EL ECPLISE DE SOL QUE VIO MANCO CAPAC II




Por Percy Taira


En el libro Memorias Antiguas historiales y políticas del Perú, del Padre Jesuita, escrito por Fernando de Montesinos y publicado en 1644, en el Capítulo VIII, narra sobre un extraño hecho que ocurrió en los cielos del Cusco. Cuando un inca o rey, que Montesinos llama Manco Capac, que no sería el fundador sino uno de los más de sesenta reyes que según Montesinos tuvo el Cusco, observa junto con sus militares y su población el paso de cometas y al parecer, un eclipse de sol.

Dice el texto:

“Gobernó Maco Capac Yupanqui su reino con toda paz, aunque sus capitanes tuvieron algunas guerras contra los de Tucuman, que se habían entrado en los Chichas. Al cabo de algunos años, hubo dos cometas espantosos, que se aparecían en forma de león ó sierpe. Mandó j untar los astrólogos y amautas del rey, por haber sucedido dos eclipses de sol y luna, muy notables; consultaron los ídolos, y el Demonio los hizo entender que quería el Lllatici destruir el mundo por sus pecados, y para eso enviaba un león y una serpiente, p ara destruir la luna.

Continúa el relato:

“Y juntáronse entonces todos, mujeres y niños, y daban grandes alaridos, y lloraban con muy lastimosos gemidos, forzando á los perros que los diesesn; porque decían que las lágrimas y suspiros de los inocentes son muy afectos al Supremo Criador. La gente de guerra se puso á punto de guerra, y tañendo bocinas y tambores, tiraban muchas saetas y piedras hácia la luna, haciendo ademanes de herir al león ó serpiente, porque decían que desta manera los asombraban, para que no despedazaran á la luna. Aprendian que si el león y la serpiente hiciesen su efecto, quedarían á oscuras, y que todos los instrumentos del hombre y de la mujer serian convertidos en leones y culebras, y los husos de las mujeres en víboras, y los telares en osos y tigres y otros animales nocivos. Y ésta es la causa que el dia de hoy los peruanos dan estos gritos cuando hay algun eclipse”.

También nos narra Montesinos que después del paso de los cometas y los eclipses, hubo una gran peste en el Perú, que según los antiguos “despoblaron muchas provincias con la muerte de muchos Señores y plebeyos. Juntóse á esto una sequía tan grande, que duró cinco años; de tal manera, que los ríos que regaban los Llanos desde Túmbez hasta Arica se secaron, con que se despobló casi toda esta tierra, quedando algunos pocos habitadores junto á la marina, que se sustentaban con harto trabajo”.

Señala finalmente Montesinos, que en este contexto fue que fallece Manco Capac, a edad muy avanzada, dejándole el trono a Tupac Capac.


SOBRE FERNANDO DE MONTESINOS

Sobre Montesinos, si bien es cierto, muchos historiadores han denostado el trabajo de Montesinos, al considerarlo fantasioso y muy ligado a sus creencias religosas, al decir por ejemplo, que Ophir y el Perú eran la misma ciudad y que los pobladores andinos eran hijos de Noé, muchos defienden que parte de las historias de cuenta, mitos o leyendas de los incas, pudieron ser ciertos y son de gran valía, comparándolo con los cronistas más conocidos en su época como el propio Inca Garcilaso de la Vega o el Padre Vlas Valera. Esto debido a los muchos viajes que realizó Montesinos en su labor sacerdotal, y por el acceso que tuvo justamente, a la biblioteca jesuita, muy completa sobre las Indias y los Incas, que había en ese entonces en el Perú.


SOBRE EL CURIOSO HECHO

Lo que parece tener algo de verdad en este relato es la aparición de un cometa en los cielos del Cusco, que luego fue seguido por un eclipse de sol, de cómo la población inca de ese entonces se asustó y lo tomó como mal augurio. En un texto publicado en el Mercurio Peruano de 1920, el estudioso estadounidense, Philip A. Means, señala lo siguiente:

“Maco Cápac II (o mejor dicho el “rey” así llamado) reinó por el año 225. Es curioso observar que en el Perú se vieron eclipses totales de sol en los años 218 y 223 d.c.”.

Lo que faltaría responder en todo caso, es si es verdad aquella peste que se dice secó los ríos desde Tumbes hasta Arica, y acabó con casi toda la población de la costa del país.


Seguiremos publicando más hechos curiosos de este libro de Fernando de Montesinos.

No hay comentarios: