EL HOMBRE QUE NO PUDO SER AHORCADO TRES VECES


John H.G.Lee, el hombre que no pudo ser colgado.


Por Percy Taira

Esta es una de esas historias curiosas que nos gusta tratar en este Expediente Oculto. Se trata de John H.G. Lee, originario de Abbotskerswell, Devon (Inglaterra), y que trabajaba como sirviente en la casa de Emma Keyse, en la aldea de Babbacombe. En 1879,  Lee abandonó esta casa para servir en la Royal Navy, luego fue acusado por robo, pasó varios años en la cárcel y en 1884, regresó a servir a Emma Keyse.

Un día, el 15 de noviembre de 1884, el cuerpo de Emma Keyse fue encontrado muerto. El cuerpo estaba parcialmente quemado, tenía una herida en la garganta, y tres heridas en la cabeza. Las investigaciones policiales se hicieron y el primer sospechoso fue John Lee, esto debido a sus antecedentes delictivos y porque en el momento del asesinato era el único hombre que se encontraba en la casa y además, por tener una herida en el brazo. Estos elementos fueron suficientes para hallarlo culpable por asesinato.

El 23 de febrero de 1885, John Lee fue sentenciado a la horca en la prisión de Exeter. Pese a que el verdugo del penal revisó la trampa del cadalso antes de la ejecución, en el momento de que John Lee iba a ser ejecutado, el mecanismo falló. Lo intentaron de nuevo, colocaron a John Lee en la trampa, y nuevamente el mecanismo volvió a fallar. Revisaron nuevamente aquello, todo funcionaba bien, y tras un tercer intento, el mecanismo volvió a fallar.

Muchos en la prisión no entendieron lo que ocurrió en aquella oportunidad, sin embargo, para otros, todo tenía que ver con las palabras que John H.G. Lee le dijo al juez al momento de escuchar su condena. En ese momento, John Lee dijo: “La razón por la que estoy tan tranquilo es que yo confío en el Señor y él sabe que soy inocente”.

Quién sabe si fue Dios o pura suerte, lo cierto es que luego de los tres intentos fallidos por matarlo, la ejecución fue aplazada, y posteriormente se le conmutó la pena de muerte por la cadena perpetua, y luego de 22 años de varias apelaciones, John Lee fue liberado.

Sobre lo que hizo después se sabe muy poco, algunos creen que pudo viajar a Estados Unidos, en donde se cree que murió el 19 de marzo de 1945 en Milwaukee. En todo caso, pasó a la historia como “el hombre que no pudo ser ahorcado”.

No hay comentarios: