entre sí (justamente estos ordenadores están programados para que esto no ocurra), en momentos específicos, el medio centenar de máquinas ubicadas en todo el mundo comienzan a dar una serie larga de unos o de ceros, de manera coincidente e imprevista.

Según los creyentes (que son además científicos de renombre como el profesor de la Universidad de Princeton, Roger Nelson) cuando ha ocurrido este tipo de “falla del sistema”, es que se han desarrollado eventos en el mundo de gran trascendencia, que han causado un gran impacto dentro de la sociedad. El ejemplo más conocido en cuanto a este tema, está relacionado con el terrible atentado a las Torres Gemelas de Nueva York, en donde se dice que cuatro horas antes de que el primer avión se estrellara con uno de los citados edificios, ocurrió uno de este tipo de patrones, que según la probabilidad, resultan inexplicables.

Otros resultados de la Conciencia Global

Pero esto no sería el único hecho trágico y de trascendencia mundial que el sistema habría advertido, así también, habría ocurrido los mismo con otros atentados como el 11 M, ocurrido en Madrid, y el 11 J, ocurrido en Londres. En cuanto a eventos sociales, esto se presenció en el entierro de la princesa Diana y de la Madre Teresa de Calcuta así como en los días de enfermedad y posterior muerte de Juan Pablo II. Por otro lado, en cuanto a los desastres naturales, los datos habrían coincidido en un mismo patrón, 24 horas antes del Tsunami de la India en el 2004, en donde se asegura que el sistema obtuvo picos y niveles de intensidad tan altos sólo comparables con el 11S.


Pero no sólo serían hechos trágicos los que reflejaría este proyecto, así también, fechas como las festividades de Fin de año o de Noche Buena, también ocurriría un efecto similar, lo que indicaría que también la esperanza y los buenos deseos, de alguna manera también afectaría a la Conciencia Global.

Los “contra” del proyecto

Sin embargo, la pregunta que más polémica (y acaso descrédito) se realiza sobre este proyecto es ¿cómo es posible que la mente o el sentimiento humano, pueda influir en estos ordenadores (es decir, máquinas y aparatos tecnológicos) tanto que los obligan a variar su propio sistema? Respecto a este punto, Roger Nelson, asegura que esto es explicable debido a que existen emociones que fácilmente pueden servir para interconectar estas variaciones.

“Prácticamente todas las grandes variaciones que hemos detectado exigen de emociones fuertes que sean compartidas por un gran cantidad de personas. Al parecer, la compasión tiene siempre una relevancia especial, y no me sorprende, porque la compasión implica un intercambio e interconexión entre personas. La compasión realmente significa que estamos conectados uno con otros y que compartimos los sentimos con el prójimo”, asegura Nelson.

Otro punto cuestionable es que estos resultados simplemente puede ser atribuibles a la casualidad y el azar debido a que es imposible predecir de manera perfecta los eventos trágicos que se supone advertiría, esto pues el sistema es incapaz de pronosticar la fecha exacta de estos eventos, el lugar exacto y en ningún caso, qué es lo que va a ocurrir, es decir, el hecho en concreto.

Para aquellos interesados en ver la imagen de los registros de las computadoras del proyecto GPC pueden acceder a la web de Noosphere de la universidad de Princeton, o directamente a esta página.

No hay comentarios: