BENEDICTO XVI: “YO NO ABANDONO LA CRUZ DE CRISTO SINO QUE SIGO CERCA DEL SEÑOR”




El Papa Benedicto XVI, participó hoy miércoles 27 en su última audiencia general en una ceremonia realizada en la Plaza de San Pedro. En ella recalcó que su decisión de renunciar a la silla de San Pedro fue una decisión difícil, no pensada por su bienestar sino en el bienestar de la Iglesia Católica.

"En los últimos meses he sentido que mis fuerzas disminuían y le pedí a Dios que me iluminara con su luz para tomar la decisión más justa, no para mí, sino para la Iglesia. He tomado esta decisión sabiendo muy bien cuál era su gravedad y su novedad, pero amar a la Iglesia significa también hacer elecciones difíciles, siempre teniendo como prioridad el bien de la Iglesia y no de nosotros", afirmó Benedicto XVI.

Asimismo, aseguró que su renuncia no es una señal de que abandona la cruz de Cristo (tal como muchos han considerado recordando las palabras de Juan Pablo II) sino que continuará, a partir de ahora, al lado de ella, sirviendo a la Iglesia a través de la meditación y la oración.

"Yo no abandono la cruz, sino que sigo en el mundo, de una forma nueva, cerca de nuestro señor Jesucristo", sostuvo Ratzinger, ante el aplauso de los miles de fieles católicos que se concentraron en la Plaza de San Pedro.


"LA IGLESIA SIGUE VIVA"

Por otro lado, Benedicto XVI negó que los problemas de la Iglesia Católica sean motivo para hablar de su fin y consideró que pese a los "tiempos en que todos hablan de su declive, la Iglesia sigue viva".

"Siempre supe que la barca de la Iglesia no es mía, no es nuestra, sino que es de Dios, y que por ello la Iglesia no se va a hundir. El Señor la guía", agregó el Santo Padre.

En su discurso de despedida, Benedicto XVI recordó también el día 19 de abril del 2005 cuando fue elegido como Papa, y dijo que si bien en un primer momento consideró que el cargo de Sumo Pontífice era una carga muy "pesada" para él, éste aceptó la voluntad de Dios.

"El Señor me ha guiado estos ochos años y he podido sentir a diario su presencia", aseguró Benedicto XVI, quien además agradeció a los fieles por sus muestras de apoyo y cariño, así como a los cardenales, a su secretario de Estado, Tarcisio Bertone, a toda la curia romana, y a aquellos que de alguna forma u otra trabajan por el bien de la Iglesia Católica, por acompañarlo a lo largo de su Pontificado.

No hay comentarios: