EL INFORME COMETA: UN INFORME CIENTÍFICO SOBRE EL FENÓMENO OVNI




Por Percy Taira

Entre los escépticos del fenómeno ovni es muy común escucharles decir, que el fenómeno Ovni carece de credibilidad porque no tiene bases científicas. Es decir, que la falta de respaldo científico a este fenómeno le quita ese peso que le pueda dar la seriedad del caso para ser tratado, estudiado o si quiera discutido.

Pues esto no es del todo cierto, pues muchos científicos, de diversas nacionalidades y especialidades, se han metido de lleno al estudio de este fenómeno tratando de responder las preguntas que cualquier persona de a pie tiene sobre este fenómeno, preguntas como si existen los ovnis, qué son, de dónde vienen y qué quieren.

Uno de los informes más conocidos y que logró la participación de varios científicos importantes, por ejemplo miembros de Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES, la NASA francesa) fue el Informe Cometa (COMité d'ÉTudes Approfondies o Comité de Estudios en Profundidad), hecho por un grupo de científicos, militares e investigadores del fenómeno Ovni, y cuyo documento fue entregado, como un reporte confidencial en 1999, al gobierno francés, particularmente al presidente de ese entonces Jacques Chirac y al Primer Ministro, Lionel Jospin. Luego este informe fue publicado a manera de libro para todos los ciudadanos interesados en el tema.

En este Informe se analizaron los casos más impactantes y acreditables en el mundo, además de buscar la procedencia de estos objetos y el peligro que significa este tipo de fenómenos en la seguridad militar y civil de Francia.

Este post vamos a dar un breve repaso a algunos de los casos más importantes que recogió este informe con respecto a encuentros militares de aviones militares y civiles con ovnis, testimonios de personas de avistamiento de ovnis y de seres extraterrestres. También mostraremos las conclusiones a las que llegaron este grupo de científicos y especialistas, conclusiones que pueden sorprender a muchos, sobre todo escépticos, como por ejemplo, que los Ovnis sí son un fenómeno real, que probablemente sean extraterrestres y que sí implica un peligro a la seguridad nacional de los países.


LOS CASOS DEL INFORME COMETA


1.1          Encuentros de pilotos militares con Ovnis

Uno de los casos más importantes recogidos por el Informe Cometa es sin duda, aquellos casos relacionados con militares y el fenómeno Ovni, es decir, avistamientos o enfrentamientos de personal militar (sobre todo pilotos) con estos objetos no identificados.

Por ejemplo, en este documento se nos presenta el caso de pilotos franceses, a bordo de un Mirage IV que estuvieron a punto de estrellarse contra uno o dos ovnis.

El hecho ocurrió el 7 de marzo de 1977 a las 21 horas, en los límites de Dijon, cuando el Mirage IV se dirigía hacia Luxeuil, después de una misión nocturna. A 9,600 m de altura, avanzando a velocidad Mach 0,9 y con condiciones de vuelo son muy buenas, el piloto, Hervé Giraud, y su navegante observaron a las "3 horas" (código horario) de su avión un resplandor muy brillante, a la misma altitud, en ruta de colisión hacia ellos y acercándose muy rápidamente. El piloto preguntó a la estación de radar militar de Contrexéville sobre ese resplandor pues quería saber si ellos tenían contacto de radar de aquel supuesto avión que venía hacia ellos. De hecho, los tripulantes pensaron en un primer momento que se trataba de un interceptor de la defensa aérea que, como es práctica común, buscaba interceptar su avión para reconocerlo por medio de su faro de identificación.

El controlador de radar le señaló a la tripulación que no tenía ningún contacto en su radar y recomendó a los pilotos verificar el nivel de oxígeno. Según el informe, el gesto del controlador demuestra lo extraño que le pareció la pregunta debido a que la recomendación de verificar el oxígeno, evidencia que el controlador pensaba que lo que veían los pilotos era una “alucinación”.

Pero no lo era. Según continúa relatando el Informe, el extraño objeto continuó su vuelo  hacia el Mirage IV, lo que obligó al piloto y navegante hacer un giro a la derecha para no perder de vista al objeto. Sin embargo, en un momento dado, el objeto se ubicó detrás del Mirage IV, a una distancia estimada de 1,500 m; en ese momento el piloto invirtió su giro para recuperar el contacto visual sobre el objeto, y vió el destello alejándose muy rápidamente a las "11 horas"; él retomó el rumbo sobre Luxeuil.

No obstante y cuando creían que el extraño momento había pasado, 45 segundos después de retomar el rumbo hacia Luxeuil, el piloto se sintió "observado", y según sus propias palabras, el piloto le dijo a su navegante: "vas a ver, eso va a regresar". En efecto, un destello idéntico, apareció a las "3 horas".

El piloto entonces hizo un movimiento arriesgado, un giro sumamente cerrado (6.5 g) para liberar su aparato de lo que él consideraba como una amenaza real. El destello siguió la evolución del Mirage IV para colocarse atrás a una distancia estimada de 2000 metros; el piloto reviró siguiendo el procedimiento, hasta que el destello desapareció, al parecer, de la nada. El Mirage IV siguió su vuelo y llegaron sin novedad a la base de Luxeuil.

Hay que destacar que durante toda esta experiencia, el controlador aéreo no registró ninguna nave extraña en su radar.


1.2          Avión comercial

Otro de los temas importantes de encuentros con objetos voladores no identificados es el realizado por pilotos pero esta vez, de aviones comerciales. En este caso el implicado es un vuelo de Air France AF-3532.

Este hecho ocurrió el 28 de enero de 1994, cuando el avión comercial Air France AF-3532 realizaba un vuelo de Niza a Londres. El piloto de la aeronave era Jean-Charles Duboc, asistido por el copiloto, Valérie Chauffour.

A las 13 horas, en vuelo de crucero a una altitud de 11,900 mts, alrededor de Coudommiers en Seineet-Marne, con condiciones meteorológicas excelentes, el jefe de sobrecargos, presente en la cabina del piloto, señaló un fenómeno que (a su criterio) parecía ser un globo meteorológico. Su observación fue confirmada por el copiloto y el piloto que piensan que se trata de un avión.

Sin embargo, luego de unos segundos, los tres notan que estaban equivocados, y que aquello no se parecía a ningún objeto conocido. El piloto estimó que el fenómeno se encontraba a una altitud de 10,500 metros y a una distancia aproximada de 50 km. Esto les llevó a pensar que aquel objeto tenía grandes dimensiones, unos 250 metros de largo.

Pero eso no es lo único que les sorprendió, pues al parecer, el objeto, tenía la habilidad de cambiar de aspecto. Según revela el informe, aquel objeto se veía primero como una campanilla color bronce, luego tenía forma de color castaño.

En un momento dado el extraño objeto desapareció, de manera rápida, como si se volviera invisible de pronto.

Ante esto, el piloto da cuenta sobre su avistamiento al centro de mando para la navegación aérea de Reims, y estos le responden que no tienen ninguna información sobre alguna presencia aérea en la zona. Sin embargo, aplicando los procedimientos existentes, Reims informó al Centro de Operaciones de la Defensa Aérea (CODA) de Taverny sobre la observación hecha por la tripulación, y pide al piloto aplicar desde el aterrizaje el procedimiento de "Airmiss" (pasar cerca de otra aeronave).

En ese mismo momento, el CODA registró una señal de radar iniciada en el centro de control de Cinq-Mars-la Pile, que corresponde en lugar y en hora al fenómeno observado. Esta señal del radar, que fue registrada durante 50 segundos, cruza la trayectoria del vuelo AF-3532, y no corresponde a ningún plan de vuelo notificado.


1.3          Observación en tierra de un Ovni por un piloto

Otro caso francés que recoge el Informe Cometa, es el del veterano teniente coronel del ejército del Aire, Jean-Pierre Fartek, quien el 9 de diciembre de 1979, alrededor de las 9 de la mañana, en compañía de su esposa, pudo observar en el campo vecino de su casa, delante de un grupo de árboles, un extraño objeto de unos 20 metros de diámetro y 7 metros de ancho, manteniendo un vuelo estacionario a 3 metros de altura aproximadamente.

El piloto Jean-Pierre Fartek, describe el objeto con forma de dos platillos sobrepuestos con contornos muy claros, invertidos el uno sobre el otro, sin ventanas ni luces; su color era gris metálico en la parte superior y más oscura, algo azulada, en la parte inferior. El informe aclara que este cambio de color no se debió a algún efecto de iluminación por el sol.

Asimismo, el testigo señala que el objeto se movía en oscilaciones muy ligeras cuya frecuencia no era muy rápida, como si buscara equilibrio en el vuelo. También no hacía ningún ruido, ni causaba ningún tipo de turbulencia en la tierra en el momento de su vuelo estacionario, ni en el momento de su partida, es decir, no dejó ningún rastro en la tierra.

Luego de observarlo por un tiempo que el testigo no puede calcular, el objeto se inclinó un poco hacia adelante (como lo hace un helicóptero después del despegue y al inicio de su posición vertical) y se alejó a gran velocidad, a muy baja altitud, sin ruido, y sin dejar estela.

El experto aviador dio su testimonio a la policía de Dijon, y por su parte, pese a toda su experiencia, nunca pudo explicar qué fue lo que vio aquella mañana.


1.4          Avistamiento de seres extraterrestres

Pero el Informe Cometa no solo dio cuenta de avistamientos de supuestas naves extraterrestres, sino también, de personas que aseguraron haber visto a seres extraterrestres. Esta es la historia de un campesino, que vio a un extraño objeto posarse sobre su campo y a unos extraños seres que salían de este objeto.

El hecho ocurrió el primero de julio de 1965, en Valensole. El protagonista de esta historia es Maurice Masse quien a las 5 de la mañana, se dirigió hacia su campo de lavanda situado sobre la meseta cerca del pueblo. Hacia las 6, antes de poner en marcha su tractor escuchó un silbido que llamó su atención. Surgiendo detrás de un pedregal, vio a unos 90 metros de él un objeto posado en su campo. Su forma le recordó a la de un automóvil "Dauphine" colocado sobre seis patas que surgían de un pivote central.

Masse se acercó con cuidado a este objeto hasta llegar a una distancia de 10 metros, en un principio pensaba que “alguien” había llegado para robar en su campo. Sin embargo, lo que vio luego fue algo impensable, vio cerca de la nave, a dos pequeños seres, de los cuales uno lo vio y al verlo le apuntó con un tubo sacado de una especie de maleta colgada en su costado izquierdo.

El testigo aseguró a los miembros del Informe Cometa, que estuvo completamente inmovilizado en ese lugar, entorpecido y paralizado, pero absolutamente consciente de los eventos que ocurrieron ante sus ojos. Los dos seres subieron de nuevo a su aparato. Él los observó, mientras estaban detrás de una clase de domo, y escuchó un ruido sordo en el momento que el objeto se levantó del suelo. De la misma manera, notó que el tubo que estaba debajo del objeto, al contacto con la tierra, empezó a girar, así como que las seis patas se plegaron bajo el aparato. El objeto ascendió verticalmente antes de inclinarse en línea oblicua y desaparecer más rápidamente que un avión a reacción.

Maurice Masse permaneció paralizado durante unos quince minutos antes de recuperar su movilidad, después retomó su trabajo, y partió al pueblo a contar su historia a la policía sobre este hecho. La policía inició las investigaciones del caso y se encontraron algo extraño al llegar al lugar donde supuestamente habría estado la nave y aquellos seres. Había en el campo de Masse un agujero impreso en la tierra que penetró ese lugar. En su centro se encontró un agujero cilíndrico con una pared lisa de 18 cm de diámetro y 40 cm de profundidad. Al fondo de éste se encontraron otros tres agujeros angulosos de 6 cm de diámetro.

Asimismo, a lo largo de la ruta de fuga del objeto, sobre una superficie de un centenar de metros, las plantas de lavanda estaban secas. Este fenómeno duró varios años, en el curso de los cuales el testigo probó inútilmente repoblar de plantas un área de varios metros alrededor de la marca.

En este caso, existen informes policiales que confirmaron la veracidad de los hechos, en particular los efectos sobre el ambiente y sobre el testigo mismo, que, durante varios meses, durmió doce a quince horas por noche, tras la parálisis de la que había sido víctima. La investigación sobre la moralidad del testigo no reveló elementos particulares que permitieran sospechar un comportamiento mitómano ni mucho menos, el montaje de una broma.


LAS CONCLUSIONES DEL INFORME COMETA

Pues bien amigos, esto ha sido un breve repaso de la decena de casos sumamente interesantes de Francia que forman parte de este interesante y revolucionario informe científico sobre el fenómeno Ovni.

Sin embargo, luego de analizar los casos publicados en este artículo así como los demás, el Informe Cometa (que repetimos, fue elaborado por científicos, militares y especialistas e investigadores del fenómeno ovni de Francia, y que fue presentado al gobierno francés) llegó a estas conclusiones que nos parece interesante compartir con todos ustedes. Estas fueron sus conclusiones:

“(Los casos) Demuestran la realidad física casi cierta de objetos volantes completamente desconocidos, por los resultados de vuelo y al silencio notable, al parecer movidos por inteligencias. Estos objetos volantes impresionan mucho, por sus maniobras, a pilotos, civiles y militares, que dudan en hablar. El temor al ridículo, parecer un loco, o simplemente crédulo, justifica principalmente esta reserva. Unidades secretas de origen bien terrestre (abejones, aviones espías...) no pueden explicar una minoría de casos. Al volver atrás en el tiempo, se perciben claramente los límites de esta explicación (…)

La hipótesis extraterrestre es de lejos la mejor hipótesis científica; en absoluto prueba nada de manera categórica, pero tiene a su favor fuertes presunciones, y si es exacta, es grande de consecuencias”.

Y sobre la labor de los gobiernos y los Estados sobre este fenómeno, dice este Informe lo siguiente:

“Que los OVNIs sean o no de origen extraterrestre, el fenómeno OVNI ya está entre nosotros y nos impone, en cualquier caso, una vigilancia crítica; implica, en particular, riesgos de manipulaciones desestabilizadoras a niveles de información, psicológicos, culturales y religiosos: terror, pánico, guerra de los mundos, psicosis creadas por sectas o grupos de presión, etc. Estos riesgos al miedo cósmico, así como el descubrimiento y seguramente la futura conquista del cosmos, justifican en adelante por parte de las autoridades políticas, científicas e intelectuales, una determinada vigilancia cósmica para prevenir cualquier sorpresa inesperada, la interpretación errónea y manipulación malévola o malsana”.

Asimismo, el Informe propone que los gobiernos deberían prepararse para un posible avistamiento de ovnis, para un posible contacto extraterrestre, o para el descubrimiento de una base extraterrestre en nuestro planeta.



Espero que les haya gustado este breve repaso del Informe Cometa. Nosotros en Expediente Oculto seguiremos profundizando en esta información, y sobre dando, daremos a conocer los casos que se encuentran en este informe.


1 comentario:

Anónimo dijo...

LOS PLANETAS DE LA GALAXIA ESTAN LLENOS DE VIDA BACTERIANA Y PARASITARIA, IGUAL QUE LA TIERRA.
AHORA PARA ENCONTRAR UNA ESPECIE DEFECTUOSA COMO LA NUESTRA, HABRIA QUE BUSCAR EN UN SISTEMA SOLAR IGUAL AL NUESTRO, CON EL MISMO SOL, MISMAS PROPORCIONES, MISMAS DISTANCIAS, ETC.
ENTONCES HABRÍA QUE FIJARSE EN EL TERCER PLANETA DESPUES DEL SOL-EL DE LA TERCERA DIMENSION- Y LUEGO HABRIA QUE ESPERAR QUE SUS PARÁSITOS DE LA SUPERFICIE, HAYAN PASADO POR TODOS LOS ACCIDENTES CÓSMICOS, LA MISMA EVOLUCION, LAS MISMAS MUTACIONES Y MISMOS EXPERIMENTOS POR LOS QUE HEMOS PASADO NOSOTROS Y ESO SERIA CASI IMPOSIBLE!!!
lEAN MI LIBRO -LIBERATE-
vamosacambiarelmundo.org/wp-content/uploads//2012/.../LIBERATE2.pdf