¿SABES CÓMO TE MANIPULA UN SUPERMERCADO PARA QUE COMPRES MÁS? ACÁ ALGUNAS DE SUS ESTRATEGIAS



Cada vez más personas acuden al supermercado para comprar desde una botella de agua, un producto de aseo personal hasta los alimentos que uno puede consumir durante toda una semana. Sin embargo, esta actividad aparentemente inofensiva y que la consideramos casi parte de nuestra vida diaria, no es tan inocente como parece. El supermercado, es para muchos, el símbolo del pensamiento consumista de nuestros tiempos, en donde se busca que el cliente compre más de lo que debería, e incluso, lo que no necesita, y para ello, estas empresas someten al cliente a una serie de estrategias y estímulos que lindan con la manipulación física y psicológica. 

En este post compartimos algunos de esas tácticas y estrategias de los supermercados que nos llevan a consumir más de lo debido, secretos que nos harán ver al supermercado de siempre, con una mirada distinta. 


- Carritos cada vez más grandes. Martin Lindstrom, autor de Compradiccion, señala que no es casualidad que los carritos de compras (símbolos de todo supermercado) sean cada vez más grande. Según este especialista en marcadotecnia, se hizo un experimento en el que se duplicaba el tamaño de estos carros, y curiosamente, los clientes compraron 19% más productos. Para ser sinceros, los carritos no tienen por qué ser tan grandes, uno pequeño es más que suficiente para transportar el consumo promedio de una persona normal.

-Sin tiempo. Otro de los detalles de un supermercado es que no cuentan con un reloj de pared a la vista. Esto se hace para que el cliente no se dé cuenta de cuánto tiempo ha pasado en la tienda y pueda seguir caminando por los pasillos y por ende, comprar más.

- Manipulación musical. Otro secreto de los supermercados es su música. ¿Han notado que la música de los supermercados suele ser lenta o relajante? Según Lindstrom, la música lenta hace que la gente desee pasar más tiempo en un lugar, y en un supermercado, esto te lleva inmediatamente a que compres más. El especialista señala que una buena música en el supermercado, puede hacerte comprar 29% más.Otro dato es que algunos expertos señalan que escuchar música francesa en la sección de vinos incrementa la venta de este licor. Recomendación: escuchar tu propia música para no caer en la manipulación musical, de preferencia, música rápida y fuerte, esto te hará querer salir de allí lo más pronto posible.  

- En los supermercados se colocan baldosas de tamaño pequeño (sobre todo en los pasillos más caros). Esto es porque, el sonido rápido y constante del carro en el suelo te hará pensar que estás yendo más rápido de lo que realmente estás yendo. Inconscientemente desacelerarás la marcha y pasarás más tiempo comprando.

- Manipulación por el olor a comida. Pasas por la sección de pan recién horneado y sientes ganas de comprarlo. Pasas por la sección de comida y sientes lo mismo, sólo por el aroma uno comienza a sentir hambre y esto te lleva a preguntarte si deberías comprar algún tipo de pan o algo más para comer en el camino a casa. 

- Los productos más caros siempre están a la altura de la vista de las personas. Los más baratos están debajo o arriba en los estantes. Por otro lado, los productos que más gustan a los niños, siempre están colocados también a la altura de sus ojos.

- Siempre a la derecha. Otro detalle es que los productos más caros por lo general están ubicados en el lado derecho de los pasillos y los baratos a la izquierda. Esto debido a que instintavemente o como un reflejo, las personas se mueven de derecha a izquierda. 

- Otro dato importante es que los productos "saludables" como la carne, lácteos o verduras y frutas se encuentran siempre en los estantes o pasillos exteriores mientras que los alimentos con menos proteínas o productos chatarra se encuentran en el interior. 

- La carne y el pescado se colocan con fondo blanco para que se vean más frescos. 

- Las verduras primero. Phil Lempert, experto en abarrotes y editor de supermarketguru.com revela que una de las estrategias de muchos supermercados es colocar la sección de frutas y verduras en la entrada principal. Esto se debe a que los colores vivos y variados suelen poner de buen humor a las personas y una persona con mejor humor, es propensa a comprar más.

- La leche siempre se coloca al fondo de la tienda. Algunos creen que esto es para así obligar a los clientes a caminar hasta el fondo del local y así puedan comprar otros productos, sin embargo, otros señalan que esto se debe simplemente a que la leche necesita ser refrigerada lo más rápido posible y por ello es lo que primero se coloca en los supermercados.

- ¿Kilos, litros, gramos, empaquetados? No es casualidad que para muchos sea muy difícil entender o cálcular el tema de precios con el peso, litros, etcétera. Una persona por lo general le parece sumamente complicado saber por ejemplo si es más económico comprar por kilo, por unidad, por paquete, por cuarto, por gramos. Esto no es casual, por lo general, esto se hace apropósito para confundir al cliente y hacerlo que elija la decisión más fácil: comprar el paquete, que en muchos casos suele ser la opción más cara.

- Cajas angostas. ¿Alguna vez has llegado a la caja de un supermercado y te arrepientes de comprar un producto pero no tienes dónde dejarlo? Según Lindstrom, más de 60% de los compradores descartan productos justo antes de pagar, para evitar esto, los supermercados comenzaron a hacer los pasillos de las cajas registradoras más angostas, con menor espacio, para que así la gente no pueda deshacerse de la mercancía tan fácilmente.

- Es más, en las cajas no sólo tratan de evitar que te arrepientas de una compra, sino que te impulsan a comprar más, colocando productos como pilas, chocolates, desodorantes, máquinas de afeitar y demás. 

- Pan en bolsa de papel. ¿Sabes por qué en los supermercados el pan lo entregan en una bolsa de papel? Según la panadera Lindsay Smith, esto lo hacen para que uno compre más pan. ¿Por qué? Cuando uno pone el pan recién hecho en una bolsa de papel provoca que el pan se endureza más rápido, con lo que el cliente se verá obligado a volver a la tienda a comprar más. Si desea mantener el pan en buen estado, hay que meterlo en una bolsa de plástico y ciérrala bien.

- Phil Lempert propone que si uno va al supermercado y no desea gastar mucho, es mejor hacerlo los lunes y martes. No aconseja de ninguna manera ir de compras los fines de semana.


Por último, antes de cerrar este artículo, damos un par de consejos en la que coinciden muchos especialistas para no caer en la manipulación y en la tentación de comprar más de lo que deberíamos. La primera de ellas es hacer una lista de mercado, esto parece ser poca cosa pero es sumamente importante, así sabes exactamente qué comprar y qué es lo que necesitas y no te verás tentado a gastar o comprar más de la cuenta. Y por último, nunca ir a un supermercado con hambre, esto es importante para controlar nuestros gastos sobre todo en temas de comida. 

No hay comentarios: