COLABORACIÓN: LA CUARTA PIRÁMIDE DE GIZA



Por Jesús Gómez* (España)

Para los poco entendidos en Egiptología, hoy he querido realizar este artículo dedicado a un monumento o mejor dicho a una construcción que se encuentra en la meseta de Giza, concretamente a 8 km de ella en la población de Abu Rawash.

Hablamos de una pirámide olvidada o casi, la cuarta pirámide de Giza, la pirámide del faraón Dyedefre.

Esta pirámide hoy prácticamente derruida, no conserva la estructura de sus inicios y sólo podemos observar la base de la pirámide y adentrarnos en sus cámaras hoy desnudas y al aire libre.


Cabeza del faraón Dyedefra hecha en cuarcita (Museo del Louvre, Francia)

La versión clásica de los hechos nos relata que Dyedefra fue hijo del faraón Jufu (Keops) y que además fue su sucesor, estableciendo su reinado entre el 2.566 y el 2.558 a. C. en la IV dinastía del imperio antiguo. Su sucesor en el reinado de Egipto fue Jafra (Kefrén).

También esta versión cuenta que el faraón Dyedefra asesinó a su hermano para poder así alzarse como Rey del alto y bajo Egipto, de ahí que su pirámide estuviera más alejada de las tres principales pirámides de la meseta de Giza, los conflictos familiares obligaron a llevar a cabo esta acción en la construcción del edificio.

Otra hipótesis es la suposición de que el corto reinado de Dyedefra estimado en sólo 8 años no fue suficiente para terminar de construir el monumento y que por tanto la pirámide nunca se terminó de construir.


Ruinas de la pirámide de Dyedefra

Estudios recientes han descartado el asesinato del hermano de Dyedefra y abogan porque la construcción de su pirámide en un emplazamiento lejano fue llevada a cabo motivada por la avanzada edad del faraón, algo que precipitaría rápidamente la búsqueda de un lugar para su posterior enterramiento.

También en esta hipótesis más o menos moderna se cuenta que la pirámide fue demolida por los romanos para su uso posterior como cantera de piedra.

Algo esto último que no sería nada descabellado teniendo en cuenta que los romanos eran expertos en arrasar con todo lo que fuera necesario con tal de establecer las mejoras oportunas y necesarias para su crecimiento.

Se calcula que la pirámide de Dyedefra tenía una altura de 68 metros y una base de 106x106 metros, esta pirámide pudo haber sido mucho más alta que la de Jufu (Keops), puesto que al estar en una zona más elevada de la meseta, su altura pudo alcanzar los 220 metros sobre el nivel del mar.

Aquí expongo una serie de fotografías tomadas desde el terreno:





*Podéis localizarme en mi correo y en las distintas redes sociales:



1 comentario:

Pedro dijo...

Esta claro que el antiguo Egipto no deja de esconder misterios, aunque yo me inclino por que los misterios han sido ocultados intencionadamente esperemos que algún día no se oculten conocimientos a la humanidad