OPINIÓN SOBRE LA ELECCIÓN DEL PAPA FRANCISCO



Por Percy Taira

La elección del cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, tomó a todos por sorpresa. No sólo ha sido el primer pontífice latinoamericano en los dos mil años de historia de la Iglesia Católica, sino que además es el primer papa jesuita en ocupar la silla de Pedro.

Las primeras apariciones públicas del Papa Francisco, nombre elegido además en honor del santo Francisco de Asís, han sido más que auspiciosas: para muchos, desde católicos de a pie hasta especialistas en asuntos del Vaticano, han destacado la humildad, la sencillez, y la vocación de pobreza del nuevo Pontífice.

Quizá por esto, la elección de Bergoglio ha dado un respiro y un sentido de esperanza a los católicos en todo el mundo, que se vieron afectados por las denuncias de corrupción y de abusos sexuales contra menores, dados a conocer tanto en los llamados “Vatileaks” como en diversos informes de medios de prensa.

Muchos consideran que este papa será distinto. Que este papa limpiará toda aquella suciedad que se ha ido acumulando a través de los años en los pasillos del Vaticano. Algunos consideran que esto es solo una ilusión, una esperanza sin fundamento, sin embargo, una gran mayoría ve en los primeros gestos del Papa Francisco, indicios que muestran su voluntad por sanear la Iglesia Católica de todos sus males tanto humanos como espirituales y llevarla nuevamente a los caminos ordenados por Jesucristo.

Por supuesto que aún es muy pronto para saber si en verdad el Papa Francisco podrá cumplir tamaña tarea. Si contrariamente a su antecesor, el Papa emérito, Benedicto XVI, tendrá las fuerzas necesarias para enfrentar todos estos problemas, y a la par, continuar con la tarea evangelizadora de la Iglesia “resucitando” los lazos y relaciones con los católicos en el mundo.

Muchos se preguntan si lo suyo será un pontificado que renovará la Iglesia o si será un simple continuismo de lo que hizo Juan Pablo II y Benedicto XVI. Si por fin la Iglesia Católica intentará ir de la par con los grandes cambios que imponen estos nuevos tiempos o se encerrará más radicalmente a sus viejos pensamientos. ¿Se acercará más a la gente o se distanciará más de ella? ¿Habrá un nuevo inicio o no en el Vaticano? ¿Cambiará, más que los títulos, la historia de la Iglesia Católica?

Preguntas que repito, aún es muy pronto para hallarles una respuesta certera. Sin embargo, hay esperanza, y por lo menos, compartimos la idea de la voluntad de este nuevo Pontífice de hacer estos cambios importantes dentro de la Iglesia. Ojalá que pueda hacerlos, ojalá, sobre todo, que le dejen hacerlo, por el bien de la Iglesia y por supuesto, por el bien de esos mil doscientos millones de católicos en el mundo entero.

1 comentario:

GASPAR BÚFALO dijo...

EL DÍA DE HOY, ESCRIBÍ LOS SIGUIENTES MENSAJES EN TWITTER...

@GASPAR_BUFALO,
escribió:

"Siete meses sin más obtendrá la prelatura,
por su deceso, GRAN CISMA hará nacer"...
Cuarteta (VIII, 93) de NOSTRADAMUS.

Y el GRAN CISMA de la Iglesia católica, va a COINCIDIR con el estallamiento de la TERCERA GUERRA MUNDIAL...