LOS CONTACTADOS QUE "VISITARON" GANÍMEDES

La luna Ganímedes despierta la imaginación, en algunos casos y las creencias en otros, de miles de personas.

Por Percy Taira


La reciente noticia de que el telescopio Hubble habría proporcionado las pruebas suficientes para que los científicos y astrónomos consideren de que debajo de la superficie del satélite Ganímides exista un gran océano (más grande que todos los océanos juntos de la Tierra) dejando abierta así la posibilidad de que también halla alguna especie de vida, muchos creyentes en el fenómeno ovni, han comenzado a recordar que más de un contactado con supuestos seres extraterrestres, ha mencionado a esta luna como el hogar de esta vida inteligente fuera de nuestro planeta.


Pues bien, en este post quisiera dar un breve repaso sobre los personajes más conocidos que han mencionado a Ganímedes como probable hábitat de una civilización extraterrestre.


Benjamín Solari Parravicini



El primero de ellos es el considerado Nostradamus argentino, Benjamín Solari Parravicini, quien a través de psicografías aseguraba que podía ver el futuro. Gracias a sus dibujos así como el texto que acompañaba a cada uno de ellos, muchos han sabido interpretar claramente las visiones de este pintor con sucesos que ocurrirían tiempo después de su muerte, desde el primer viaje al espacio de la perra Laika por parte de los soviéticos y el viaje del primer hombre a la Luna; el final de los dictadores Hitler y Mussolini; hasta el terremoto de Japón de 2011.


Pues bien, este hombre también mencionó a la Luna Ganímedes en una de sus psicografías. En un dibujo fechado en 1938, se muestra una figura extraña pero que el texto que lo acompaña aclara: "El anfibio de Ganímedes".

Es curioso el hecho de que mencionara la palabra "anfibio", con la noticia del océano debajo de la superficie, muchos consideran que esos anfibios, esos primeros formadores de la vida animal, y por ende de la vida humana, podría estar germinándose en esa luna.


Yosip Ibrahim

Portada del libro Yo visité Ganímedes de Yosip Ibrahim


Otro personaje conocido que mencionó esta extraña luna fue el escritor y contactado peruano Yosip Ibrahim, seudónimo de José Roscinao Holder, quien publicó en 1972 el polémico libro Yo visité Ganímedes. En él cuenta la experiencia de cómo su amigo llamado Pepe, es secuestrado por un ovni y cómo este fue llevado a esta luna de Júpiter.

Allá logra conocer a los seres que la habitan, una civilización sumamente desarrollada, intelectual, evolutiva y tecnológicamente superior a la nuestra.Por supuesto, en su libro no menciona nada de un océano en las profundidades y que esta civilización viviera en las profundidades de este océano, sino que lo hacían en la superficie, en un mundo de "extraña belleza".

"En medio de ese gélido conjunto de montañas, con su extenso sistema de glaciares y ventisqueros, notamos, ya, la abigarrada presencia de numerosos y profundos valles en los que la policromía del paisaje va desde los diferentes matices del verde, con azules y anaranjados tonos, producto de la vegetación y de fa actividad vital de sus pobladores, hasta los rutilantes destellos que las concentraciones urbanas, todas de aspecto metálico, proyectan hacia la altura, como si fueran las múltiples facetas de un formidable joyero de gigantescos diamantes".

Es decir, un paisaje que cualquier satélite de nuestros tiempos hubiera descubierto con solo posar su lente allí, y sin embargo, no existe.

Será por eso que luego de mucho tiempo y antes de su muerte, José Roscinao, tuvo que admitir que en realidad jamás había estado en Ganímedes de manera física, y que solo lo hizo en un viaje astral.


Sixto Paz

El otro personaje es el mundialmente conocido escritor y contactado peruano, Sixto Paz. La historia de Sixto Paz comienza una noche de enero de 1974, fue allí cuando recibió el contacto de un supuesto ser extraterrestre, quien a través de la escritura automática, se presentó y le dijo de donde provenía. Este le comentó que su nombre era Oxalc y que venía de Marlen, conocido en el planeta Tierra como Ganímedes.

Desde allí, Sixto tuvo más contactos con este personaje y llegó al punto que no solamente este "ser" le enviaba mensajes sino que también lo invitó a visitar Ganímedes. El viaje, según relata, lo hacía a través de “xendras”, algo así como puertas adimensionales provocadas por las naves extraterrestres y que eliminaban el tema de la distancia y por ende, del tiempo.

Pues bien, hay que recordar que para ese entonces el libro de Yosip Ibrahim ya había sido publicado, así que el hecho de que seres extraterrestres vivían en Ganímedes no era nuevo. Además, José Rosciano Heller, era íntimo amigo de José Carlos Paz, padre de Sixto, así que quizá de allí vino la influencia. Por otro lado, no parece casual que las descripciones que dio Paz sobre esa luna y de la gente que vivía allí era muy similar a lo descrito por Ibrahim.

“Ante mis ojos apareció un mundo diferente. Iluminado de manera semejante al ambiente lunar. Al frente vi un valle y en su fondo numerosas cúpulas pertenecientes a la ciudad matriz o ciudad de cristal. Ellos (se refiere a los ganimedianos) habían creado el hábitat conveniente a su raza y lo controlaban con sofisticada tecnología. La ciudad tiene una configuración subterránea y su población no supera las 800.000 personas, incluidos unos 200.000 colonos, procedentes no tan solo de la Tierra, sino de otros lugares. Concretamente viven en Morlen unas 12.000 personas pertenecientes a la raza humana que moran en otra ciudad cuyo nombre traducido a nuestro idioma vendría a significar “confraternidad”.

Al igual que Ibrahim la civilización se desarrollaba en la superficie, y no se menciona nada de océanos subterráneos.


Por cierto, acá dejo el video en donde Sixto Paz falla en la prueba del detector de mentiras cuando le preguntan si en verdad, visitó o no, otro planeta. Paz respondió que sí, pero el detector de mentiras, señaló que lo que decía no era verdad. Tiempo después Paz argumentó que el detector registró su respuesta como mentira porque no visitó un planeta, sino la luna Gamínedes... en fin... acá el video.






Otros visitantes a Ganímedes

Entre otros visitantes menos conocidos se encuentra el brasileño Oswaldo Oliveira Pedrosa, que publicó el libro "Mi contacto con los discos voladores" publicado en 1957, y en el que narra que en 1952 y 1953, habló con el comandante de una nave espacial procedente de Io (otra de las lunas de Júpiter) y de Ganímedes. Este hombre explica en su libro que la vida de Ganímedes es muy parecida a la de nuestro planeta.

Otro libro es "Origen, estructura y destino de los platillos voladores", publicado en 1952 por los hermanos argentinos, el ingeniero, Jorge A. Duclout y el periodista Napy Duclout, en el que a través de sesiones espiritistas lograron ponerse en contacto con un supuesto ser de Ganímedes. Según ellos, esta luna tenía un ambiente respirable y templado, y su superficie estaba destinada a la agricultura.

Vale aclarar, que todas las descripciones dadas por estos contactados sobre la luna Ganímedes, referentes a seres humanos, vegetación, ríos o viviendas de civilizaciones tecnológicamente más avanzadas, han sido rechazados por la ciencia. Se espera que en los próximos años pueda llegar a este satélite una sonda capaz de captar con mayor precisión la superficie y detalles más precisos de este satélite, sin embargo, se descartan todo tipo de vida "como en la Tierra".

Sea como fuere, Ganímedes es todavía hoy, uno de los planetas o lunas más conocidos y populares particularmente en grupos de contactados y algunos adeptos a esta línea de la ufología. Esto nos asegura que seguiremos oyendo más sobre esta luna y los misterios que algunos aseguran, existen dentro de ella.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Soy estudioso la posibilidad de conocer la fisica y lA experiencia como capitan de destroyer y otros titulos me permiten garantizar lo descrito por los contsctados