LOS FALSOS VAGABUNDOS DE JOHN F. KENNEDY

Tras el asesinato del presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy, muchas pruebas, casos y preguntas, quedaron en el vilo del misterio. Tales fueron las contradicciones, los agujeros dentro del proceso, los vacíos dentro de la investigación, que muchos consideran que lo ocurrido ese 22 de noviembre de 1963 en Dallas, Texas, fue mucho más que el loco accionar de un asesino, sino, que formó parte de una gran conspiración de alcances nunca antes vistos en el siglo XX.

Justamente, una de esas pruebas inconclusas sería la llamada fotografía de los vagabundos. Fotografía tomada el mismo día del asesinato de John F. Kennedy y que fue publicada por diversos medios impresos. Estos extraños sujetos fueron capturados por la Policía de los Estados Unidos la misma que luego los dejaría libres por tratarse según ellos de simples vagabundos. Sin embargo, un análisis de las fotografías nos revelan a un tipo de vagabundos muy particulares: buen corte de cabello, zapatos limpios, afeitados, entre otros detalles.

Este primer indicio hizo sospechar a muchos, tanto que muchos aseguraron no se trataban de vagabundos sino de agentes especiales de la Central de Inteligencia Americana, CIA. Es más, muchos llegaron a nombrarlo, por ejemplo, el primero de la izquierda, es Charles Harrelson, el del medio Frank Sturgis, y el último Howard Hunt. Es más, es justamente Hunt, quien en el 2007 confesó a su hijo, en su lecho de muerte, que sí participó en el asesinato de John F. Kennedy, además de asegurar que el citado atentado fue una maniobra política dirigida por los altos mandos militares y petroleros estadounidenses e incluso el propio vicepresidente de Kennedy, Lyndon B. Jhonson, quien además dijo de Jhonson:

“Él (Jhonson) en mi opinión, tenía una prisa por ser presidente rayana a la obsesión. Consideraba a JFK y en eso tenía razón, un obstáculo para alcanzar su objetivo. Sin duda podía haber esperado a que JFK acabara su mandato e incluso su segundo mandato. Esto pudo ser lo que puso a Jhonson en una larga lista de gente que esperaba algún cambio en la rama ejecutiva”.

Pero eso no es todo, en el caso de Howard tendría un currículo de asombro, pues participó en las más importantes misiones secretas de la CIA, entre ellas, se sabe que fue uno de los agentes que ingresó y fue hallado con las manos en la masa, en el Hotel Watergate, el famoso caso de espionaje del gobierno de Nixon al partido Demócrata, asimismo, fue uno de los ejecutores del Golpe de Estado en Guatemala en 1954 para destituir de la presidencia al coronel Jacobo Arbenz y de la invasión a la Bahía de Cochinos en Cuba en 1961. Como puede verse, que su nombre se halle involucrado en un magnicidio no sería cosa extraña.

1 comentario:

JoJosho dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.