2012: ¿TORMENTAS SOLARES QUE AMENAZAN LA TIERRA?


En la segunda quincena de septiembre la NASA registró dos nuevas llamaradas solares de alta intensidad -clase X- que viajaban hacia el espacio, así como otra decena de clase media y baja. Todas ellas parecen dirigirse a la Tierra y, de suceder, golpearían el campo magnético en unos pocos días. El fenómeno podría causar daños en los sistemas satelitales y de comunicación, así como en las redes de energía.

De hecho algunos consideran hasta la posibilidad de un gran apagón y que podrían ocurrir explosiones atómicas espontáneas, otros especulan si la reciente caída de un satélite que orbitaba la Tierra fue por causa de tormentas solares, y si más dispositivos como éste correrán la misma suerte. De ahí que algunos países están ya en alerta.

En este año han sido detectadas otras erupciones solares de igual importancia, tal es el caso de la que tuvo lugar el pasado febrero, clasificada también como clase X, que produjo espectaculares auroras boreales y algunas afectaciones a sistemas de comunicaciones, aunque sus efectos se limitaron casi exclusivamente a latitudes muy al norte del Planeta. Millones de toneladas de partículas de plasma salieron del sol en dirección a la Tierra a una velocidad de 900 kilómetros por hora, sin que hubiera que lamentar consecuencias mayores.

Pero aunque poco pasó y muchos no nos dimos cuenta, los especialistas están bien atentos, ya que un fenómeno violento de este tipo debe tener lugar para 2012 ó 2013, dañando los sistemas energéticos y de comunicaciones.

¿Por qué? Bueno los entendidos aseguran que apenas si estamos al comienzo del actual ciclo solar y se espera que la actividad del sol se haga más intensa en lo adelante, sin que a pesar de las numerosas investigaciones en curso se puedan prevenir cada una de estas erupciones, pues la mayoría surgen sin mayores avisos.

Sin embargo, una tormenta solar lo suficientemente fuerte, en efecto, desestabilizaría, incluso de forma catastrófica, una buena parte de la tecnología global.

De hecho hay que precisar que el mundo moderno, depende en exceso de la red satelital, de telecomunicaciones, aparatos electrónicos de todo tipo, tecnologías todas muy vulnerables a variaciones espaciales, manifestaron investigadores durante la reunión de la Sociedad Americana para el Avance de las Ciencias (AAAS), de satélites.

Hasta el momento la tormenta solar más severa registrada en la historia ocurrió en 1859, y se lo conoce como la fulguración de Carrington, o el evento Carrington. La misma causó fallas electromagnéticas a lo largo de todo el mundo, y aparecieron auroras en latitudes tan extrañas como el Ecuador.

No hay comentarios: