EL EXORCISMO ¿MAL DE LA MENTE O DEL DEMONIO?

EL EXORCISMO ¿MAL DE LA MENTE O DEL DEMONIO?


El exorcismo así como la posesión demoníaca que la precede, son vistos actualmente, como mera superchería, como una realidad que está más ligada al mito o a la psicología que a la religión o lo sobrenatural. Sin embargo, hay personas que aún sostienen que el demonio como tal existe y que las posesiones, son un hecho real y que el exorcismo es el único acto posible para sanar o paliar aquel tipo de males.

Uno de ellos, es por ejemplo, el Exorcista Oficial del Vaticano, Gabriele Amorth, quien a sus 82 años, tiene en su haber más de 50 mil exorcismos realizados a diferentes ciudadanos del mundo, fuente fundamental, ya sea por su cargo o por sus propias experiencias, para desentrañar más a fondo este misterio de las creencias religiosas.

¿Enfermedad mental o mal del demonio?

En principio, Amorth, señala que es indispensable hallar una distinción fundamental entre lo que pertenece a la psicología o a la ciencia de lo religioso o espiritual. El padre, asegura que el exorcismo, entra a tallar, justamente, cuando la ciencia fracasa en su intento por sanar o aliviar el mal que la persona enferma sufre.

Para el padre, el poseído se diferencia de un enfermo mental por su total y completo rechazo a los temas religiosos, como por ejemplo, los gritos o el enfurecimiento dentro de una iglesia, la falta de respeto a los símbolos santos, entre otros.

Amorth nos dice: “Las personas que acuden a nosotros, ya han sido tratadas muchas veces por siquiatras, pero muchas veces, las acciones de éstos han sido inútiles. Por lo tanto nosotros tenemos que estudiar si en esta persona está el demonio, la razón más fuerte que hace sensible esta presencia es la imposición a lo sagrado, es decir, estas personas ya no rezan, ya no van a la misa, escupen sobre las imágenes sagradas, y si son bendecidas se ponen furiosas, y cometen muchas cosas extrañas que no se pueden diagnosticar bajo el punto de vista médico”.

Los síntomas de la posesión

Asimismo, Amorth, nos habla de los síntomas más comunes entre los posesos. Entre los principales, está por ejemplo, la fuerza descomunal que de repente presenta la víctima, el hablar o entender diversas lenguas, alguna de ellas incluso, antiguas o desaparecidas, la obtención del don de la profecía y el conocimiento de temas vinculados con lo espiritual y la teología.

Además, el exorcista del Vaticano, asegura haber sido testigo de hechos que la ciencia no ha podido explicar, como es por ejemplo, la levitación de los afectados y la materialización de objetos físicos que salen del cuerpo del poseso.

El padre dice: “El demonio a veces escupe objetos que son totalmente imposibles de explicar desde un punto de vista natural, por ejemplo, clavos de grandes tamaños que salen del vientre de la víctima, cuchillas de afeitar, todos estos objetos se materializan en el momento en que salen de la boca, por lo tanto, nunca han causado trastornos de las personas. Por ejemplo, si una persona se hubiera hecho una radiografía nunca hubiera encontrado nada, incluso, siempre están secos, no se presentan mojados, con saliva, a pesar de haber salido del cuerpo.”

Cabe destacar que Gabriele Amorth tiene actualmente en su poder los diversos objetos que le han sido arrojados en el momento en que realizaba sus exorcismos, en su mayoría, clavos de gran tamaño y hojillas de afeitar.

¿Cómo entra el demonio en nuestras almas?

Pero cabe la pregunta, ¿Cómo es que ingresa el demonio en nuestras almas o cuerpos? ¿Lo hace de manera indiscriminada o selectiva? Amorth señala que lamentablemente, estos hechos son inducidos por personas que desean hacerle específicamente un mal a otra persona.

Entre los casos más comunes que ha encontrado a lo largo de su experiencia como exorcista, se hallan la inducción por medio de comidas o bebidas.

“Es típico usar bombones, el bombón lleva dentro un material maléfico como es sangre de alguna persona o animal, polvo de los huesos de muertos, ranas, perros. Otro caso común, son las tazas de café en donde se ha vertido similares materiales maléficos”.

Cierto o no, la atención con que la Iglesia Católica toma este tema, así como la falta de explicación que los científicos han dado sobre los casos resueltos a través del exorcismo, nos hacen pensar en que quizá hay, a pesar de nuestras épocas de Internet y ADN, temas que aún persisten en el temor y en el inconciente de las personas. Creyentes o descreídos, los testimonios rebasan los millares tanto como las pruebas que relatan aquellos hechos, al final de cuentas, como se dice, todo es cuestión de fe.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

es decir es verdad sobre los chamanes y esas cosas cuando vas a una curandera y te dice que tiens que usar tierra del cementerio o talvez darle sangre tuya a tu pareja para que no te deje??? muy interesante...

Facu dijo...

Es verdad, he pasado por esos síntomas, repudiaba y me molestaba hablar de símbolos religiosos, santos, Dios, todo.. pasé toda mi vida hasta que me dí cuenta que algo extraño me pasaba sin creer. Es a partir de ese momento que iba a la iglesia y me mareaba, tenía náuseas, me ponía de mal humor o violento. A veces me sentía animal cuando me enfurecía por pequeñas cosas, como cuando me replicaban algo que no quería hablar, etc. En el proceso de expulsar el mal he pasado por muchas cosas, desde vomitar sangre o que mientras rezara me salga sangre de la nariz. Fue extraño y feo, pero como dicen, justo antes de llegar a la meta las cosas se vuelven más difíciles, pero aún así continúo y espero pronto librarme de todo y volver cerca de Dios. Gracias y saludos.

Miguel dijo...

Este texto es una puta mierda.
He buscado una explicaión científica y sólo ponen el testimonio de un exorcista. Si me das el testimonio de un cristiano, tengo que ser cristiano. No queda otra. Necesito la otra parte.
Y Facu. Lo tuyo no es que tengas al diablo en tu cuerpo. Si no lo habrías pasado realmente mal. Lo tuyo es mental. Vete a un psicólogo o a un psiquiatra (te lo digo de buen corazón, yo voy ahora temporalmente a los dos) y seguro que te da una explicación.
Con esto no quiero decir que no existe Dios y que no tengas que creer en él.
Simplemente digo que la salud no te la cura Dios, y lo tuyo fijo que no es una posesión. Que vomites sangre o sangre tu nariz no es algo inexplicable. En serio, busca una explicación médica. Y si no la encuentras háznoslo saber, a mí el primero. Tal vez me equivoque y tengas tú razón, tal vez no. Ánimo y sigue con tu fe, pero cuida tu salud y no impongas tu fe (ni tú ni nadie de cualquiera que sea tu fe). Si los demás no creen es su vida. Vive y deja vivir

pedro dijo...

amigos les digo q es algo difisil de creer creer pero es verdad todo eso de q si sientes q cuando te estan orando q sientes mal es por q nesecitas ayuda de dios ,acude auna iglesia para q te sigan orando y aguanta y se te molesta y vas a ver q se te pasara ,el demonio nos domina cuando somos adictos al alcohol ,drogas sexo es ay donde gosa por q nos tiene en sus manos ,como se dise ver para creer ami me paso y ai resien crei.pero no esperen a les les pase ,y ante todo recuerden en este mundo no somos nosotros existe un universo espiritual el cual nosotros no vemos pero ay q creerlo y respetar eso ,pero tenemos un protector q es cristo jesus

pedro dijo...

amigos les digo q es algo difisil de creer creer pero es verdad todo eso de q si sientes q cuando te estan orando q sientes mal es por q nesecitas ayuda de dios ,acude auna iglesia para q te sigan orando y aguanta y se te molesta y vas a ver q se te pasara ,el demonio nos domina cuando somos adictos al alcohol ,drogas sexo es ay donde gosa por q nos tiene en sus manos ,como se dise ver para creer ami me paso y ai resien crei.pero no esperen a les les pase ,y ante todo recuerden en este mundo no somos nosotros existe un universo espiritual el cual nosotros no vemos pero ay q creerlo y respetar eso ,pero tenemos un protector q es cristo jesus